Recursos Humanos

3 claves para convertirse en empresa incluyente

El secreto está en convertir la diversidad en un activo de la organización.
3 claves para convertirse en empresa incluyente
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

“La discapacidad no debería ser obstáculo para el éxito: yo mismo he sufrido una neuropatía motora durante casi toda mi vida adulta y no por ello he dejado de desarrollar una destacada carrera profesional como astrofísico y de tener una feliz vida familiar” escribió Stephen Hawking en el prólogo del Informe Mundial sobre la Discapacidad.

La Organización Mundial de la Salud advierte que en el futuro la discapacidad se convertirá en un motivo de preocupación mayor pues su prevalencia va al alza debido al envejecimiento de la población y a las enfermedades crónicas como diabetes, cáncer y trastornos de salud mental, así que México está en un buen momento para iniciar una cultura de inclusión.

A pesar de que la mayoría de las personas conoce a alguien con discapacidad, los mitos sobre este grupo y las barreras para una óptima inclusión social y laboral permanecen.

“Hoy en día la discapacidad se considera una cuestión de derechos humanos; las personas están discapacitadas por la sociedad, no sólo por sus cuerpos” dice un estudio de la Organización Mundial de la Salud.

México es uno de los países en donde más discriminación y menos cultura de la inclusión existen. Actualmente casi 8 millones de personas con discapacidad padecen discriminación laboral.

“Estamos tan atrasados que a veces tenemos que explicar conceptos tan básicos como que ya no hablamos de minusválidos” lamenta Lourdes Arreola Prado, directora general de Linkenium, consultoría que trabaja por una cultura incluyente.

Para derribar muros lo primero que se debe entender es que la discapacidad es una construcción social, y esa discapacidad desaparece si eliminamos barreras. “Las personas con discapacidad se ven limitadas en su actuación si el entorno es adverso, pero si eliminamos barreras esas personas pueden ser productivas” explica Arreola Prado.

¿Cuál es el proceso para convertirse en una empresa incluyente?
Uno de los pilares fundamentales de la Responsabilidad Social Empresarial es la inclusión laboral, que significa ofrecer trabajo remunerado a grupos vulnerables con el objetivo de que sus vidas se normalicen en todos los ámbitos. El secreto está en convertir la diversidad en un activo de la organización.

1. Sensibilización del personal
La generación de empatía facilita los procesos de inclusión laboral. Es importante modificar el acercamiento a la discapacidad para que se entienda que no es ni una enfermedad ni un problema sino una condición de vida.

Dentro de esta etapa se pone especial atención en el departamento de Recursos Humanos, el primer filtro para las personas con discapacidad. “Tratamos de que los reclutadores o headhunters comprendan que deben enfocarse en las capacidades de las personas, no en sus discapacidades".

La empresa debe prepararse para que cuando una persona con discapacidad solicite un puesto el personal de reclutamiento se muestre abierto a evaluar si tiene o no las competencias, porque tampoco se trata de emplear personas por el simple hecho de tener una limitación física.
Para la etapa de sensibilización Arreola recomienda cursos de 16 horas, los cuales se dividen en función de los tiempos de la empresa.

2. Diagnóstico de accesibilidad
Paralelo a la sensibilización se trabaja en la accesibilidad de la empresa. Personal capacitado acude a las oficinas y analiza el entorno para ofrecer recomendaciones sobre las adecuaciones necesarias.

“Diseñamos un plan a corto, mediano y largo plazo para que, según el presupuesto con que se cuenta, se vayan realizando las mejoras de manera paulatina; las personas invidentes, por ejemplo, requieren adecuaciones que incluyen alarmas sonoras o computadoras con determinado software” indica Lourdes Arreola.

Las remodelaciones que realicen las empresas con el fin de contratar a personas con discapacidad son deducibles de impuestos al cien por ciento.

La Ley del Trabajo actual dice que las empresas con más de 50 empleados deben contar con áreas accesibles a las personas con discapacidad” alerta la especialista.

Herramientas tecnológicas, vitales para la inclusión laboral

En esta misma etapa se aborda el tema de las herramientas tecnológicas para la accesibilidad laboral. “Es un tema trascendental porque los empresarios y empleadores a veces desconocen que existe software, hardware y aplicaciones que optimizan las labores de las personas con discapacidad”.

Arreola y su equipo ofrecen a los empresarios tips como páginas donde los empresarios pueden conocer más sobre el tema. “El portal www.gari.info muestra las aplicaciones y los mejores dispositivos para facilitar la vida de las personas con discapacidad”.

3. Canalización de talento
Una vez que la empresa está lista, Linkenium se convierte en el puente entre las empresas y las diferentes asociaciones civiles que capacitan a la gente con discapacidad para que adquieran las habilidades que requiere el mercado.

La inclusión les sirve a todos
La creación de una cultura incluyente no sólo beneficia a las personas con discapacidad, sino a todos los grupos vulnerables como gente de la tercera edad, precisa Lourdes.

Al convertirse en pioneras en la cultura de la inclusión, las empresas que contratan a personas con discapacidad adquieren un elemento diferenciador que mejora su reputación corporativa.

Esta nota fue anteriormente publicada en Alto Nivel.