Marketing

4 enfoques clave para emprender

Alinear las operaciones, el talento humano y las ventas sin dejar de lado el factor emocional es clave para consolidar un modelo de negocio exitoso.
4 enfoques clave para emprender
Crédito: Depositphotos.com

Emprender no es tarea fácil. De hecho, se estima que sólo 3 de cada 10 emprendimientos en América Latina superan la barrera de los cinco años. Es cierto, estas cifras pueden caer como un balde de agua fría: por eso, se requiere de una pasión y una paciencia infinitas para sacar adelante un proyecto.

Pero, más allá de la pasión, es preciso entender el mercado, anticipar las tendencias y desarrollar la capacidad de identificar oportunidades. En este sentido, existen cuatro factores clave que un empresario no debe descuidar: el emocional, desde el enfoque personal y el organizacional, el referente a las operaciones, al equipo humano y por supuesto, a las ventas.

El factor emocional

El fracaso no es el fin del mundo. Bien lo decía Sir Winston Churchill: “la vida consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”. Superada la aversión a los tropiezos, yo añadiría que todo empresario debe dejar atrás la pena. ¿Cuántas veces no hemos visto personas con ideas visionarias que se quedan en el plano de la intención?  

La primera barrera para emprender es psicológica, y se llama “pena”. La pena elimina toda posibilidad de superación. Crecimos escuchando frases como “qué pena que me rechacen”, “qué pensará esta persona si le pido algo”, “no es bueno hablar con extraños”, y nos acostumbramos a ellas. Si rompemos el gran paradigma de la pena lograremos simplificar los procesos.

El factor operativo

Un análisis de la capacidad operativa y un entendimiento preciso de los procesos es vital para tener una ventaja no sólo competitiva, sino también comparativa. Casella Wines, una empresa vinícola australiana, entendió la complejidad del mercado del vino en cuanto a su producción y a las exigencias de los clientes. Para superar este reto, estudió minuciosamente el mercado y decidió enfocar sus esfuerzos en los clientes que no son expertos en vinos, pero buscan un producto que les brinde satisfacción.

Además, se centró es mejorar su proceso de producción, disminuyó costos al eliminar algunos empaques innecesarios, y se enfocó en producir tres variedades de vino, eliminando las demás cepas. Finalmente, para lograr que el vino fuera atractivo para todos los consumidores, estandarizó sus empaques y cambió las etiquetas.

Para 2003, la compañía ya ocupaba el primer lugar en ventas de vino tinto en Estados Unidos.

El factor humano

Nada levantará más a una empresa que un equipo de trabajo calificado y empoderado que lleve a cabo la tarea de optimizar los procesos. Enfócate en conformar un equipo sólido, que permanezca contigo a lo largo de los años pero se mantenga dispuesto a aprender. La estabilidad interna de una compañía transmitirá un mensaje de tranquilidad a los clientes.

Whole Foods, una cadena norteamericana de supermercados, ha creado una filosofía de trabajo enfocada en los empleados y el trabajo en equipo. Como en muchas otras empresas, los trabajadores están divididos por equipos. Cuando se incorpora un miembro, se le da un periodo de 15 días de prueba; al término de éste, sus mismos compañeros deciden si se queda o se va. ¿La razón? Las comisiones están asociadas a los objetivos del equipo.

Por otro lado, existe una transparencia salarial que se encuentra en pocas empresas del mundo. En Whole Foods cualquier empleado puede saber cuánto ganan sus compañeros e incluso los directivos –y, como ley, el salario del CEO no puede superar 18 veces el salario mínimo–. Esta cultura organizacional ha promovido la motivación laboral, la productividad y, por ende, los ingresos de la cadena. Por el lado de los clientes, la experiencia de compra es más que satisfactoria.

El factor “ventas”

Finalmente, mi tema preferido: las ventas. El tema ineludible cuando se rompen paradigmas, se estructuran los procesos y se cuidan al máximo los recursos humanos.

En este sentido, me gustaría comentar que, en ocasiones, vender más de lo que se produce puede ser más grave que vender poco. En Seb & Partners hemos hablado mucho de las ventas y de su importancia, pero también es relevante que hablemos de los límites, aquellos que deben ser vistos como oportunidad para todo empresario que quiera tener una empresa que perdure.

Pregunto al lector: ¿qué tan innovadores son sus procesos?. Los invito a crear emprendimientos que perduren, pues como dijo Denis Walitley, el verdadero riesgo es no hacer nada. ¡Hasta pronto!

Sobre el autor:

Sebastián Escobar ha sido fundador de tres compañías en Colombia, actualmente es consultor y empresario, lidera el espacio de opinión Sebpartners.co. Síguelo en twitter como @Sebpartners.