Superar miedos

7 grandes miedos que la gente triunfadora debe superar

El éxito empieza cuando decides creer en ti mismo.
7 grandes miedos que la gente triunfadora debe superar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Si quieres triunfar en la vida, debes superar tus mayores miedos

Algunos temores nos detienen más que otros. Los más fuertes se comportan como camisas de fuerza sobre nuestras habilidades, haciendo que nuestros sueños se vuelvan imposibles. Para ser exitosos, debes “tomar el toro por los cuernos”. 

Aquí hay siete miedos comunes que debes superar para ser exitoso. 

1. El miedo a la crítica 

Muchas personas temen vivir la vida de sus sueños por miedo a lo que otros pensarán. Hace poco recibí una carta de un universitario que me decía: “Mis padres quieren que terminé mi maestría, pero yo ya quiero empezar mi negocio propio”, escribía. “Ellos creen que sería estúpido salirme de la escuela ahora. ¿Qué debo hacer?”. 

Este temor es muy común, pero tomar decisiones importantes basándonos en lo que las personas piensan – incluso tus amigos más cercanos y tu familia – puede debilitar el resto de tu vida.  En lugar de eso, piensa en lo que esas mismas personas dirán cuando alcances el éxito. A este estudiante, mi consejo fue pensar qué dirían sus padres si su negocio se vuelve ganador. ¿Estarían orgullosos de ti? ¿Qué tal si es la mejor decisión que jamás hayas tomado? Bien podría serlo. 

2. Miedo a la pobreza 

Muchas personas están atoradas en el “modo de supervivencia”. 

“Tengo 26 años y estoy atrapado en un cubículo 50 horas a la semana”, un hombre recientemente me escribió. “Pago las cuentas y llevo una vida promedio, pero sé que puedo tener un mejor empleo y alcanzar mi potencial. Estoy cansado de estar aburrido y quiero usar mis talentos. Sin embargo, temo quedarme sin dinero. ¿Qué sugieres que haga?”.  

El miedo a la pobreza puede ser paralizante. Sin embargo, este hombre me expresó en su correo electrónico tener guardados US$10,000, dinero suficiente para subsistir sin empleo por algunos meses en los que decide qué hacer con su vida. Muchas personas se contentan con la mediocridad porque piensan que deben “sobrevivir” en lugar de “prosperar”. 

3. Miedo a la vejez (y a la muerte) 

Hay una cierta edad en la que las personas renuncian a su vida. Benjamín Franklin una vez dijo “Muchas personas mueren a los 25 años pero son enterrados a los 75”. Para algunos individuos, esta muerte metafórica – cuando deciden instalarse en un estilo de vida mediocre – llega incluso antes de los 25 años. Ellos creen que nunca lograrán sus sueños y renuncian por adelantado. 

El miedo a la vejez, por otro lado, llega cuando las personas tienen que hacer un cambio radical de carrera. El esquema de pensamiento a menudo se ve así: “Tengo 46 años. ¿Cómo esperan que aprenda de bienes raíces cuando he estado toda mi vida en el sector salud? Además, tiene que salir todo perfecto, de lo contrario no podré mantener a mi familia”. 

Sin embargo, al final la edad es menos importante que tu confianza en ti mismo. 

4. Miedo al fracaso

Es aquí cuando las personas hacen la temida pregunta “¿Y si…?”, excepto que típicamente está fraseada de forma negativa: “¿Y si no funciona?” “¿Y si fracaso?” “¿Y si no les gusto?”. 

Estas son las preguntas equivocadas. En lugar de pensar en todas las maneras en las que podrías fracasar, ¡concéntrate en todas las maneras en las que podrías triunfar! Incluso si te equivocas o cometes un error, tienes la oportunidad de corregir el rumbo. Debes fallar antes de vencer. Cada maestro fue alguna vez un desastre, así que no dejes de tratar. 

5. Miedo de ofender a otros

Aquí hay algo que alguien me dijo el otro día: 

“Yo no voy a llamar a Recursos Humanos hasta que ellos me busquen con un ofrecimiento de trabajo. Además, podría molestarlos y no quiero que me vean muy necesitado. Solo esperaré en el teléfono. Si no obtengo ese trabajo, entonces no era mi destino tenerlo. Si los llamo, podría arruinar mis oportunidades y no obtener el trabajo”. 

Esta es la forma incorrecta de verlo. Creo firmemente que las personas deben ser audaces en sus actos si desean conquistar sus metas. Muchas personas temen ofender a otra con la auto promoción por miedo a aparecer arrogantes. No obstante, nadie reconocerá tus talentos a menos que se los muestres. 

6. Miedo a quedar en ridículo

Muchas veces vemos nuestros atuendos y decimos “No me voy a poner esto hoy. Me voy a ver tonto. Tal vez otro día”. Pero, ¿por qué no? Muchas veces actuamos como si lo que queremos fuera malo, pero debemos tener más fe en nuestra capacidad de decisión. Necesitamos poner nuestras capacidades a prueba, ya sea que vayamos  dar un discurso, escribir artículos, grabar videos o cualquier otra cosa. 

Millones de las mejores decisiones se hicieron “en caliente”. Personas de todo el mundo en el transcurso de la historia se han desviado de sus planes originales para alcanzar el éxito. Descubre quién eres y cuál es tu estilo.  Muchas veces deberás empezar por descubrir quién no eres. Confía en tu instinto y reconoce que estás tomando las decisiones correctas. Solo te verás ridículo si te quedas congelado. 

7. Miedo al éxito

Muchas veces, las personas temen ser las mejores versiones de sí mismas. Tienen miedo de cómo es su verdadera expresión personal, que es de lo que se trata realmente el éxito. Ven a otras personas y piensan “Yo podría hacerlo también” o “¿Por qué eso no me pasa a mí?” En realidad temen recibir fama, riqueza, reconocimiento y amor. 

A la gran mayoría de nosotros nos enseñaron que nunca podríamos ser exitosos en la vida. Muchas familias operan bajo la creencia de que lograr los sueños no es realista, así que nunca impulsan a sus hijos. Asumen que es imposible porque no lograron ellos mismos. En lugar de adoptar este esquema de pensamiento, cree en que vas a lograr un éxito masivo en el camino.  

Al final del día, todos los miedos anteriores se superan con fe y amor. Si sabes lo que quieres, toma los pasos necesarios para afrontar tus miedos y lograrás más de lo que esperas en la vida, más de lo que obtendrías si dejas que la duda y la incertidumbre te dominen.