Consultoría

¿Importa la inteligencia emocional en tu negocio?

Existen cuatro factores en el éxito: intelecto, experiencia, esfuerzo y la capacidad de manejar las emociones.
 ¿Importa la inteligencia emocional en tu negocio?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Muchos psicólogos y expertos en comportamiento humano creen que la inteligencia emocional de una persona influye más en el éxito que su capacidad intelectual.

Hay muchas definiciones válidas de la inteligencia emocional. Generalmente se entiende como un balance entre cuadrantes: en un eje, “Persona” y “Otros”, y en el otro, “Entendimiento” e “Influencia”.

Así es cómo debe ser en un emprendedor que busque llevar al éxito su idea:

1. Entiéndete a ti mismo
Aristóteles decía que el conocimiento propio es el inicio de la sabiduría. Es verdad. Para avanzar, tienes que estar consciente de lo que sucede en tu cabeza. ¿Sabes qué es lo que impulsa tus emociones? Si estás feliz, molesto, triste o enojado, ¿conoces la razón?

Puede sonar fácil, pero para muchas personas no lo es. Para cambiar tu mundo tienes que empezar por descubrir por qué te sientes de la manera en que lo haces.

2. Influye en ti mismo
Esta es tu capacidad de modificar tu propio comportamiento, según sea el caso. Es la habilidad de ser una persona emprendedora. ¿Estás intrínsecamente motivado o necesitas impulso exterior? Las personas exitosas son capaces de establecer metas personales, trazar un plan para lograr sus objetivos y ejecutar esta proyección. Dicho de forma simple, son capaces de influir en su propia conducta de manera positiva.

3. Entiende a los demás
La comprensión de los demás se trata de la empatía, tu capacidad para entender lo que otros están sintiendo y por qué, así como saber cómo tus palabras y acciones serán recibidas por los que te rodean. Sin empatía, podrías estar alejando a la gente sin saber por qué. Es muy difícil tener éxito si no se comprende a los demás.

4. Influye en otros
Esta es tu capacidad para motivar a la gente de manera efectiva. Tu éxito y eficacia se relacionan directamente con tu habilidad para hacer que las personas hagan lo que quieres que hagan. No se trata de manipulación porque esta se basa en influenciar a otros de una manera que te beneficia a ti, pero no a ellos. Motivar a los demás correctamente siempre es una relación ganar – ganar. Las personas exitosas son capaces de influir en los demás de una manera que beneficie a todos.

¿La inteligencia emocional explica el éxito en los negocios? Hay quienes aseguran que la prosperidad se basa en cuatro factores: tu intelecto (que tan listo eres), tu experiencia (incluyendo tu educación, trabajos previos y entrenamiento), tu esfuerzo y tu inteligencia emocional.

La mayoría de las organizaciones puede medir muy bien el primer factor a través de exámenes estandarizados, el curriculum vitae habla del entrenamiento y las referencias sirven para conocer cuánto se esfuerza una persona.

Pese a que es relativamente fácil medir estos apartados, las empresas modernas rara vez pueden medir la inteligencia emocional de sus empleados.  Por eso pueden llegar a conseguir un empleo para el que no estaban preparados.

Sin embargo, este factor es vital para lograr triunfar, dentro de una compañía o como un emprendedor, ya que da balance a la mente, los pensamientos y al espíritu. Equilibra a la persona con su alrededor.