Emprendedores

George Lucas, el cineasta emprendedor

Este director quería libertad creativa por lo que abrió las empresas más influyentes de la industria del cine.
George Lucas, el cineasta emprendedor
Crédito: Depositphotos.com

“Todos tenemos talento. Solo se trata de mantenerse en movimiento hasta descubrir cuál es”, George Lucas.

Ningún otro cineasta del siglo 20 ha tenido tanto impacto en la industria como George Lucas. Su estilo de innovación forjó una nueva relación entre entretenimiento y tecnología y su equipo ha revolucionado el arte de hacer películas. Su increíble olfato para los negocios transformó un filme en una industria billonaria.

Lucas nació en Modesto, California, el 14 de mayo de 1944. Cuando era adolecente quería ser un piloto de carreras, pero un accidente casi fatal – que colapsó sus pulmones y lo mandó al hospital por tres meses– le hizo cambiar de parecer.  “Me di cuenta que llevaba demasiado tiempo viviendo mi vida en el límite”, asegura. “Fue cuando decidí transformarme y ser un mejor estudiante y hacer algo con mi vida”.

El cineasta entró a la prestigiosa escuela de cine de la University of Southern California (USC). “De repente mi vida era cine a cada segundo”, dijo en una entrevista de 1997 para Playboy.  En la escuela, se concentró en hacer películas abstractas de ciencia ficción y falsos documentales que llamaron la atención del director Francis Ford Coppola, quien lo invitó a observar el rodaje de “Finian's Rainbow”. Coppola después persuadiría a Warner Bros. para realizar una de las películas de Lucas. El largometraje, "THX-1138", una historia sobre una distopia futurista, fue lanzado en 1971 con una débil recepción en la taquilla. Pero el talento de Lucas llamó la atención de los ejecutivos del estudio.

"THX-1138" le ganó la reputación  de ser un cineasta mecánico y sin humor, sin embargo, su segunda película, “American Graffiti”, basada en la california de los 50 y 60, recaudó 120 millones de dólares y le dio una apariencia más humana.

El filme obtuvo grandes críticas y transformó a Lucas en una sensación de Hollywood. También marcó su paso definitivo de cineasta a emprendedor: los ejecutivos de la película hicieron cambios finales a “American Graffiti” sin su permiso, algo que marcaría a Lucas de por vida.  “Estoy muy consciente de que las personas que controlan la producción también manejan la visión”, dijo.  “No se trata de decir ‘Me vas a dejar tener control total de mi película’ cuando firmas un contrato, porque no importa lo que hagas, los ejecutivos siempre encontrarán la manera legal de modificarla si eso es lo que quieren. Al contrario, si eres dueño de las cámaras y la película, nadie te puede detener”. Y eso fue exactamente lo que Lucas decidió hacer.

Cuando estaba negociando con 20th Century Fox sobre su siguiente película, una ópera espacial llamada “Star Wars”, Lucas redujo su pago como director por 500 mil dólares a cambio de cosas que Fox consideraba poco valiosas: posesión de la mercancía del filme y los derechos de las secuelas. Resultó ser un movimiento empresarial épico, uno que le aseguró la independencia económica y creativa que tanto soñaba. “Star Wars” rompió todos los records de taquilla y le generó unos 40 millones de dólares en ganancias sólo a través de la mercancía inicial. Lo más importante, Lucas era dueño de las secuelas y por lo tanto de toda la franquicia.

Para maximizar su valor, Lucas financió la primera secuela, “El Imperio Contraataca”, lo cual era una apuesta demasiado arriesgada ya que tuvo que pedir prestado para cubrir los costos de producción.  Dicho de otra manera, si la cinta fracasaba, Lucas iría a la quiebra.  Sin embargo, la segunda entrega de la saga espacial fue un éxito tremendo, lo mismo que la tercera parte de la historia, “El Regreso del Jedi”.

Lucas aumentó su fortuna en los años 80 al producir las tres películas de “Indiana Jones”, por las cuales recibió unos 100 millones de dólares. Entonces, en la cima de su carrera como cineasta, abandonó la producción de películas para dedicarse a la experimentación digital pues creía –correctamente- que los efectos especiales por computadora cambiarían a la industria del cine.

Su atención se centró en la empresa Industrial Light & Magic (ILM), que había lanzado en 1975 cuando varias firmas de efectos especiales se negaron a trabajar en “Star Wars”. Para obtener ganancias, Lucas transformó ILM en una proveedora de servicios que ofrecían hacer los efectos especiales para otras películas. Así, podía seguir investigando técnicas de cinematografía mientras otros cineastas le pagaban por hacerlo.

ILM empezó a cobrar 25 millones de dólares por película y participó en proyectos como “Jurassic Park” y “Tornado”. Con las ganancias de ILM, Lucas abrió la compañía de post producción de audio Skywalker Sound y generó el sistema de audio digital para las salas de cines THX (en honor a su primer filme).  Luego fundó LucasArts Entertainment, empresa con la que pudo desarrollar videojuegos exitosos como Rebel Assault, X-Wing y Dark Forces.

Para mediados de los años 90, Lucas decidió regresar al cine con las precuelas de “Star Wars”. Para generar expectación echó a andar una muy cuidadosa campaña de marketing. En 1997 lanzó la edición especial de la trilogía original, lo que le generó 475 millones de dólares en taquilla.  Con eso pudo financiar la producción de “Star Wars: Episodio I, la Amenaza Fantasma”.

Cuando el filme se estrenó en 1999 rompió todos los récords de taquilla y estableció a Lucas como una de las personas más exitosas en Hollywood. El 30 de octubre de 2012, The Walt Disney Company compró Lucasfilm por 4 mil millones de dólares.  Y aunque ciertamente la segunda trilogía no logró capturar el encanto de la saga original, si logró generar un nuevo público que hoy por hoy espera el estreno de la nueva parte de la historia en diciembre de este año.

Durante sus más de 30 años de carrera, George Lucas ha transformado la manera en la que se hace cine, ganado más de 4.5 mil millones de dólares en ventas de mercancía de “Star Wars”, ha producido 10 de las películas más taquilleras del siglo 20 e ILM participó en los efectos de “Titanic”, “E.T.”, “Jurassic Park” y “Forrest Gump

La Fuerza es fuerte en él.

¿Cómo crees que "Star Wars: El despertar de la Fuerza" impulse el legado de Lucas?