Consultoría

6 características de las “personas granada”

¿Alguna vez has conocido a un individuo al que todos evitan como a la plaga? Existen razones para ello.
6 características de las “personas granada”
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Todos conocemos a alguien así. Se trata de personas que preferimos evitar antes que confrontar, mandarles un texto en vez de llamarles y en general minimizar el tiempo que estamos expuestos a ellas. Puede que solo tengas que dedicarles cinco minutos, pero son preciosos segundos que nunca regresan y son gastados de la manera menos placentera posible.

Es decir, hay personas hacia las que tendemos a gravitar y otras que nos repelen porque son como granadas de mano en cuestiones sociales.

Las “personas granada” - un término no científico, pero generado de la misma sociedad- son aquellas que podrían explotar en cualquier momento y generar caos a su alrededor. Son tan negativas que basta ver cómo la gente se aleja de ellas en un evento social para entender qué tan peligrosas pueden ser. Son seres humanos tóxicos que tienen el potencial de influenciarte para mal.

La mejor manera de evitar a las “personas granada” es escuchar el mensaje que envían. Aquí van seis señales que delatan a un individuo así (antes de que haga “¡Boom!”).

1. Se quejan DE TODO
Nada es lo suficientemente bueno. Les podrías dar una maleta con un millón de dólares y estas personas se quejarían de que está muy pesada. Tal vez les invites una copa en un evento social y estarían descontentas con la marca de la bebida. No importa cuál sea la situación, estos sujetos encuentran la parte negativa de toda situación… y son agotadoras.  

2. Juzgan
No hay nada de malo en tener una opinión sobre algo o alguien. De hecho, es algo que todas las personas hacemos constantemente. El problema viene cuando empezamos a hacer juicios sin tener la información necesaria para desarrollar un criterio sano. Las “personas granada” son justamente así: hacen conclusiones sin escuchar los hechos, más que nada porque no les interesa escuchar la opinión de los demás. Hablando de eso…

3. No escuchan
Cuando hablas con una “persona granada" puedes ver cómo están pensando qué vas a decir. Esto significa dos cosas: que están maquinando mientras hablas (y no te están escuchando) y que lo único que está en su cabeza son ellos mismos. ¡Boom!

4. Son críticos
Las críticas que no son constructivas son una forma de ataque, una expresión de desapruebo de una persona que busca reducir a alguien para sentirse superior. Los comentarios bien hechos son esenciales para aprender y desarrollarse, pero cuando las opiniones de alguien te causan dolor más que dejarte una enseñanza, estás tratando con una “persona granada”.

Recuerda: cualquier cosa en exceso de es nociva. La crítica en demasía puede ser dañina si no está balanceada con aspectos positivos.

5. Sienten lástima… por ellas mismas
Hay individuos que siempre culpan a los demás por sus fallas, ya sea “al sistema”, sus jefes o a la falta de tiempo en el día (¿hay alguien que pueda decir que su jornada laboral le alcanza para hacer de todo?). En esencia, son víctimas y tienen un pensamiento reactivo en lugar de proactivo. Usan palabras como “No puedo” en lugar de decir “No quiero”. Son personas muy frustrantes.

6. No saben guardar secretos
¿Cuántas veces has escuchado: “Susana me dijo que no lo comentara con nadie, pero…”? Son personas que revelan justamente lo que se les confió.

La amistad verdadera es una cosa (los camaradas cercanos se cuentan todo), pero cuando alguien que no es tu amigo de verdad –vamos, no lo consideras más allá que un conocido-  te cuenta un secreto de alguien más, puedes deducir que simplemente es un individuo chismoso.

Aléjate de estas personas porque son la raíz de todos los conflictos ocasionados en un grupo de personas. Y no lo dudes, te va a enredar en sus cuentos. 

Las personas con las que te asocias son un reflejo inequívoco de tus valores y de la persona en la que quieres convertirte. Elige tus relaciones sabiamente.

3. No escuchan

Cuando hablas con una “persona granada" puedes ver cómo están pensando qué vas a decir. Esto significa dos cosas: que están maquinando mientras hablas (y no te están escuchando) y que lo único que está en su cabeza son ellos mismos. ¡Boom!