Columnas

Lecciones de emprendimiento de un hacker

Mitch Altman, uno de los hackers más reconocidos del mundo, tiene mucho que enseñar a los emprendedores. Aquí, algunas lecciones.
Lecciones de emprendimiento de un hacker
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cada edición de Campus Party México –evento de emprendimiento y tecnología con alcance internacional–reúne a gamers, desarrolladores, hackers, emprendedores y uno que otro despistado como yo. Esta mezcla permite que se susciten encuentros muy interesantes; por ejemplo, me permitió acercarme a Mitch Altman y robarle un momento para platicar de tecnología, los retos que supone emprender, la importancia de colaborar y de vivir de lo que te apasiona.

“La tecnología es una excusa para que la gente se reúna. Podemos hacer mucho más juntos que por nuestra parte”.

Mitch Altman se ha posicionado como uno de los principales hackers en Estados Unidos. Se volvió especialmente famoso por inventar el TV-B-Gone, un control universal de TV que puede guardarse en el bolsillo. Mitch me cuenta que lo creó porque odia la televisión; irónicamente, a partir de ese evento ha aparecido en múltiples entrevistas en este medio.

Pero más allá de este invento, Altman se ha convertido en una figura clave del movimiento de desarrolladores por haber impulsado los Hacker Spaces, lugares donde hackers, desarrolladores y emprendedores trabajan juntos para sacar adelante sus proyectos. Hoy, este proyecto que nació en San Francisco ya cuenta con más de 200 réplicas en todo el mundo.

Éstas son algunas lecciones de emprendimiento que Altman me compartió durante la plática que tuvimos.


No poner en común puede ser una sentencia de muerte

Hace 8 años, Altman creó los Hacker Spaces con la finalidad de proporcionar un espacio para la colaboración y la puesta en común de proyectos. Estas reuniones funcionan gracias a que los asistentes tienen toda la intención de comunicarse, de poner sus proyectos sobre la mesa, recibir retroalimentación y ofrecer también sus opiniones.

De acuerdo con el hacker, pocas sesiones han fracasado, y ha sido a causa de la falta de apertura o miedo a ser juzgados.  ¿Cuántas veces dejamos de preguntar o nos aguantamos las ganas de proponer algo por temor a lo que otros vayan a pensar? “En cualquier comunidad, sea con o sin fines de lucro, una empresa grande o pequeña, los miembros deben aprender a expresarse, a hablar sobre sus problemas. Si no lo hacen, el problema crecerá hasta convertirse en una bola de nieve. Pongamos nuestros conflictos en común antes de que sea demasiado tarde”, explica.

Asimismo, formar parte de una comunidad te permitirá encontrar nuevos caminos e ideas que probablemente no se te hubieran ocurrido en solitario.

Desarrolla tus habilidades de negocios

No importa si eres hacker, desarrollador, creativo o si te desempeñas en cualquier otra profesión: todos los emprendedores necesitamos aprender habilidades de negocios. Si no lo haces, lo más probable es que inicies un proyecto con mucha ilusión, sólo para darte cuenta después de unos meses que estás endeudado y ni siquiera puedes pagar las cuentas básicas.

No necesitas hacer un MBA o estudiar una carrera; así como sucede con la tecnología, los negocios se pueden aprender tomando cursos o sumergiéndote en un par de libros. “Las habilidades de negocio son fáciles de aprender; muchas personas las aprenden al sumergirse en el tema. Yo aprendí de negocios y me convertí en mi propio tesorero, y desde hace ocho años, no hemos tenido una sola deuda”, comparte.

No empieces un negocio sólo porque te dejará dinero

Emprender consumirá gran parte de tu tiempo. Si dedicas tus días a algo que no te apasiona, lo más probable es que te quemes pronto. Es clave que el negocio que elijas se relacione con tus valores, tus preferencias, hábitos y objetivos.

“Si las personas disfrutan lo que hacen y aprenden a vivir de ello, mejorarán muchísimo sus vidas –y las de las personas que las rodean–. Si tú amas tu proyecto, otras personas también lo harán", explica. ¿Su mejor consejo? “Empieza un negocio con una idea que creas que es increíblemente asombrosa. De lo contrario, si crees que es una forma segura de hacer dinero, pronto te aburrirás”.

La tecnología nos une

Mucha gente cree que la tecnología nos separa cada vez más, pero Mitch piensa justamente lo contrario: “La tecnología es una excusa para que la gente se reúna, y podemos hacer mucho más juntos que por nuestra parte”. ¿Por qué no aprovechar el poder de convocatoria de la tecnología para expandir nuestros negocios y alcanzar rincones nunca antes pensados?

“Nos necesitamos unos a otros, y las herramientas actuales nos facilitan reunirnos más que nunca. Formar parte de una comunidad nos empuja afuera de nuestra zona de confort”, comparte.

La tecnología digital ha jugado un papel revolucionario en la sociedad: ha permitido que las personas tomen el control de las situaciones, en lugar de esperar que un gobierno las resuelva. “Cualquier persona en cualquier parte del mundo puede hacer cosas increíbles, y tiene las herramientas a la mano”, admite. “Con unos cuantos recursos puede hacerse muchísimo”.

Puedes ver la entrevista completa con Mitch Altman en Disruptivo.tv.

Juan Del Cerro es emprendedor, promotor y entusiasta del emprendimiento social, director ejecutivo de Socialab México y conductor de Disruptivo. Puedes seguirlo en Twitter como @delcerrojuan