Emprendedores

5 claves sorpresivas del liderazgo de Steve Jobs

El último libro sobre el fundador de Apple trata de borrar las “leyendas urbanas” que rodean a este emprendedor.

Hace unos meses salió a la venta Becoming Steve Jobs, la última biografía del icónico emprendedor. En esta obra, los autores Brent Schlender y Rick Tetzeli trataron de retratar aspectos que no eran muy conocidos sobre este legendario emprendedor y a la vez, desbancar muchos mitos sobre su figura.

Los escritores creen que la “leyenda urbana” de que Jobs era un mal jefe y líder, una persona difícil de tratar e intransigente, se basan en los estereotipos formados en la cultura empresarial de los años 80, la época en la que Jobs aún no se retiraba de la prensa.

Según recoge el sitio Mashable, en Becoming Steve Jobs, Schlender y Tetzeli creen que el estilo del liderazgo de Steve Jobs se transformó gracias a las experiencias que tuvo cuando lo sacaron de Apple, es decir, cuando formó NeXT y Pixar y se concentró en su vida familiar.

No sólo eso, sugieren que en sus últimos años Jobs era flexible y empático aunque muy disciplinado.

Este libro, que trata un poco de lavar la imagen del genio tecnológico, es el primero que cuenta con el apoyo pleno de Apple. Steve Dowling, portavoz de la firma, aseguró que esta biografía responde a la necesidad que tenían de “contar más sobre el Steve al que conocimos”.

De hecho, iBooks aseguró en su cuenta de Twitter que es el único libro que es recomendado por “las personas que conocieron mejor a Steve Jobs”.

Un reporte de The New York Times señala que el libro revela el actual director de Apple, Tim Cook, trató de donarle su hígado y que le caía mal el músico Neil Young.

Por su parte, el sitio Fast Company – del cual Tetzeli es editor ejecutivo – señaló 5 claves del liderazgo que Jobs desarrolló con los años.

1. Se volvió más paciente con el tiempo: según Schlender, Jobs aprendió a no apresurar las cosas que necesitaban más trabajo y detalles. También entendió que sus trabajadores tenían un límite para soportar cargas de responsabilidad, aunque no dejó de ser un jefe difícil.

2. Se preparaba demasiado para las presentaciones de Apple: Jobs pasaba meses alistando las introducciones de sus aparatos y ensayaba exhaustivamente sus apariciones donde cambiaba hasta el color de las letras de las proyecciones. Podía pasar hasta 15 minutos sentado en el escenario hasta que la iluminación de un sólo foco quedara como a él le gustaba.  Es más, antes de sus presentaciones llamaba a periodistas amigos para practicar sus chistes.

3. Ayudaba a sus empleados de manera inexplicable: Tetzeli reveló que cuando Jobs descubrió que tenía cáncer, empezó a ayudar a aquellos empleados que tenían a un ser amado enfermo con el mismo mal. Les hacía hojas de planeación sobre los tipos de tratamientos que podían tomar y él mismo hablaba con los doctores que tratarían a estas personas.

4. Nadie debería tratar de imitar su estilo de management: aunque para muchos Steve Jobs es un ejemplo de liderazgo, Tetzeli señala que el estilo de Jobs de terquedad absoluta sólo le funcionaría Jobs.  Al contrario, el autor dice que el ejemplo que se le debe tomar al fundador de Apple es el ser un líder que maneje a su personal con un estilo propio y fiel a sus ideales personales.

5. Realmente quería cambiar al mundo: Schlender indica que la verdadera motivación única de Jobs era dejar un impacto positivo en el mundo, “dejar una magulladura en el universo”. Tan simple como eso. Y con los cambios que los productos de Apple han provocado en la humanidad, podemos decir que, a su manera, lo logró.