Consultoría

4 tips que "Joy" enseña a los emprendedores

Esta película narra la historia de una emprendedora de la vida real. Conoce las lecciones que tiene para ti.
4 tips que "Joy" enseña a los emprendedores
Crédito: 20th Century Fox | Joy

La capacidad de resiliencia es la medida que distingue a una persona emprendedora del resto. En la película “Joy: El nombre del éxito” (David O. Russell, 2015) se muestra y reafirma esa cualidad como factor fundamental en el éxito al iniciar cualquier empresa. Sin duda alguna esta película se convertirá en su momento en una referencia que todos los emprendedores deben ver.

Su protagonista, Joy Mangano, es una mujer que desde sus quehaceres de ama de casa se convirtió en una empresaria valuada en millones de dólares por las ventas de sus inventos. Ella se hizo famosa al diseñar el Miracle Mop, un trapeador que se exprime solo y que se volvió un éxito de ventas por televisión de la noche a la mañana.

Joy supo transformar su conocimiento en las artes de la limpieza en productos novedosos y fáciles de usar. Todo un ejemplo de emprendimiento, que se puede sintetizar en cuatro enunciados que debemos recordar siempre como emprendedores.

Relacionado:Lecciones de la cultura pop

1. Nada es fácil para el primer emprendimiento
En la película, vemos como Joy debe superar diversas traiciones de personas a las que ama para poder cumplir su sueño. El camino al éxito de la protagonista no es fácil, pero su resistencia termina por rendir frutos.

De la idea a la innovación hay un largo trayecto, lleno de excusas, desconocimiento, trampas e incluso traiciones. Si estás preparado para que cualquier detalle salga mal, ya estás ganando tiempo en el hipotético caso de responder a malos resultados.

2. La derrota enseña, la victoria entretiene
En su camino de emprendimiento, Joy aprende a fuerza de golpes y errores cómo debe manejar su producto, a relacionarse con proveedores y a hacer acuerdos de negocios con la cabeza fría. Las mejores enseñanzas de la protagonista vienen de los momentos en los que se encuentra en la lona.

Las victorias se consiguen para disfrutarlas y por eso deben ser entretenidas. Las derrotas dejan muchas certezas como, por ejemplo, saber cuáles comportamientos o decisiones no debemos repetir, por eso hay que estudiarlas con detenimiento.

3. Hay un momento de la verdad en el que nadie puede actuar por ti
Ciertamente, Joy tiene el apoyo de diversos personajes en su camino; personas sin las cuales no hubiera podido triunfar. Sin embargo, los pasos más importantes de su historia (como el siquiera atreverse a diseñar su primer producto) los tuvo que dar ella por convicción propia.

Debemos saber escoger las situaciones que no podemos delegar a ninguna otra persona, hay que lograr que el destino de tu empresa sea el resultado de tus decisiones.

Relacionado: 8 pedazos de sabiduría de la cultura nerd

4. Un emprendimiento puede nacer de los detalles incómodos, imperceptibles y aceptados que los demás asumen sin hacer preguntas
La historia de Joy nace, de muchas maneras, cuando ella decide transformar el mundo en el que vive luego de tener una mala experiencia con un trapeador común. Cualquier otra persona hubiera olvidado el incidente, pero la protagonista lo tomó como inspiración para atreverse a emprender.

La observación y el análisis del emprendedor son sus armas para obtener ganancias de las crisis y de las cosas más triviales de la cotidianidad de la vida que parecen inamovibles.

Encontrarás escenas de la película donde se resaltan estas premisas que ayudaron a nuestra heroína empresarial de turno a vencer la adversidad y el infortunio con resiliencia. Si ya viste la película puedes preguntarte si es cierto y si no la viste es hora de descubrirlo. Recuerda mide tu capacidad de resiliencia y aprende cómo mejorarla cuanto antes.

Escrito por Fermin Hung, CEO de micolegio.com.