Emprendedores

4 maneras de apoyar a jóvenes emprendedores

A México le urge meter materias de emprendimiento en las escuelas. Sin embargo, eso está lejos de pasar.
4 maneras de apoyar a jóvenes emprendedores
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hace poco, tuve la oportunidad de conocer a Moziah Bridges, un chico que a los nueve años decidió crear Mo’s Bows, una empresa que hoy por hoy está valuada en más de USD $250,000.

Este caso de éxito me hizo reflexionar que cada vez es más común ver a jóvenes apostar por el emprendimiento. Este hecho podría ser algo bueno, siempre y cuando reciban las herramientas necesarias para triunfar y no solo me refiero a la parte económica, sino también a la parte educativa.

A continuación te presento cuatro maneras en las que empresarios, escuelas y el gobierno podrían aprovechar esta “ola” de emprendimiento:

1. Incluir programación y algo más
El plan de estudios en México necesita muchos cambios. Según un informe reciente, elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, el 70% de los niños y niñas menores a cuatro años trabajarán en empleos que aún no se han creado. Lo fundamental es enseñar a nuestros jóvenes a programar. Steve Jobs dijo alguna vez: “Todo el mundo debería aprender a programar una computadora porque esto te ayuda a pensar”. Y no puedo estar más de acuerdo.

Sin embargo, esto solo es una pequeña parte. Es importante incluir temas de mercadotecnia, branding y finanzas. Si bien no estoy sugiriendo que niños de cinco años de edad deban usar traje y hacerse pasar por Carlos Slim, existen maneras de ir formando a nuestros jóvenes.

En una entrevista Alan García Barba, cofundador de NOX Academy, academia dedicada a desarrollar atletas en edades de 12 – 18 años, comenta que el simple hecho de incluir un buen programa deportivo en las escuelas ayudaría a desarrollar en los jóvenes habilidades como organización y liderazgo. Este último fundamental para un empresario.

2. Acercarlos a personas exitosas
Como adultos, una de las mejores maneras para inspirarnos es aprender y seguir el ejemplo de otros. Ya sea gente como Xavier López Ancona, quien formó un imperio (conocido por muchos como Kidzania) sin contar con un gran capital, o Lorena Vázquez, quien junto con su hermano fundó Loly in the Sky empresa que, con una gran visión, llevaron a mercados internacionales.

Este mismo pensamiento aplica para los niños, quienes forman un criterio muy comúnmente influenciado por la gente que los rodea. Sé que es muy ambicioso pensar que los empresarios harán espacios en sus agendas para ir de escuela en escuela. Pero, hoy en día con la tecnología que hay, es cuestión de crear un canal de streaming en donde se puedan transmitir vía internet esas historias de éxito.

3. Relación mentor – estudiante
El emprendimiento tecnológico está siendo el centro de atención. Sin embargo, no es el único tipo de emprendimiento. Negocios como una cafetería, carpintería, consultoría y hasta de reparación de equipos de cómputo están dirigidos por emprendedores. Sin embargo, el emprendimiento está lejos de llegar a ser parte del plan de estudios. Es importante recordar que nuestras comunidades están llenas de personas con excelentes habilidades y muchos de ellos están dispuestos a compartir su conocimiento. El gobierno debe buscar una manera de crear clubes de mentores locales para aquellos jóvenes interesados en ese tema.

4. Crear clubes escolares
Si vamos a enseñar el espíritu empresarial a nuestros jóvenes, tenemos que hacer que sea divertido. Los clubes escolares, como una sociedad de debate, un periódico escolar, o un club de cine, proporcionan estimulación e incentivan la creatividad. Además, resulta más valioso para los estudiantes si se les permite una cierta dirección sobre ellos. Esta autonomía hará que los estudiantes desarrollen liderazgo e ingenio. Y empezarán a tener nociones básicas de marketing, negociación, finanzas, imagen corporal, etcétera.

Por si fuera poco, estas tareas prácticas pueden ser un excelente apoyo para formar a los jóvenes; un estudiante disléxico puede tener la oportunidad de diseñar los carteles para el club de cine, lo cual le daría la oportunidad de brillar de una manera que quizás no tendría dentro de un aula.

Sin duda hay un gran campo de acción para las escuelas, empresas y el gobierno pero es de suma importancia encontrar la manera de apoyar a todas estas generaciones con deseos de emprender y tratar (en medida de lo posible) de prevenir que grandes ideas fracasen por falta de conocimientos y/o experiencia.