Columnas

¿Vale la pena hacer propósitos de año nuevo?

Como emprendedores, ¿cuál es la importancia de formular propósitos cada inicio de año?
¿Vale la pena hacer propósitos de año nuevo?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Ya llegó el inicio de un nuevo año, y con él, ese momento que todos esperamos: el de formular propósitos que nos permitan mejorar en varios ámbitos de nuestras vidas.

Pero, siendo sinceros, ¿realmente son importantes estos propósitos?, ¿no sientes que cada año te propones cosas que para el 5 de enero ya olvidaste por completo?

En redes sociales circula un aire algo cínico. Lo que leo no son comentarios entusiasmados u optimistas, sino mensajes negativos, al estilo de “Si siempre rompes tus propósitos, ¿para que te molestas en hacerlos este año?” o incluso mensajes de desmotivación: “Tus propósitos de año nuevo no durarán ni 5 días”.

Seguro que todos nos identificamos con alguno de estos mensajes negativos, e incluso puede que hayamos perdido la motivación para intentarlo de nuevo.

¿Quién no ha roto un propósito de año nuevo? Si en años anteriores no hemos logrado cumplirlos, ¿vale la pena hacerlos para este año que comienza?

La respuesta es un gran y rotundo ¡SI!

 El comienzo de un año es un gran momento para escribir un nuevo capítulo.

 Cuando estábamos en la escuela, cada semestre era una gran oportunidad para empezar de cero: nuevos maestros, nuevas materias, en fin: un comienzo limpio que nos abría todo un horizonte de oportunidades para lograr lo que en otros semestres no habíamos logrado.

Sin embargo, ahora que somos emprendedores, resulta difícil tener este tipo de cortes, esos momentos en los que podemos hacer “punto y aparte” y empezar desde cero.

El año nuevo es importante porque nos da este espacio, un momento en el que podemos evaluar un periodo definido de tiempo, tomar lo que hicimos bien y reajustar la ruta para lograr lo que no logramos o incluso llegar más lejos. Estos “capítulos nuevos” nos permiten ver hacia adelante.

Si eres emprendedor, en año nuevo no estarás empezando de cero; seguramente seguirás trabajando en tu proyecto. Éste es un gran momento para librarte de todo lo que te detuvo el año pasado y empezar con gran fuerza.

No importa cuántas veces hayas fallado, siempre puedes volver a intentarlo.

 ¿Y qué si los últimos 3 (o 30) años no cumpliste tus propósitos de año nuevo?

¿No hemos aprendido que una de las más grandes lecciones sobre emprendimiento nos dice que, por mucho que fracasemos, lo importante es aprender y volver a levantarnos?

Es clave que este aprendizaje no se quede en el discurso, sino que en verdad lo vivamos todos los días. Si nos lo creemos, podremos decir a todo pulmón: “No importa que no lo logré antes, ¡ven con todo, 2016!”.

Siempre tenemos que aspirar a superarnos a nosotros mismos.

 Éste es un punto clave que, a mi parecer, todo emprendedor debería tatuarse en su ADN. Siempre, SIEMPRE podemos dar un paso hacia delante; siempre podemos (y debemos) apuntar a llegar un poco más lejos.

¿Hubo cosas que no lograste el año pasado? ¡Olvídalo! El año terminó y estamos en un nuevo inicio donde puedes volver a intentarlo.

¿Tuviste un gran año? ¡Genial! Ahora es momento de apuntar más alto y dar el 110 por ciento.

Ok, me convenciste, pero ¿cómo hago para lograr mis propósitos?

Ahora sí, estoy listo para encarar este año nuevo con todo lo que tengo. ¿Qué hago para no repetir la historia de años anteriores?

Como buenos emprendedores, no nos enfrentaremos a los propósitos de año nuevo con los ojos cerrados y sin las herramientas necesarias, sino que formularemos un plan y nos prepararemos para cambiar nuestra historia este año.

Estos son algunos pasos que te recomiendo para que logres cumplir tus propósitos de año nuevo:

Haz una lista. Apuntarlos en una lista los volverá tangibles. No estamos buscando sueños guajiros, queremos un plan de ataque.

–Revisa esa lista continuamente. De nada sirve hacer la lista y guardarla entre las páginas de un libro o hasta abajo del cajón de los cables (todos tenemos uno); tenla a la vista para recordarte continuamente lo que quieres lograr.

–Formula propósitos alcanzables y medibles. “Hacer más ejercicio”, “leer mucho”, “recuperar a mis clientes perdidos”; todos estos, aunque muy ambiciosos, son propósitos muy generales que será difícil alcanzar y darle seguimiento. No digo que no seas ambicioso, pero tampoco te sabotees. Haz “propósitos inteligentes”:

 a) Que puedas medir continuamente. Te recomiendo metas en plazos cortos (por ejemplo, por semana).

Leer más vs leer 10 páginas de un libro cada día antes de las 9am.

b) Que crezcan paulatinamente. Hacer más ejercicio vs:

Mes 1: Hacer 10 minutos de ejercicio 3 días a la semana.

Mes 2: Hacer 30 minutos de ejercicio 3 días a la semana.

Mes 3: Hacer 40 minutos de ejercicio 4 días a la semana.

b) Define acciones concretas. Recuperar a todos mis clientes perdidos vs:

 

Enero: Llamar a los top 10 clientes que perdí en 2015.

Febrero: Enviar un mail a los siguientes 20 clientes…

 –Comprométete con alguien más a cumplirlos. No hay mejor presión para lograr algo que comprometerte con alguien a hacerlo, así que no te quedes tus propósitos de año nuevo a ti mismo; haz un pacto con alguien más para apoyarse mutuamente. Otra opción es publicar tus propósitos en redes sociales y publicar continuamente tus avances; verás que hay mucha gente que te apoyará, y no querrás quedarles mal.

¡A darle con todo!

Al final del día (o del año, en este caso), siempre habrá cínicos y personas negativas que quieran desmotivarte; pero la decisión está en ti. Este año es un comienzo nuevo, y tú decides qué harás con él.

¿Aprovecharás la oportunidad o le creerás a los que dicen que no puedes?