Recursos Humanos

CV: 3 cosas que no deberían importar a las empresas

Para formar un equipo de trabajo diverso es preciso cambiar radicalmente las estrategias de reclutamiento.
CV: 3 cosas que no deberían importar a las empresas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En un día normal, los reclutadores de una compañía deben revisar pilas y pilas de CV de prospectos para una vacante. Con una rapidez vertiginosa, escanean esos elementos “indispensables” antes de considerar o descartar a una persona: su edad, sus estudios, hobbies, objetivos de crecimiento en una empresa…

Sin embargo, en los últimos años muchas compañías se han percatado de que es necesario cambiar de paradigma. Si se busca conformar equipos diversos, integrados por personas cuyas habilidades se complementen y aporten un valor extra a la empresa, es momento de replantearnos el proceso mismo de la contratación.

Las compañías saben que si se enfocan en ciertas características, como las universidades exclusivas o las calificaciones altísimas, obtendrán equipos de trabajo homogéneos. Si quieren diversidad, deben diversificar también su forma de reclutar.

Éstas son tres cosas en las que algunas grandes compañías ya no se fijan, y que podrían servir de ejemplo al resto:

La universidad

¿Alguien aplicó para el puesto un egresado de Harvard?, ¿de la Sorbona?, ¿de una universidad pequeña y poco conocida? A Deloitte, una firma que ofrece servicios de auditoría, consultoría, asesoría financiera y administración de riesgos, esto ya no le importa. De acuerdo con información del sitio web Quartz, la empresa anunció que, en su sede en Reino Unido, ya no se fijará en el nombre de la institución donde estudiaron sus candidatos, sino en su historial personal y económico y en sus logros.

Esto, según afirmó uno de sus representantes, con la finalidad de “contratar a personas que innoven y piensen diferente”. En un país como Inglaterra, con poca movilidad social y económica, esta política puede ser el catalizador de un gran cambio que permita a quienes nacieron con menos privilegios acceder a mejores oportunidades laborales.

El título universitario

También en Reino Unido, EY (antes Ernst & Young), el quinto mayor reclutador del país, dejará de requerir grados académicos en sus solicitudes de contratación. En un comunicado, la compañía afirmó que comprobó que un sistema basado en fortalezas es mucho mejor indicador de desempeño que el título académico.

Con esta medida se pretende “crear un campo de juego más nivelado para todos los candidatos, ofreciendo a cada uno la oportunidad de probar sus habilidades”. Además, se lanzaron recursos en línea para apoyar a aspirantes con antecedentes variados, para así “mejorar aún más el potencial de movilidad social”.

Las calificaciones

Una de las firmas de servicios profesionales más conocidas del mundo también se ha montado a esta tendencia. Hace unos meses, PwC dio a conocer que ya no usará las calificaciones de los exámenes A-level (un grupo de títulos que obtienen los estudiantes de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte al finalizar la enseñanza secundaria) para evaluar a sus candidatos en el 90 por ciento de sus puestos.

Y es que, ¿qué no los grandes genios de la historia reprobaron gran parte de sus materias en la escuela?

Esta nota fue publicada originalmente en Expok News.