Consultoría

Propósitos 2016: por dónde empezar

Antes de plantearte tus metas para el año entrante hazte las siguientes cuatro preguntas.
Propósitos 2016: por dónde empezar
Crédito: Depositphotos.com

Dejemos a un lado propósitos como “ir al gimnasio”, “bajarle al alcohol” o “comer menos”.

Darle la bienvenida al año nuevo es un excelente momento para evaluarte a ti mismo y con base en esos resultados plantearte metas –reales–  para ti y tu negocio.

Pero… ¿por dónde empezar? Aquí hay cuatro preguntas que puedes hacerte para obtener mejores resoluciones.

1. ¿Cuáles fueron tus mejores momentos de 2015?
Piensa en algún momento en el que te fuiste a cama con la mente feliz y en paz. Al menos para mí, es justo a esa hora cuando todas las dudas y preocupaciones me surgen.

Así que cuando recuesto mi cabeza en la almohada y no siento más que tranquilidad es porque seguramente algo muy bueno pasó ese día. Y con algo “muy bueno” no solo me refiero a una venta increíble, sino a ese momento especial en el cual te das cuenta que tu negocio realmente significa algo –positivo– para ti.

Por ejemplo, nuestra empresa se dedica a donar bandas para la cabeza a niños con cáncer y para mí, ese “momento” es cuando recibo llamadas de los padres de los pequeños diciéndome que nuestro producto los hizo felices.

2. ¿Quiénes son las cinco personas que más te apoyaron este año?
¿Recuerdas ese momento en el que te encontrabas “perdido”, pero llegaron personas a ayudarte? Bueno, pues no las olvides a la hora de construir tus propósitos y regrésales la buena intención.

3. ¿Cuál fue la causa del éxito en tu empresa?
Haya durado poco o mucho, ¿qué le funcionó a tu negocio este año? Tal vez fue el estilo del producto, una campaña de marketing, un programa representativo o una inversión publicitaria.

Sea cual sea la razón, repítela y no te compliques la vida.

4. ¿Cuál fue el momento en el que tus empleados fueron los más felices?
Haz más seguido lo que tus trabajadores contestaron y recomendaron en la encuesta de fin de año ¿sí hiciste una, cierto?).

Cuando pensamos en propósitos para mejorar nuestra calidad de vida, nos olvidamos de beneficiar a los de nuestro alrededor. Recuerda: si nuestro ambiente no es positivo, los resultados tampoco lo serán.