Emprendedores

Ciencia todo terreno

Ciencia todo terreno
Crédito: Tedx Cuauhtémoc
  • ---Shares

Originario de San Miguel Totolapan, Guerrero, Cristóbal, de 19 años, creó el Acelerador de Partículas más barato del mundo. Su sueño: que todos los jóvenes que viven en la sierra tengan acceso a la ciencia, como él lo tuvo cuando llegó a la Universidad Nacional Autónoma de México.

Este joven tenía curiosidad por todo lo que lo rodeaba, lo que lo llevó a crear uno de los inventos más increíbles del mundo. En su comunidad viven unos 3 mil 500 habitantes y su pueblo está considerado como uno de los más marginados a nivel estatal, aunque, como él dice, la vida es hermosa en Guerrero, tuvo que tomar algunas decisiones para cumplir sus objetivos y metas.

Te invitamos a conocer algunas de las lecciones que nos ofrece Cristobal García Jaimes en su charla para TEDxCuauhtémoc:

1.- Preguntar, preguntar y seguir preguntando. Cuando iba en el jardín de niños, García se preguntaba por qué las flores tenían un tallo y por qué en el tallo había unas hojas que se alineaban a una simetría, después encontró que esa sucesión ordenada tenía un nombre y se llamaba Fibonacci. Esa fue una de las primeras preguntas que se hizo y no fue la única, preguntar y buscar incansablemente las respuestas a sus curiosidades más intrincadas lo llevo a desarrollar un invento valioso y digno de compartirse con el mundo. Sigue preguntando, quizá te encuentres con respuestas que te lleven a preguntas más grandes para lograr tus sueños.

2.- Hay dos cosas muy valiosas en la vida. la familia y los libros. Cristobal se pudo apoyar en su familia cada vez que necesitaba algo, quizá sólo era moralmente, pero ellos siempre estaban ahí para guiarlo, en los libros podía responder a sus propias preguntas. Ahí descubrió una de sus mayores pasiones: la física.

3.- Trabajar, trabajar y seguir trabajando. El joven, de 19 años, tuvo que ser albañil, plomero, agricultor, verdulero, en una veterinaria, en una papelería, en una tienda de abastos, para lograr estudiar y ahí aprendió mucho, como que había algo que se llamaba presión atmosférica, que cada uno de nosotros carga una masa de aire, entre muchas otras cosas.

4.- Estudiar mucho y concursar. En la secundaria, empezó a concursar en todas la materias: español, historia, física, a él le gustaba aprender y todas las tarde se ponía sobre la cama y se comía los libros, se los bebía, un día de tantos, logró salir de su pueblo, fue a la ciudad de Arcelia y obtuvo un primer lugar dentro de las 8 secundarias técnicas. Después, fue a una competencia regional, quedó en cuarto lugar, luego llegó al estatal, más tarde a la nacional y obtuvo el primer lugar. De tanto estudiar, llegó a la Preparatoria 6 de la UNAM.

5.- Hacerse grande con las críticas. Cuando llegó a la Ciudad de México, muchos lo discriminaban, porque supieron que su abuelo hablaba náhuatl, también por su color de piel, lo llamaban indio Tizoc, pero esas críticas lo hicieron grande, junto con las lecciones de su madre de forjarse al trabajo, al esfuerzo y a la dedicación.

Te invitamos a conocer la historia de Cristobal, una de las más inspiradoras para cualquier persona que quiera iniciar empresa socialmente responsable y ser feliz construyendo nuestros sueños.

El texto que leíste fue colaboración de TEDxCuauhtémoc, un evento planificado de manera local e independiente, bajo licencia TED, con la finalidad de empoderar comunidades, estimular el diálogo a través de experiencias y potenciar organizaciones e individuos emblemáticos. Si quieres saber más no dudes en visitar nuestra página web: http://www.tedxcuauhtemoc.org/ o nuestro Facebook: TEDx Cuauhtémoc.