Encuentra el balance como emprendedor

Aunque estés muy ocupado, es importante que apartes tiempo para cuidar tu cuerpo, descansar y relacionarte con tus seres queridos.
Encuentra el balance como emprendedor
Crédito: depositphotos.com

Como profesión, el emprendedurismo tiene todo menos balance. Las altas pueden ser estratosféricas, mientras que las bajas pueden ser destructoras. Intentar encontrar tu ritmo en un mercado altamente competitivo puede ser muy difícil y algunas veces los emprendedores se desgastan demasiado pronto. Pero la buena noticia es que hay formas de mantener el balance a pesar del viaje en montaña rusa que significa iniciar un negocio.

Aquí te comparto algunas de sus estrategias para conseguir el balance como emprendedor:

1. Reemplaza tus listas de pendientes con rutinas
Muchos usamos herramientas como Evernote para administrar nuestras listas de pendientes. Pero para los emprendedores ocupados, terminar todas las tareas es difícil. Intenta reemplazar tus listas con rutinas. La clave para formar buenos hábitos es hacerlos parte de tus “rituales”. Por ejemplo, yo tengo un ritual matutino, uno vespertino y uno dominical. Ésta es una forma de realizar buenos hábitos en periodos determinados, los cuales estableces para conseguir la vida que deseas. Los rituales te ayudan a crear hábitos.   

Quizás seas más creativo temprano en la mañana. Si es así, no gastes tiempo revisando tu email. Mantén tu mente abierta a los proyectos principales cuando tu mente está fresca y usa tu tarde para realizar tareas administrativas.

2. Tómate un descanso con meditación
Los emprendedores pasan demasiado tiempo dentro de sus propias cabezas –pensando, analizando y obsesionándose hasta con los pequeños detalles del negocio. A veces necesitamos tener un descanso de nosotros mismos y la meditación es una oportunidad para que la mente descanse.

Meditar es más fácil de lo que la gente piensa. Empieza enfocándote y notando tu respiración. La meta no es eliminar completamente los pensamientos, sino continuamente regresar a la respiración. Tomar este tiempo para relajarse te ayudará a agudizar tu enfoque y a trabajar mejor en mayores periodos de tiempo.

En el emprendedurismo, nada sale como lo planeaste. Al tomarte tiempo para detenerte y reunir tus pensamientos, notarás qué tareas son más importantes de completar cada día.

3. Ejercítate y come bien
Como emprendedor, es fácil racionalizar la falta de ejercicio con la excusa de “no tengo tiempo”. Pero si no te ejercitas con regularidad, tu productividad puede verse afectada, y a la larga, hacerte perder tiempo.

Cualquiera que sea la actividad de ejercicio que te guste, hazla parte de tu rutina diaria para mantener sanos tu cuerpo y mente. Además, el ejercicio te ayuda a disminuir el estrés, debido a los niveles incrementados de serotonina y endorfina, los cuales también calman la mente. Por otro lado, verte y sentirte mejor te ayuda a aumentar tu confianza, una habilidad esencial al presentarte frente a inversionistas, cerrar alianzas y reclutar empleados.

La nutrición es otro factor importante. Tu productividad está relacionada con los alimentos que consumes. La comida procesada y de fast food y las bebidas azucaradas pueden afectar tu productividad y balance. Debes eliminarlas por completo. También, procura beber mucha agua ya que elimina toxinas y hace que tu cuerpo funcione como una máquina bien aceitada.
 
4. Mantén el contacto con tu familia y amigos
A las personas que tienen un negocio les gusta pensar en ellas mismas como una isla. Con noches largas, mañanas tempranas y fines de semana respondiendo “un último email”, el estilo de vida del emprendedor suele ser opuesta a mantener una vida social normal. Pero aceptémoslo: los humanos necesitamos interacciones sociales para funcionar. Cuando tengas tiempo perdido (sea esperando a que empiece tu junta o en tus traslados) llama a un amigo. Por ejemplo, yo paso mis domingos con mi mamá y mi hermana.

Con el soporte de aquellos que más te importan podrás tener todos tus problemas de emprendedor en perspectiva y mantenerte realista con mayor facilidad.

5. Desconéctate de la tecnología cuando puedas
Puede parecer tentador trabajar todo el tiempo. A veces se siente como que cada minuto que no se usa en trabajar es un desperdicio. Pero por mucho que nos guste pensar que no es así, los seres humanos no somos máquinas. Necesitamos tiempos fuera- esto no significa ver la televisión mientras revisas tu teléfono; significa desconectarte por completo. No smartphone, no laptop, no tablet, no cuanta tecnología sea posible.

Solía trabajar siete días a la semana y pensaba que no podía descansar ni un solo día. Lo que descubrí es que era más productivo (saludable y feliz) cuando me comprometía a descansar los domingos.

Cuando designas tiempo a desconectarte de todo lo relacionado al trabajo tienes más tiempo para relajarte, leer, cocinar, hacer ejercicio, meditar, salir al aire libre, disfrutar a la gente que quieres, tomar una siesta y para todo lo demás para lo que dices “no tengo tiempo”.