Hide this Looking for English Content? Click here

9 lugares para inspirarte

¿Te sientes estancado y las ideas no fluyen? Estos ejercicios te ayudarán a reactivar tu mente y pensamiento creativo.
9 lugares para inspirarte
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Algunas personas aman la rutina. Están perfectamente felices levantándose a la misma hora, haciendo las mismas cosas, consumiendo los mismos alimentos y haciendo el mismo trabajo día con día. Me imagino que eso los hace sentir cómodos.

Yo no soy así. A mí me mueve la variedad, la novedad, los retos. Hacer que las cosas sucedan. Iniciar nuevos proyectos y sentir esa increíble sensación de logro cuando hago las cosas bien.

Cuando el clima me lo permite, trabajo al aire libre. Si estoy demasiado tiempo encerrado pierdo la inspiración y la productividad. No, no es que necesite los rayos del sol para pensar, pero si paso mucho tiempo alejado de ellos mi cerebro empieza a desarrollar su propio sistema de nubes.

Conoces el sentimiento. Todos hemos tenido momentos en los que sentimos que estamos atascados en arena movediza: conforme más te mueves, más te hundes. Y esto es un problema para todo aquel cuyo trabajo sea pensar; managers, ejecutivos, emprendedores, empresarios, marketers, ingenieros, desarrolladores… Todos requieren inspirarse para innovar, generar ideas, resolver problemas complejos, tomar decisiones difíciles y sobresalir en sus trabajos.

A través de las décadas, llueva o esté soleado, siempre me las he ingeniado para encontrar cosas que me inspiren; formas de conseguir que mis jugos creativos fluyan de nuevo. Por eso te comparto las técnicas que a mí me han funcionado. Espero te sirvan a ti también:

Háblalo. Sí, hay veces en las que las ideas sólo te llegan. Me ocurre todo el tiempo, sobre todo cuando estoy medio adormilado o en la regadera. Pero cuando el cerebro se rehúsa a funcionar, una pequeña lluvia de ideas puede encenderte. La verdad es que buena parte de mis mejores ideas han aparecido durante conversaciones divertidas y espontáneas.

Consume vino y cafeína. Son increíbles estimulantes. Siempre que necesito pensar a profundidad, voy por un capuchino. Y cuando tengo una gran idea pero me siento tenso, he descubierto que una copa de vino me ayuda a relajar la mente para permitir que las ideas fluyan.

Desconéctate. Si estás buscando inspiración, lo último que debes hacer es revisar las actualizaciones de Twitter o Facebook, tu email o cualquier otra cosa online. Hacerlo sólo te distraerá y te dará una gratificación inmediata. Lo mismo sucede con los videojuegos, las  compras y comer por estrés. Debido a que todo esto es adictivo te sentirás bien, pero no te ayuda a lograr nada.

Toma un paseo. Por alguna razón, salir a caminar y dar un paseo me ayuda a mejorar mis conexiones cerebrales. Y esto también funciona en las reuniones; haz tus juntas durante caminatas.

Inicia un proyecto de largo plazo. Empieza con un proyecto, con algo que nunca hayas hecho antes y que no tenga nada que ver con el trabajo. Una vez pasé un otoño e invierno completos diseñando y construyendo un invernadero en mi tiempo libre. ¿Y sabes qué? Nunca me había sentido más productivo.

Haz que tu sangre fluya. Hacer ejercicio te ayudará a sentirte bien y a aumentar tu confianza en ti mismo. Además, me ayuda a clarificar mis pensamientos y a poner las cosas en perspectiva. Los problemas pequeños se evaporan cuando tu pulso llega a los 120.

Contempla la naturaleza. Los paisajes hermosos, montañas, flores, árboles, ríos, animales, etc, tienen una forma mágica de sumergirte y de hacerte sentir parte de algo vivo y maravilloso.

Practica la meditación. No se trata de una idea New Age; es ciencia, y es real. La meditación puede ayudarte a aprender a vivir en el presente, a lidiar con el estrés y a obtener perspectiva. También es una técnica excelente para desbloquear tu mente.

Juega con tus hijos. Si tienes hijos, no puedo pensar en mejor manera de inspirarte que viendo el mundo a través de los ojos de los niños. Si no los tienes, juega con tu gato o perro. A ellos les encanta recibir atención, ¿y sabes qué? A ti también.

Pero sobre todo, conócete y sé bueno contigo mismo. Si lo haces, nunca te detendrás ni serás tu peor enemigo.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.