Consultoría

6 tips para dejar el celular y tomar el control

¿Realmente necesitamos nuestro smartphone pegado a nosotros?
6 tips para dejar el celular y tomar el control
Crédito: Depositphotos.com

Lamentablemente la adicción al celular existe y de acuerdo con Kleiner Perkins Caufield Byers annual Internet Trends report, las personas checan sus teléfonos móviles alrededor de 150 veces al día.

Estudios realizados por la Universidad de Missouri señalaron que separar a una persona de su iPhone puede causarle efectos psicológicos y fisiológicos —como bajo rendimiento mental—.

Entonces, ¿realmente necesitamos nuestro smartphone pegado a nosotros? O ¿podemos ser lo suficientemente independientes y ponerle un alto a la hora de distraernos de nuestro trabajo?

Si no sabes bien qué responder, aquí te dejo unos tips para eliminar esa terrible dependencia a tu celular.

1. Calendariza tus llamadas
Establece un horario formal para contestar el teléfono y haz que la gente lo sepa ya sea poniéndolo en tu firma de correo electrónico o en tu buzón de voz.

Para mantenerte productivo necesitas eliminar cualquier tipo de distracción, así que es mejor que no estés “al pendiente” de tu móvil las 24 horas al día.

2. Establece un horario para contestar tus mails
Hoy en día es muy fácil agarrar tu celular cada diez minutos y contestar tus correos ya que “no te quita mucho tiempo”. ¡No lo hagas! Te distrae de todas formas.

¿Por qué no instauras una hora en la mañana y otra en la tarde para exclusivamente atenderlos?

3. Transcribe tus mensajes de voz
Con aplicaciones como Google Voice o Access Direct tus voicemails pueden volverse texto y ser enviados a tu correo. Así, en lugar de estar escuchando mensajes largos, los puedes “escanear” para obtener una idea rápida del mensaje y medir su prioridad.

4. Sácale provecho a tu buzón de llamadas
En lugar del típico “deja tu mensaje” establece instrucciones a quien te hizo la llamada para facilitarte el trabajo de escuchar y responder. Por ejemplo: “Hola, soy Juan Gómez y no estoy disponible. Por favor deja tu nombre y teléfono, te regresaré la llamada en cuanto pueda”.

5. Limita la duración de tus conversaciones
Recuerda la etiqueta básica a la hora de estar en una llamada telefónica: preséntate y mantén tus pláticas atentas —y amigables— al negocio. Intenta que la charla no dure más de 15 minutos y sonríe a la hora de hablar, aunque no lo creas, esto se percibe del otro lado del teléfono.

6. Mueve tu celular del escritorio
Si sabes que te cuesta trabajo no estar viendo tu teléfono cada segundo, cámbialo de lugar para que se te dificulte hacerlo. Créeme que si lo tienes justo enfrente la tentación será mucho mayor.

Hazle saber a tus contactos que sus mensajes y llamadas serán contestados en un tiempo razonable. Verás cómo siguiendo estos simples pasos tu nivel de concentración y productividad aumentarán.