Padre

5 lecciones valiosas que aprendí de mi padre

Porque no hay mejores consejos que aquellos que vienen de la familia.
5 lecciones valiosas que aprendí de mi padre
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Mientras pensaba en opciones para el nombre de mi nueva marca de vino, mi madre sugirió que lo llamara “Josh” –el sobrenombre de mi padre–.

Ella lo decía medio de broma, pero a mí me encantó la idea ya que justo ese nombre envuelve todo lo que el vino representa: audacia, complejidad y accesibilidad. Justo como mi papá.

Aunque no pudo ver mis sueños hechos realidad, su apoyo y consejos jugaron un rol muy importante en el éxito de mi negocio hoy en día.

Mucha de mi pasión a la vida y los negocios la aprendí de él, pero fueron cinco pilares en particular los que influyeron en mi vida.

1. Enseña con el ejemplo

Desde pequeño aprendí que puedes decirle a la gente qué es lo que debe hacer hasta cansarte, pero el tono, lo fijas con tus acciones. La gente no sólo va a respetar eso, se pondrá a la altura. Mi padre era el primero y el último en irse del trabajo, incluso cuando había una tarea difícil de hacer, él nunca dudaba en ofrecerse a ayudar.

2. Sé puntual

Mi papa enfatizaba casi diario que llegar a la hora exacta es un signo de respeto para el tiempo de los demás. Una vez arribé 20 minutos tarde para encontrarme con un cliente. La junta fue buena, pero me fui con la sensación de que algo había faltado;  después me enteré que el cliente se había perdido el partido de su hijo. Necesité compensarlo con años de llegar temprano a las citas para mostrarle el respeto que se merecía.

3. No hagas una decisión fuerte basada en emociones

 “Para tomar una decisión hazlo con la cabeza y no con el corazón”. Y pues sí, es fácil enojarse, lo que es difícil es dar un paso atrás para respirar y regresar de nuevo. Una vez tuve un problema con un productor de uva, él estaba pidiendo mucho dinero y yo ya estaba enojado y listo para irme. Luego recordé a mi papá diciéndome “deja en pausa el problema mientras te das cuenta cómo resolverlo”. Dejé a un lado lo financiero y pensé en la situación como una relación de largo plazo que debía de nutrir poco a poco. Finalmente acordamos en un precio.

4. Cuenta una buena historia

Cuando se crea una marca, la gente no solo está interesada en lo que ésta vende, también le atrae quién es la persona detrás. Mi papá pasaba mucho tiempo sentado en la cocina contando historias y escuchándolas sin importar el tema. Con esto, la gente que trabajaba con él sentía que era auténtico, ya que si eso hacía en su vida personal, también lo haría en el negocio.

5. Balancea tu vida

Si no existe balance entre tu vida personal y la de tu negocio, estarás completamente vacío. Hace un par de años me encontraba en la cima de mi carrera profesional, estaba haciendo dinero y viajando alrededor del mundo. Un día llegue a mi casa y mi perro no dejaba de ladrarme. Me di cuenta que si Max me estaba extrañando tanto, mi esposa e hija también. Decidí bajarle al trabajo para valorar a mi familia ya que creo que es ahí donde el verdadero éxito empieza.

Estoy muy agradecido con mi padre por haberme enseñado la cantidad de trabajo y pasión que un negocio necesita. Aunque hoy no puedo compartir mis éxitos con él, no significa que no reconozca todo lo que me brindó. Ahora me siento, abro una botella de Josh Cellars y brindo por mi héroe: mi papá.