Consultoría

10 hábitos de los líderes destacados

Tienes todo el potencial de ser un dirigente muy amado. Solo debes tener una buena inteligencia emocional.
10 hábitos de los líderes destacados
Crédito: Depositphotos.com

Si quieres ser un líder que las demás personas sigan con absoluta convicción, primero debes ser un dirigente agradable. Los tiranos y los cascarrabias pueden encabezar a un grupo de personas por un tiempo, pero eventualmente éstas se cansan, generalmente antes logren destacarse.

Muchas veces les pregunto a las personas cómo han sido los mejores y los peores líderes con los que han colaborado. Inevitablemente ignoran características innatas, como inteligencia, atractivo y capacidad laboral, y se enfocan en cualidades que están completamente en control del líder, como cercanía, humildad y positividad.

Estas palabras, y otras como ellas, describen a líderes que tienen una buena inteligencia emocional. Datos de la agencia TalentSmart muestran que los dirigentes que poseen estas características no solo son más populares, suelen entregar mejores resultados.

Ser un líder más popular es algo que cualquiera puede lograr a través del buen manejo de la inteligencia emocional (IE). A diferencia de las cualidades innatas de una persona (como el coeficiente intelectual), la inteligencia emocional puede mejorar con un poco de esfuerzo.

Aquí te presento 10 comportamientos clave que los líderes con alta IE pueden tener para ser más agradables.

1. Forman conexiones: los líderes populares son capaces de tener conversaciones uno a uno incluso en salas repletas de personas. Esto se debe a que entregan toda su atención a sus interlocutores y pueden comunicarse en un nivel muy personal y emocional. Nunca olvidan que los individuos parados frente a ellos son seres de carne y hueso.

2. Son accesibles: ¿Conoces alguna persona que solo tiene tiempo para ti cuando le haces un favor? Los líderes agradables creen que todos los individuos, sin importar su rango o habilidad, merecen los minutos que les dedican.  Hacen sentires valiosas a todas las personas porque realmente creen que lo son.

3. Son humildes: pocas cosas son menos agradables que la arrogancia. Los líderes populares no actúan como si fueran mejores que los demás porque simplemente no creen que lo sean. Ven su posición de poder como una forma de servir a los demás más que una fuente de prestigio.

4. Son positivas: los líderes agradables mantienen una perspectiva positiva de la vida y se muestra en la manera en cómo ven las cosas. Por ejemplo, estas personas no tienen que hacer una presentación a los directivos de la empresa, lo ven como una oportunidad de comunicar la visión de su equipo con los tomadores de decisiones de la compañía. Estos dirigentes emanan esperanza y confianza en el futuro, aún en las circunstancias más adversas.

5. Son buenos en el éxito y en el fracaso: los buenos líderes no van por la vida “cantando” sus logros personales, pero tampoco los esconden. Saborean el éxito sin dejar que se les suba a la cabeza y son capaces de enfrentar el fracaso sin dejar que los ciegue. Aprenden de ambas situaciones y continúan con sus vidas.

6. Son generosos: todos hemos trabajado con personas que constantemente se reservan cosas, ya sean conocimientos o recursos. Actúan como si tuvieran miedo de que sus equipos fueran a brillar más que ellos mismos. Los líderes populares son extremadamente compartidos porque quieren que sus subordinados hagan su mejor esfuerzo porque saben que eso los hará destacar. De hecho, creen que tu éxito es su éxito.

7. Son íntegros: estas personas inspiran confianza y admiración a través de sus actos, no solo con sus palabras. Muchos dirigentes aseguran que la integridad es importante para ellos, pero los buenos dirigentes ponen sus acciones donde apuestan su nombre. No olvides: las palabras convencen, pero el testimonio arrastra.

8. Saben leer a las personas: los líderes de este tipo saben captar la comunicación no verbal de las personas. Notan expresiones faciales, lenguaje corporal y tonos de voz para detector qué es lo que sucede con los miembros de su equipo. En otras palabras, son increíblemente perceptivos.

9. Aprecian el potencial: Robert Brault dice: “El verdadero carisma surge no cuando eres agradable para otras personas, sino cuando logras que se agraden a sí mismos cuando tú estás cerca”. Los líderes populares no solo ven lo mejor en otros individuos, se aseguran de que otras personas también lo vean. Sacan los talentos de los demás y los hacen brillar.

10. Tienen sustancia: el autor Daniel Quinn asevera que el “carisma solo funciona cuando captas la atención de los demás y tienes algo sustancial que decirles”. Los buenos dirigentes entienden que su experiencia y conocimiento es crítico para el éxito de las personas que los siguen. Por eso se conectan regularmente con las personas para compartir todo lo que tienen (al contrario de aquellos jefes que solo ofrecen charlas triviales). Los líderes populares no pretenden ser algo que no son. No lo necesitan porque tienen sustancia y la comparten con todos.

En conclusión…

Ser agradable no es algo con lo que se nace, es el resultado de habilidades adquiridas que son cruciales para el triunfo profesional. Prueba estas estrategias y conviértete en el líder que siempre quisiste ser.