Consultoría

5 lecciones de negocios de un triatlonista

James Lawrence, quien completó 50 triatlones Ironman en 50 días, comparte cinco enseñanzas de negocios.
5 lecciones de negocios de un triatlonista
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El sábado 25 de julio James Lawrence, el “vaquero de hierro”, completó su triatlón Ironman número 50. No el quincuagésimo de su vida, pues ha hecho mucho más que eso: el número 50 en 50 días. Además de este logro, con el cual estableció un nuevo récord mundial, completó cada una de las carreras en un estado diferente.

Por si no lo sabías, un triatlón Ironman comprende un tramo de nado de 3.86 km, una rodada en bicicleta de más de 180 km y un maratón completo, de 42 km. Los atletas más profesionales suelen terminar esta carrera en aproximadamente ocho horas. Los aficionados suelen tardar un par de horas más.

Para algunos, el tiempo límite oficial de 17 horas no es suficiente. Un Ironman es una carrera agotadora, que puede volverse sumamente complicada debido a los calambres, las dificultades gastrointestinales, el calor y el viento. Muchos de los participantes que comienzan no terminan.

Cualquier persona se preguntaría, “¿por qué alguien querría completar una carrera de éstas?”. Ahora bien, completar 50 carreras en 50 días es, por decirlo suavemente, casi imposible de creer. Pero Lawrence tiene una buena motivación.

“Mi objetivo es, simplemente, inspirar a otros a retarse a sí mismos y ser más activos”, explica. El deportista está preocupado por el problema mundial de la obesidad infantil, y de hecho, corrió los triatlones para reunir un millón de dólares para la Jamie Oliver Food Foundation. Esta organización sin fines de lucro ayuda a las escuelas a desarrollar y mejorar programas de alimentación y nutrición para pequeños.

¿Qué pueden aprender los emprendedores del “vaquero de hierro”? Aquí, cinco lecciones que podemos aplicar en nuestras propias vidas.

La importancia de prepararte

Incluso para alguien que está en excelente forma, hacer un Ironman requiere meses de preparación, planeación y entrenamiento. Correr un triatlón no es una decisión que se tome un día, y al día siguiente, pueda ser ejecutada. La mayoría de los emprendedores que tiene éxito “de la noche a la mañana” en realidad ha pasado años aprendiendo, investigando y cometiendo errores.

Puedes alcanzar metas difíciles

No conozco a un solo empresario exitoso que afirme que comenzar y mantener un negocio es una tarea fácil. Todos somos capaces de hacer mucho más de lo que creemos, y por ende, de lo que intentamos. Nunca sabrás lo que puedes hacer si no empujas los límites. Así que, ¡no tengas miedo de intentar y fallar! Eso sí, teme nunca saber hasta dónde puedes llegar.  

Relacionado: 5 lecciones de corredores aplicadas a los negocios

Enfócate

Lawrence tenía un objetivo claro, y centró toda su energía en lograrlo. ¿Qué hubiera pasado si hubiera entrenado para cruzar el Canal Inglés, completar el Tour de France y el Leadville 100 –una carrera de 160 km– al mismo tiempo? No dudamos que es asombroso, pero probablemente no hubiera tenido éxito en ninguna de esas metas. En una estrategia de negocios, elegir qué dejar fuera puede ser más importante que decidir qué hacer. Céntrate en una sola cosa y vuélvete el mejor en ella.

Necesitas un equipo

Por supuesto, Lawrence no trabajó solo. Tenía una familia que lo apoyaba, amigos, patrocinadores y otras personas que estuvieron con él. Si eres un emprendedor con familia, necesitarás su apoyo para alcanzar tus sueños. También necesitarás compañeros de negocio, mentores y un equipo de empleados que comparta tu visión.

Haz algo que trascienda

Lawrence pudo haber completado todas estas carreras sólo para mantenerse en forma o establecer un récord mundial y gritar: “¡lo hice!”. En lugar de eso, trabajó por un objetivo más grande que él mismo. Muchos emprendedores jóvenes –y algunos más grandes, también– tienen iniciativas sociales, pues el dinero no es suficiente motivación para ellos. Quieren algo más. Quieren trabajar en algo que les haga sentido… Quieren cambiar el mundo.

¿La lección adicional? No te des por vencido. Muchos emprendedores han creado cosas sorprendentes, sólo para darse cuenta de que a nadie le importa. Los emprendedores grandes lo intentan una y otra vez, de tal manera que no pueden ser ignorados.