Consultoría

Tu peor y más grande obstáculo: tú

Hazte un favor y... ¡quítate de tu camino!
Tu peor y más grande obstáculo: tú
Crédito: Depositphoto.com

Fácil: si emprendes con éxito o fracasas es 100 por ciento tu culpa. Así que ¿cuál es el obstáculo número uno al momento de emprender? ¡!

Es simple, ¿quieres cambiar tu camino? Modifica tus pensamientos. La historia que nos contamos diario, las conversaciones que tenemos y las decisiones que tomamos impactan directamente la forma en la que nos sentimos. Recuerda: la manera en la que piensas sobre ti mismo significa todo.

Y sí, entiendo que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, sin embargo, lo que sí es seguro es que tu viaje de emprendimiento tendrá altas y bajas y va a haber momentos en los que tendrás que mantenerte positivo.

La gente dudará de tus habilidades y te dirá “es imposible”, pero es ahí donde tienes que sacar a relucir tu fuerza interna y la confianza dentro de ti.

No olvides que en el momento en el que te digas a ti mismo “NO” sabrás que ya fallaste el problema a resolver.

Entonces ¿cómo salirte de ti mismo para seguir avanzando? Aquí 5 consejos que te pueden servir.

1. Dile a ti mismo que puedes llevar a cabo las cosas
Repítete que puedes resolver el problema y que eres merecedor de ese éxito.
Esta voz alejará la negatividad de tu cabeza y descubrirás que sin lo malo, lo bueno no existiría por lo que no hay una “mala” razón para abandonar tus metas.

2. Rodéate de gente positive que crea en ti
Esto te dará la fuerza y la retroalimentación necesaria para ser mejor.

3. Recuerda por qué empezaste
Conoce tu propósito, escríbelo y velo todos los días. No olvides que estás construyendo algo increíble y que eso toma tiempo. ¡No seas tan duro contigo!

4.Empodérate
Gana más conocimiento en tu área. Pregunta y haz el networking necesario con personas que ya pasaron por lo mismo que tú.

5. Haz cortas tus metas a largo plazo
Y… llévalas a cabo. ¡Ojo! No olvides recompensarte (una copa de champagne siempre es buena idea).

Intenta estas técnicas y observa tu transformación y ¡quítate de tu camino!