Consultoría

Lecciones del futbol americano para tu negocio

Descubre cuáles son las habilidades que tienen en común este deporte y tu empresa. Te sorprenderás.
Lecciones del futbol americano para tu negocio
Crédito: Depositphotos.com

¿Cómo el futbol americano puede prepararte para dirigir una firma de construcción? Cuando mi hermano Torry y yo empezamos la nuestra en 2007, aprendimos que ambos comparten algunas lecciones.

Es sencillo: un negocio exitoso necesita trabajo en equipo, concentración y determinación. Justo estas son las habilidades necesarias para triunfar en un campo de futbol.

1. Trabajo en equipo

Cuando hablo de este tema, empiezo por enseñar una foto mía saltando y bloqueando un gol de campo durante un partido. Y claro que no lo hago para presumir, lo que yo quiero señalar es justo lo que no se alcanza a ver en la foto. Mis compañeros de equipo despejaron la zona; todos cumplieron su función para que yo pudiera conseguir el objetivo. Tal como en el mundo de los negocios, no puedes hacer las cosas solo. Tal es la importancia del equipo que te rodea y de cómo todos ejercen su papel con entusiasmo.

2. Concéntrate

En el campo de futbol hay algo de exhibicionismo e intimidación, pero también existe la concentración. Debes bloquear todo lo demás; las personas vienen hacia ti, pero tú tienes un curso que seguir y tu papel es terminar la jugada. Lo mismo sucede cuando estás manejando una empresa;  procura mantenerte concentrado en tu misión. Las oportunidades están presentes, pero es tu responsabilidad determinar cuáles son aquellas que tiene sentido perseguir o si te están quitando la mirada del objetivo final: el balón.

3. Determinación

En este tema, muestro un video de un partido en contra de un gran equipo que necesitábamos vencer. Íbamos cinco puntos abajo. Después de una exitosa conversión de dos puntos, subimos otros tres a menos de un minuto de que terminara el juego. El equipo contrario decidió realizar una patada de 35 yardas por lo que decidí bloquear el gol de campo para ganar el juego. Es ahí cuando escuché “Terrence Holt se redime después de haber sido ´quemado´ en una jugada de touchdown”. 

Mi punto es este: pude haberme rendido y permitir que el otro equipo nos aplastara, pero decidí seguir con determinación y quedarme a ayudar a mi equipo a voltear el tablero.

La lección aprendida es que, en cualquier negocio, las cosas no siempre saldrán de la manera que quieres. Pero si estás concentrado en tu misión y te rodeas de gente de primera categoría puedes ganar el gran juego.