Emprendedores

¿Negocios chilangos, defeños o capitalinos?

¿Negocios chilangos, defeños o capitalinos?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La Ciudad de México es hoy un estado más de la República. A partir del 30 de enero de este año, el Distrito Federal dejó de existir para dar paso a la Ciudad de México, la capital de nuestro país y el núcleo urbano donde se encuentran centralizadas las oficinas del gobierno, así como los principales centros académicos, económicos, financieros, empresariales y culturales de la sociedad.

Según el Reporte Económico de la Ciudad de México de la Sedeco, en la entidad se ocuparon con un empleo formal 3.6 millones de personas durante 2015. Y el último Censo Económico 2014 del Inegi reportó la existencia de 452,940 negocios. De ellos, el 93.3% es microempresa; y el 50.7% tiene actividad primordialmente comercial.

La nueva Ciudad de México cambiará a fondo para ser una Ciudad-Estado con sus propias reglas, para que en algún momento de su historia sea capaz de auto gobernarse (pocas ciudades en el mundo tienen estas características, e idealmente se transforman aquellas que buscan crecer exponencialmente en materia económica). 

Dentro de las modificaciones, las 16 delegaciones se convirtieron en alcaldías y disfrutarán de la autonomía necesaria para impulsar la economía desde su trinchera, lo cual sumará al Producto Interno Bruto (PIB) del nuevo estado. 

Incluso el Gobierno de la Ciudad de México dio a conocer la primera lista de las personas que colaborarán en la elaboración de una Constitución Política y más adelante se buscarán otras reformas que incentiven su desarrollo. 

Con estos cambios, es normal que los empresarios estén intrigados sobre lo que ocurrirá con sus empresas y/o negocios. Pero quiero ser muy claro en ese aspecto: cambiar una ley no es nada sencillo, más aún cuando pone en juego algo tan importante como la economía de una ciudad clave para Latinoamérica. Por ello, la reforma impulsada por el presidente busca que algunos expertos contribuyan en la elaboración del documento, el cual sería lanzado a corto plazo. Con él, esperaríamos modificaciones a las leyes y reglamentos relativos a las actividades comerciales de la entidad. 

¿Nos afectará como emprendedores y empresarios? Desde luego que no. Ésta no debe ser una distracción que te desvíe de lo que te propones. Al contrario: aprovecha el momento para informarte sobre los temas económicos de tu municipio, participa en las consultas y promueve el emprendimiento en tus círculos sociales. 

Los chilangos, capitalinos o defeños tenemos etiquetas inconfundibles ante los demás mexicanos; hay que quitárnoslas. Basta de soñar sin emprender, es momento de actuar. 

El país que tenemos es el reflejo de lo que hemos delegado a nuestros gobiernos. Sin acciones concretas ni participación ciudadana, el rumbo será incierto aquí y en cualquier lugar. Como he dicho en ocasiones anteriores, es como jugar un partido de futbol en una cancha enlodada cuando está lloviendo: hay que salir a meter goles, porque si en lugar de jugar y hacer lo que nos corresponde nos quejamos de la superficie o de las condiciones climáticas, seguro anotarán los contrarios.

Es simple decisión: podemos hacer política e intentar cambiar las cosas ante el gobierno, o ponernos a trabajar. Hay que ser parte de la solución y no del problema, y formando negocios exitosos, mostrando al mundo nuestras bondades y creatividad, y uniendo nuestras voces con respeto y tolerancia, estoy seguro que lo lograremos. Creo que ésta será la primera etapa de la reestructuración que como país necesitamos urgentemente.