Emprendedores

Los 7 pecados capitales de un emprendedor

En el camino del emprendimiento se puede caer en la tentación de anhelar el éxito del prójimo o creer erróneamente que ya se conoce todo.
Los 7 pecados capitales de un emprendedor
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

No existen reglas universales que dicten cómo ser un buen emprendedor. Sin embargo, una mala planeación en la administración y enamorarse ciegamente de una idea, sin aceptar la asesoría de alguien que conozca sobre el manejo adecuado de un negocio, pueden llevar al emprendedor a cometer uno, o más, pecados capitales.

En el largo plazo, la soberbia, la envidia o la pereza le costarán muy caro al emprendedor. En México, sólo 25% de las empresas sobrevive a los dos primeros años de operación, mientras que 90% quiebra durante su primera década de vida, revelan cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los pecados capitales no afectan solamente a los negocios, también la credibilidad de los emprendedores frente a posibles inversionistas que pudieran estar interesados en participar el proyecto.

Para Humberto Vergara, cocreador de Money Kids, un sistema para el desarrollo de inteligencia financiera en los niños, el primer paso que los emprendedores deben de dar es reconocer que no todos tienen la misma probabilidad de lograr el éxito, pues, considera, cada persona posee capacidades diferentes.

"Cuando te avientas al tanque de los tiburones a emprender, debes estar consciente de que muchas cosas pueden salir mal. Por ello, es importante siempre tener una actitud abierta para recibir apoyo. Nadie nace sabiendo todo y menos si se trata de emprender."

Los 7 pecados capitales de un emprendedor

A continuación, el coautor de Cuentos de terror financiero: Perderás el sueño o dormirás tranquilo comparte los siete pecados capitales que pueden llegar a cometer los emprendedores, así como la penitencia que deben cumplir para ser absueltos.

1. Soberbia. En su experiencia al asesorar a pequeñas y medianas empresas (Pymes), Vergara confiesa que la soberbia es uno de los pecados capitales que más cometen los emprendedores, sin importar su edad.

"Hay personas que piensan que no tiene la necesidad de que lo asesoren, incluso cuando los emprendimientos van bien. El peor pensamiento que pueden tener es que nadie les tiene que decir cómo manejar su negocio, pues creen que todo lo saben."

Penitencia: Aprende a ser humilde

"Los emprendedores deben estar dispuestos a reconocer que no lo saben todo. Deben tener apertura para aprender cosas nuevas, ya sea a través de capacitación, libros o conocer la visión de otros emprendedores."

 

2. Avaricia. En ocasiones, el emprendedor olvida cuidar el "árbol" que le está dando "frutos", por enfocarse más en lo que hace el prójimo. 

"En la actualidad, existen muchos emprendedores ricos con empresas pobres. Traen buen coche, hacen viajes innecesarios, siguen de cerca lo que está haciendo su competencia y pierden de vista que lo importante es cuidar el árbol que les ha dado frutos y que se debe nutrir todos los días."

Penitencia: Sé generoso

"Hay que ser siempre agradecidos con lo que se tiene. Es importante cuidar el árbol que da frutos, pues en ocasiones se olvida que la verdadera riqueza son la vida y la familia."

 

3. Envidia. Pensar que no tienes competencia y que tu idea es mejor que las demás.

"Si no tienes competencia significa que aún no has pasado la prueba de ácido del emprendimiento. Cuando tienes a alguien que te compite es porque estás en el camino correcto."

Penitencia: Aprende a reconocer el trabajo de los demás

"Todos tenemos derecho al éxito del emprendimiento. El hecho de que existan otras opciones similares a la tuya ayuda a fortalecer el ecosistema, no lo contrario."

 

4. Ira. El estrés de que las cosas no salgan bien puede impactar en tu vida personal y en el desempeño de tu trabajo.

"A veces el emprendedor no se da cuenta que la impotencia y la competencia que se genera en el manejo del negocio traspasa las barreras de lo profesional y eso, en el largo plazo, puede repercutir en el éxito del negocio."

Penitencia: Mantén la calma.

"Los emprendedores nunca deben perder la perspectiva. La vida, como en los negocios, todo pasa. Hay más cosas, debes alejarte un poco para ver las cosas desde afuera."

 

5. Lujuria. Un problema grave que cometen los emprendedores es que se establecen metas que, muchas veces, no son realistas.

"La pasión para emprender es fundamental, pero si te engolosinas con el dinero y los negocios, estás perdiendo de vista lo verdaderamente importante y sin darte cuenta puedes sacrificar salud, relaciones con la familia y amigos."

Penitencia: Aprende a disfrutar lo que tienes  

"Debes aprender a valorar tus logros. En ocasiones, se desea el fruto prohibido que no se tiene y se dejan de lado los ya cosechados."

 

6. Gula. Es importante no apostar solo a un negocio. En el mundo del emprendimiento siempre hay que arriesgar.

"Algunos emprendedores caen en la tentación de enfocar todos sus esfuerzos en una idea y no diversifican. El riesgo está en que si tu producto o servicio no atiende las necesidades del mercado, tienes que empezar de nueva cuenta."

Penitencia: Haz dieta

"Los emprendedores no deben comer de una sola cosa. Deben tener un equilibrio y poner los activos en otro tipo de negocios que le permitan obtener un beneficio, en caso de que alguno no funcione."

 

7. Pereza. Debes levantarte del sillón para salir a buscar las oportunidades que te permitan construir un buen negocio.

"El deseo sin un plan y estrategia sin consistencia no llevan a grandes cosas. Más que el talento, es la persistencia la que ayuda a alcanzar el éxito."

Penitencia: Levántate y anda a emprender

"Si eres lo suficientemente perseverante, seguro te convertirás en el mejor. Los buenos negocios no se construyen de la noche a la mañana, requieren disciplina, dedicación y tiempo."