Recursos Humanos

5 frases que debes dejar de decir a tus empleados

¿Qué escuchan tus trabajadores cuando hablas con ellos? Te decimos cómo ofrecer una buena retroalimentación.
5 frases que debes dejar de decir a tus empleados
Crédito: Depositphotos.com

Puede ser muy difícil dar y recibir críticas constructivas a los empleados, razón por la cual muchas personas odian ofrecer ese tipo de retroalimentación.

Hay ocasiones en las que el jefe dice una cosa y los trabajadores escuchan otra. Como encargado de una empresa, debes pensar en qué tratas de comunicar y cómo esa información puede ser captada sin causar confusión o resentimientos.

Aquí hay cinco cosas que ningún empleado quiere escuchar y qué debe decir el jefe en su lugar.

1. “Estás haciendo un gran trabajo, pero…”

Lo que el empleado escucha: “pero…”

Nunca es buena idea empezar a hacer críticas constructivas con un halago por el simple hecho de que las buenas palabras pasarán desapercibidas. Es mejor enfocarse de manera separada en lo que el empleado hace bien y en lo que necesita más ayuda.

Reconocer a los empleados por sus logros ayuda a dar mejor retroalimentación, pero hacerlo de manera independiente a los consejos ayuda a que no se pierdan en lo que tienen que mejorar y sigan trabajando bien.

2. “Necesito que seas más como  ___”

Lo que el empleado escucha: Esta persona es mejor que tú.

Siempre enfócate en cada empleado al dar retroalimentación. Las comparaciones siempre son molestas, ya sean para mostrar superioridad o inferioridad.  Los empleados empezarán a ver a sus compañeros como competencia, lo que puede generar tensiones y falta de trabajo de equipo.

En lugar de comparar a empleados, evalúa su desempeño de acuerdo con la misión, visión y valores de tu negocio.

3. “Con suerte, te empezaremos a entrenar pronto”

Lo que el empleado escucha: Vamos a empezar a capacitarte la próxima semana.

Palabras como “suerte” u “ojalá” suelen no escucharse. Para evitar malas interpretaciones es mejor evitar compartir planes de desarrollo hasta que estén cerca de dar fruto. Comunicar las expectativas de la compañía y luego fallar al cumplirlas puede tener un efecto negativo en el poder de la gerencia, la empresa y el empleado.

Como alternativa, considera discutir las expectativas del empleado para el futuro y cómo tu negocio puede ayudarle a cumplirlas. 

4. “¿Cómo crees que te has desempeñado?”

Lo que el empleado escucha: Yo ya sé cómo te has desempeñado, pero quiero ver si estás consciente de tus errores.

No solo se ve como una pregunta capciosa, también no sirve para obtener respuestas honestas.  El empleado puede creer que está haciendo un trabajo fenomenal, pero no lo dice abiertamente para no presumir. Por otro lado, hay quienes pueden estar conscientes de no estar haciendo su mayor esfuerzo y temen señalarlo. No preguntes, diles directamente a tus empleados cómo se han desempeñado y sigan adelante con base en eso.

5. “Te estoy dando chance porque…”

Lo que el empleado escucha: Si fueras otra persona, ya te habría despedido

La retroalimentación SIEMPRE debe ser constructiva. No se trata de “disciplinar” a tus empleados, sino de identificar áreas de oportunidad donde pueden mejorar.

Evita decir cualquier cosa que pueda ser interpretado de manera negativa por tus empleados. Mejor, opta por criticar de manera constructiva y ofrecer ayuda en lo que puedan necesitar.