Ecommerce

E-Commerce para lo intangible

¿No sabes cómo convencer a una persona de adquirir algo que no puede ver? Te damos algunos tips.
E-Commerce para lo intangible
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

A poco más de dos décadas del auge de lo que hoy conocemos como internet, las personas hemos aprendido a automatizar procesos que antes tomaban mucho tiempo, desde escribir una carta sin errores, enviar mensajes en tan solo segundos hasta la posibilidad de comprar cualquier cosa en línea, sí, cualquier cosa.

Aún hay personas que son escépticas ante el comercio electrónico, ya que prefieren tocar y probar productos para convencerse de comprarlos. Entonces ¿qué sucede cuando nuestro producto no es tangible? ¿Cómo convenzo a una persona de adquirir algo que no puede ver, sentir o contar hasta después de comprarlo?

Tan solo en México el 75% de los internautas afirma haber comprado en línea en el primer trimestre del año; dentro de estas compras principales destacan: pasajes terrestres y aéreos, entradas para espectáculos o cines y operaciones bancarias.

Los emprendedores actuales apuestan por el e-Commerce porque los costos operativos son menores y desarrollar un negocio en línea no es tan complicado y costoso como uno físico y podría ser mucho más rentable. Hoy en día podemos satisfacer cualquier tipo de necesidad mediante un portal web. Organizar una fiesta, adquirir asesoría jurídica, contable e incluso psicológica.

La clave del éxito de un e-Commerce no está en el producto o servicio como tal, sino en la manera de venderlo. Aquí te dejo 3 básicos que no puedes dejar pasar al momento de abrir tu tienda en línea.

1. Personalización. Al tratarse de un servicio, en algunos casos “hecho a la medida” el usuario necesita sentir la exclusividad y atención que lo haga sentir especial y único, de otra manera no te ganarás su confianza. Un chat en línea desde tu tienda, hablarle siempre por su nombre y darle la posibilidad de opinar sobre tu servicio es indispensable para conquistar al consumidor.

2. M-Commerce. Las ventas en línea desde dispositivos móviles ya superó a la computadora de escritorio y/o laptop. Tu tienda en línea debe ser responsiva, concreta y lo más fácil de usar. Entre menos clicks tenga que dar el usuario para finalizar su compra mejor. 

3. La entrega. Especialmente cuando se trata de la compra de servicios, el usuario tiende a tener más temor de fraude puesto que no hay certeza de lo que le espera, más aún si es la primera vez que compra.

Es muy importante que la entrega sea lo más pronto posible y siempre haya comunicación con el usuario desde el momento de compra, el estatus de su envío y una entrega satisfactoria con el mejor trato.

Para finalizar, recuerda ponerte siempre en los zapatos del consumidor y realízate varias preguntas. ¿Si yo fuera un cliente, compraría mi servicio? ¿Qué necesito de una marca para confiar en ella? Sea comercio tradicional o electrónico, el cliente siempre tiene la razón.

Artículo escrito por: Micko Arteaga.