Recursos Humanos

10 tips para convertirte en el jefe más odiado

¿Por qué ser un gran líder cuando se puede ser uno temido o detestado?

Todo el mundo habla de cómo ser el mejor líder. Todos aspiran a convertirse en líderes respetados, comprensivos, flexibles, inspiradores, íntegros, expertos, confiados… en fin, esas pseudocualidades que ensalzan los videos motivacionales y las notas de Entrepreneur. Pero, ¿por qué ser un gran líder cuando se puede ser uno temido u odiado? La segunda opción suena mucho más divertida.

Los jefes odiosos desincentivan la creatividad, los cambios y las ideas innovadoras; desmotivan a los empleados, generan un ambiente laboral tedioso, favorecen la incomunicación y la generación de chismes. ¡Esas moneditas de oro sí que saben paralizar el crecimiento de un negocio!

Por supuesto, los pésimos jefes nunca pueden faltar en una empresa. Así que, si quieres convertirte en uno, sigue al pie de la letra estos tips:

1. Cárgales la mano de trabajo. Asegúrate de que tus empleados tengan trabajo excesivo (pídeles que hagan incluso el que te corresponde a ti). No importa si tienen que quedarse en la oficina hasta altas horas de la noche varios días seguidos. Para eso están ahí. Y si no les gusta, ahí está la puerta.

2. No los reconozcas. Aunque ellos hagan todo el trabajo duro, llévate el mérito. Al final del día, si los logros se cumplen, es gracias a ti. ¿Verdad? Nunca les digas lo bien que hacen su trabajo y mucho menos los reconozcas en público.

3. Sé excluyente. Elige un par de empleados favoritos y no tengas reparo en mostrar tu preferencia frente al resto del equipo. Llévales regalos, invítalos a comer y pídeles que vayan a eventos especiales. Mantén a los demás bajo la sombra del anonimato.

4. No te involucres. Mantente ajeno a las tareas y los procesos de tu equipo de trabajo. No necesitas estar enterado de lo que hacen y del esfuerzo que requiere su labor; simplemente exígeles que cumplan con los objetivos. ¿Cuándo has visto que los monarcas se involucren en el trabajo de sus lacayos?

5. Mejor aún… ¡distráelos! ¿Ya te aburriste de contestar correos, limpiar tu escritorio, subir fotos en Instagram y regar tus plantas? Ponte a ver videos de perros y gatos en Facebook y pídeles a tus empleados que los vean contigo. Las risas compartidas siempre son las mejores.

6. Sé engreído. Tú eres el experto, y tus subordinados deben saberlo en todo momento. No te dirijas a ellos más que para lo estrictamente necesario, y por supuesto, no comas nunca con ellos. Refuerza tu posición de poder con comentarios como “por eso estoy en donde estoy”.

Relacionado: Los 10 asesinos de la motivación laboral

7. Sé condescendiente. Dado que tú eres superior, dirígete a ellos como si fuesen tontos o no supieran lo que están haciendo. Eso sí, siempre con mucha amabilidad. Diles “mira, Juanito, te voy a explicar cómo funcionan las cosas en el mundo de las ventas” y cosas por el estilo.

8. Mantente eternamente ocupado. Ocúpate en mil tareas y nunca tengas tiempo para asesorar, escuchar quejas o resolver problemas. Tienes cosas más importantes que hacer, como asistir a desayunos o responder correos. Mantén cerrada la puerta de tu oficina y coloca un letrero que lea “no molestar”.

9. Sé rígido. La palabra “flexibilidad” no debería estar en tu vocabulario. Si un empleado te pide alargar un plazo de entrega, dile que no es posible. Establece objetivos inalcanzables y diles a tus empleados que deben cumplirlos “sí o sí” (ah, esa frase tan motivadora…).

10. Haz de la negatividad tu consigna. Critica todo lo que se te ponga enfrente, y de preferencia, nunca estés de acuerdo con nada. Mete cizaña, habla mal de tus empleados y de otros jefes o de los directivos de la empresa. Divide y vencerás, ¿no es ese el mantra del éxito?