Consultoría

8 mentiras que te dices (y que sabotean tu negocio)

Cuidado: repetirte estas frases con frecuencia puede hacer que termines por creerlas.
8 mentiras que te dices (y que sabotean tu negocio)
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Joseph Göebbels, mano derecha de Hitler y uno de los más famosos (y malvados) propagandistas, alguna vez afirmó que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. ¿Alguna vez te has repetido algo tantas veces que terminas por creerlo –aun cuando no tiene la más mínima lógica–?

Éstas son algunas de las principales mentiras que los emprendedores y los empresarios se dicen a diario, y que terminan por convertirse en obstáculos para crecer personal y profesionalmente. ¡Evítalas a toda costa!

“Iniciaré mi negocio cuando todas las condiciones estén puestas”

Ésta es una gran falacia: las condiciones NUNCA serán perfectas para que emprendas. Muchas veces deberás dar ese gran paso con lo que tengas a la mano, y las cosas se acomodarán poco a poco. Steve Jobs inició Apple en el garaje de su casa, con nada más que una computadora, un gran socio y una idea innovadora. En serio, ¿qué más necesitas?

“Necesito renunciar a mi trabajo para emprender”

No hay nada más falso, mucho menos con todas las herramientas que nos ofrece la actualidad. Es perfectamente posible (y de hecho, recomendable) emprender mientras tengas un trabajo fijo que te proporcione estabilidad económica. Checa aquí algunas claves para lograrlo

“El que tranza, avanza”

En el mundo de los negocios, muchos creen que el fin justifica los medios. Sin embargo, más allá del karma –si es que no crees en esas “cuestiones metafísicas–, es una realidad que quienes no se conducen de una manera ética tarde o temprano caen por su propio peso. ¿No nos crees? Recuerda el reciente caso de Volkswagen, cuya corrupción alcanzó los titulares del mundo, afectando gravemente su imagen y sus ingresos. Algo similar sucedió con Hisao Tanaka, ex director ejecutivo de Toshiba, quien se vio obligado a renunciar después de un escándalo de contabilidad.

“Todos los demás lo hacen”

… Así que, ¿por qué no habrías de hacerlo tú? En el mundo de los negocios (y en la vida), lo más fácil siempre será ir con la corriente para justificar tus acciones. Pero, ¿acaso los más grandes emprendedores hacían lo mismo que el resto de las personas?

“Mis empleados reciben un pago, y eso es más que suficiente”

Al igual que tú, quienes trabajan para ti lo hacen  por mucho más que un pago, así que no te conformes con darles un sueldo si quieres obtener lo mejor de ellos. Para motivarlos, es preciso que propicies un ambiente de trabajo saludable y que les ofrezcas ciertas recompensas. A esto se le llama “salario emocional”.

“Ellos saben que están haciendo un buen trabajo”

Quizá tus empleados estén haciendo un gran, y es probable que tú lo sepas. Pero créenos: el hecho de que se los digas hará una enorme diferencia en su motivación, y por ende, en su desempeño. Nunca supongas que ellos saben lo que están haciendo mal y lo que están haciendo bien.

“No estoy aquí para hacer amigos”

Es cierto, quizá la finalidad última de tu emprendimiento no sea convertirte en una monedita de oro para caerle bien a todos. Pero no te engañes: ir por la vida evitando las amistades y promoviendo las enemistades no le hará ningún bien a tu negocio… ni a tu vida personal. Quieras o no, en el mundo de los negocios, las relaciones lo son todo.

“Soy el mejor en lo que hago”

Tal vez eres una autoridad en la materia, y quizá vayas un paso adelante que la mayoría. Pero creer que has alcanzado el tope es la forma más segura de cegarte ante el aprendizaje y autosabotear tu crecimiento. Sin importar qué tan lejos hayas llegado, sé humilde en todo lo que hagas, aprende algo nuevo todos los días y mantente siempre dispuesto a escuchar.

Si eres sincero contigo mismo y aprendes a verte desde distintos ángulos, las posibilidades de que alcances tus objetivos se incrementarán exponencialmente. ¡Haz la prueba!