Plan de Negocios

¿Por qué emprender con un negocio boutique?

Los negocios boutique van dirigidos a clientes que buscan exclusividad y un servicio personalizado, aunque ello implique pagar un precio más alto.
¿Por qué emprender con un negocio boutique?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Imagina la siguiente escena: quieres comprar una caja de chocolates para regalar a algún socio. Tienes dos opciones, acudir a una tienda departamental y comprar una caja de alguna marca conocida a un precio no muy alto, o bien, visitar una chocolatería gourmet y comprar un surtido de chocolates de sabores únicos y exquisitamente envueltos, aunque a un precio más elevado.

¿Qué preferirías? ¿Te irías por el precio bajo, aunque esto significara sacrificar calidad? Hoy día, muchos clientes prefieren la segunda opción.

La exclusividad hace la diferencia

En años recientes, el concepto de “negocio boutique” se ha puesto de moda. Se dirige a los consumidores que buscan un producto o servicio distintivo, difícil de encontrar en cualquier otro lugar. Estos negocios están dirigidos a clientes exigentes que buscan exclusividad, y a quienes no les importa pagar un precio más alto por recibirla.  

Originalmente el término “boutique” se usaba para referirse a una tienda de ropa pequeña, donde se vendieran prendas y accesorios únicos; es decir, no procedentes de una fabricación masiva. A diferencia de las grandes cadenas de ropa, en estas tiendas se ofrecen prendas de una sola talla, color y diseño. Los clientes que compran aquí quizá paguen un precio más alto, pero reciben a cambio la certeza de que, si asisten a alguna fiesta o reunión, no encontrarán a alguien con una prenda idéntica.  

Por otro lado, los negocios boutique dan una gran importancia al diseño y la decoración del espacio físico. Se trata por lo general de lugares exquisitamente decorados, repletos de detalles únicos. Espacios donde los clientes pueden sentirse como en casa… o aún mejor.

Un servicio a la medida

Productos no fabricados en serie, una decoración única, espacios cómodos… ¿qué otra cosa distingue a un negocio boutique? Por supuesto, el servicio personalizado. Estos negocios apuestan por tener pocos clientes para garantizar una atención de la mejor calidad posible, centrada en sus necesidades y peticiones específicas.

El cliente target de los negocios boutique apuesta por vivir una experiencia diferente y única. Esto se ve claramente reflejado en los hoteles boutique, un servicio de hospedaje con pocos cuartos –no más de quince– que se alejan del lujo y el servicio estandarizado de los resorts para ofrecer intimidad, exclusividad y atención personalizada. De este modo, se forma una relación mucho más directa entre el cliente y el hotel.

En el sector gastronómico esta tendencia también está al alza. Cada vez más, los clientes exigentes prefieren las chocolaterías boutique, pastelerías, heladerías, tiendas de alimentos gourmet, boutiques de vinos o hasta carnicerías gourmet a las grandes tiendas que forman parte de una cadena.

¿Y qué decir del sector de los servicios? Los negocios boutique no se limitan simplemente al sector de los hoteles: también pueden verse, por ejemplo, en las agencias de viajes que cuentan con una cartera reducida de clientes que buscan un trato sumamente personalizado.

Clientes leales

Las ventajas de los negocios boutique para los clientes son claras. Pero, ¿cuáles son los beneficios de emprender con este tipo de negocio?

Al ofrecer un producto o servicio único, los clientes están dispuestos a pagar un precio considerablemente más alto. Asimismo, los negocios boutique suelen conformar una cartera de clientes recurrentes, que vuelven una y otra vez, pues saben que recibirán el mejor trato posible y que encontrarán exactamente lo que buscan. ¿Y qué puede ser mejor que ofrecer un servicio personalizado y tener clientes leales a cambio?