Consultoría

Infografía: 7 pasatiempos que te harán más inteligente

Aquí, una lista de hobbies que estimularán tu inteligencia. ¿Listo para ponerlos en práctica?
Infografía: 7 pasatiempos que te harán más inteligente
Crédito: Depositphotos.com

Durante mucho tiempo se creyó que las personas nacían con un cierto grado de inteligencia, y que lo mejor que podíamos hacer durante nuestras vidas era explotar nuestro potencial.

Sin embargo, los científicos han comprobado que es posible aumentar nuestro potencial y disfrutar el proceso. Ahora sabemos que al adquirir habilidades nuevas el cerebro crea vías neuronales que permiten que trabaje más rápido y mejor.

Aquí, una lista de hobbies que estimularán tu inteligencia.

Infografía: Andrés Gras

1. Tocar un instrumento musical

Tocar música ayuda a desarrollar la creatividad, las habilidades analíticas, el lenguaje, las matemáticas, las habilidades motoras finas y más. Aunque estas son grandes ventajas, algunas personas afirman que los deportes en equipo tienen los mismos efectos. Sin embargo, además de eso, tocar instrumentos musicales ayuda a fortalecer el cuerpo calloso, que conecta los hemisferios del cerebro, mediante la creación de conexiones.

Un cuerpo calloso fortalecido ayuda a mejorar las habilidades ejecutoras, la memoria, la resolución de problemas y el funcionamiento del cerebro en general, sin importar la edad. 

2. Leer cualquier cosa

Ya sea que estés disfrutando de Game of Thrones, Harry Potter o la última edición del Wall Street Journal, estás recibiendo los beneficios de leer. Leer reduce el estrés, lo cual hace que te sientas mejor contigo mismo, e incrementa los tres tipos de inteligencia: cristalizada, fluida y emocional. Eso a su vez ayuda con la resolución de problemas, conjugando las piezas del conocimiento para “navegar” mejor por la vida diaria. Asimismo, leer ayuda a detectar patrones, entender mejor los procesos, interpretar de manera precisa los sentimientos de las demás personas y responder a ellos.

En el trabajo, esto se traduce en un mejor entendimiento de cómo aterrizar las ideas y los proyectos, así como en habilidades directivas más desarrolladas.

3. Ejercitarse con regularidad

El ejercicio ocasional no es suficiente. El ejercicio frecuente es mucho más efectivo que las rutinas intensas que se realizan de manera esporádica. Cuando te ejercitas con regularidad tus células se inundan con BDNF, una proteína que ayuda con la memoria, el aprendizaje, la concentración y el entendimiento. A esto también se le conoce como agudeza mental.
Algunos especialistas creen que sentarse durante periodos prolongados tiene el efecto contrario, y que impide que nuestro cerebro trabaje tan bien como podría.

4. Aprender un idioma

Olvídate de resolver crucigramas para mejorar tu memoria y mejor aprende un idioma nuevo. Diversos estudios han demostrado que las personas bilingües son mejores a la hora de resolver problemas que aquellas personas que hablan únicamente un idioma. Aprender un idioma nuevo permite que tu cerebro realice mejor las tareas demandantes. Esto incluye habilidades ejecutoras básicas, como planear o resolver problemas.

Además, hablar por lo menos dos idiomas afecta de manera positiva tu habilidad para monitorear tu entorno y enfocar tu atención en los procesos. A muchas personas se les dice que, como los ejecutivos hablan varios idiomas, deberían aprender inglés o francés si quieren escalar puestos. Sin embargo, es al revés: aprender un idioma nuevo podría ser el último eslabón faltante para que el cerebro esté listo para un puesto ejecutivo.

5. Poner a prueba tu aprendizaje acumulativo

Muchos estudiantes inteligentes en la preparatoria o la universidad se “matan” estudiando para los exámenes finales y sienten que dominan el tema el gran día. El problema con este método de aprendizaje es que tendemos a olvidarlo rápido. Una razón por la cual estudiar un nuevo idioma nos vuelve más inteligentes es que requiere aprendizaje acumulativo, pues usamos una y otra vez la gramática y el vocabulario aprendidos.

Aplica el concepto de aprendizaje acumulativo en tu día a día y tu espacio de trabajo al dar seguimiento a los fragmentos de conocimiento que adquieres. Revisa las notas que hayas hecho en tus libros, las observaciones en una negociación importante o lo que hayas escrito en tu diario personal. Comienza a integrar el aprendizaje acumulativo a tu programa de mejoramiento personal.

6. Poner tu cerebro a trabajar

El Sudoku, los rompecabezas, acertijos, juegos de mesa, videojuegos, juegos de cartas y actividades similares incrementan la neuroplasticidad. Esto engloba una gran variedad de cambios en los caminos neurales y las sinapsis, que determinan, en términos básicos, la capacidad del cerebro de reorganizarse a sí mismo. Cuando las células nerviosas responden de maneras nuevas, la neuroplasticidad se incrementa. Esto aumenta nuestra habilidad de ver las cosas desde diferentes perspectivas, así como de entender las causas y los efectos de comportamientos y emociones.

De acuerdo con diversos estudios, la neuroplasticidad hace que las personas sean menos propensas a sufrir ansiedad y depresión, y más propensas a aprender cosas rápidamente y memorizar mejor.

7. Meditar

En 1992 el Dalai Lama invite al científico Richard Davidson a estudiar sus ondas cerebrales mientras meditaba para descubrir si éstas cambiaban.

Cuando él y otros monjes meditaron enfocándose en sentir compasión, sus ondas cerebrales mostraron que se encontraban en un profundo estado compasivo.

Los resultados completos fueron publicados en el Proceedings of the National Academy of Sciences en 2004 y después en el Wall Street Journal, donde recibieron una gran cantidad de atención.

La meditación cobró relevancia para las personas ambiciosas porque se demostró científicamente que podemos controlar nuestras ondas cerebrales y sentir lo que queramos sentir, cuando queramos hacerlo. Esto significa que podemos sentirnos más poderosos antes de una negociación, más confiados antes de pedir un aumento o más convincentes durante una llama de ventas.

La idea general es que el cerebro puede desarrollarse mucho más, y que nosotros llevamos las riendas de este desarrollo. Diferentes actividades estimulan diferentes áreas del cerebro, así que puedes enfocarte en tus fortalezas así como en tus debilidades. Fortalecer tu cerebro es una buena idea, sea cual sea tu caso.