Marketing digital

Los 7 mitos del video online

Este formato es uno de los contenidos digitales más consumido por los internautas. ¿Estás aprovechando su valor publicitario?
Los 7 mitos del video online
Crédito: Depositphotos.com

Ya nada puede revertir la tendencia, México es un país cada vez más conectado y 68 millones de internautas lo demuestran. A ellos les gusta hacer de todo en la red, navegar, trabajar, investigar, interactuar y, sobretodo, divertirse, y es en medio de todas estas actividades que está presente un formato de contenido muy popular: el video online.

De acuerdo con datos del estudio “Video in Latam”, elaborado por IMS Internet Media Services, tan sólo en la región de Latinoamérica, existen 119 millones de personas que gustan de prácticamente diario de consumir videos digitales, y de las cuales 22 millones son exclusivamente mexicanos.

Todos ellos pasan a la semana en promedio 13.2 horas observando en la web contenidos de este tipo, siendo sus principales impulsores los millennials, con un 55% del total de las vistas.

Oportunidad dorada

El video en internet no trajo únicamente consigo la oportunidad de disfrutar de contenidos, sino también una chance importante a las marcas para atacar a un segmento de la población al que ya no estaban llegando por la separación que desde hace un tiempo tiene la gente de medios tradicionales como la televisión.

Y a los usuarios parece no disgustarles. De acuerdo con la asociación IAB México, un 47% de los internautas de nuestro país están dispuestos a prestar atención a contenidos publicitarios que se desplieguen ante ellos mientras ven contenidos en video.

“Las marcas tienen ante sí una oportunidad muy grande con el tema del auge del video online, ya que si lo saben manejar pueden empezar a construir una interacción muy fuerte con una audiencia que crece a pasos agigantados en internet, más de 60 millones de mexicanos ya están ahí y el número se seguirá disparando”, comenta para Alto Nivel Gabriel Richaud, Director General de IAB México.

Su posición la comparte Diego Álvarez, Director General de Plataforma, quien señala que si las marcas quieren seguir teniendo relevancia ante su audiencia, necesitan empezar a valorar alternativas como la del video online.

Cuidado con los mitos

Es importante que las marcas traten de afrontar este salto con la mayor responsabilidad posible, asegura Jorge Alor, Content & Creative Officer de BNN, quien señala que en muchos casos las marcas se dejan llevar por el momento o la presión digital y terminan por dar pasos que para nada son efectivos.

“A muchas marcas las he visto intentar saltar al mundo online pensando que es prácticamente la misma esencia que en los medios tradicionales, sin embargo, la estrategia se vuelve mucho más complicada por la cantidad de canales que existen y la pulverización que trae consigo internet”, detalla.

Es por esta razón que los tres especialistas, Richaud, Álvarez y Alor, sugieren a las marcas tener cuidado con una serie de mitos que usualmente envuelven a la práctica del video digital:

1. El video online no es sólo para adolescentes

De acuerdo con los expertos muchas marcas suelen pensar que el video online es únicamente una herramienta que sirve para conectar con adolescentes o jóvenes, sin embargo, las cosas no son así, ya que si bien los millennials son los principales fanáticos, el crecimiento de los smartphones está llevando cada vez a más generaciones a disfrutarlo durante distintos momentos de su día a día.

2. El desarrollo de video online no es algo “barato”

Diego Álvarez pide a las marcas dejar de pensar que crear video online es algo barato. Si bien su costo sí puede ser menor al precio por los 30 segundos que usualmente pagaban a la televisión, la diversidad de canales que existen en internet y la manera en que se relacionan con ellos las personas ha obligado a las compañías a seguir invirtiendo fuerte en el tema.

3. No se trata de replicar el comercial de TV

Uno de los errores que más comúnmente tienen las marcas es pensar que en sus campañas publicitarias de video online es valido replicar el mismo comercial que transmiten para la televisión, algo que de nada les funcionará ya que en internet las personas buscan publicidad relevante que se adapte a cada una de sus necesidades y gustos, por lo que lo ideal es la personalización.

4. Una plataforma para cada contenido

Por otro lado, está el hecho de que las marcas no suelen comprender que necesitan ubicar muy bien en qué plataforma está su target. No se trata de que intenten abarcar todas los espacios de interacción que existen en internet, eso definitivamente sería algo muy complicado, sino más bien su objetivo es encontrar a su audiencia y crear contenido específico y detallado para el canal en el que se encuentran.

5. No sólo se trata de subir el video y ya

Jorge Alor pide también a las marcas no olvidarse de mantener un chequeo sobre lo que está sucediendo con las campañas en video que concretan. Esto les servirá para registrar cuál es el comportamiento que tiene su target y cómo pueden hacer para que la conexión entre ambos pueda seguir mejorando. El especialista señala que la capacidad de reacción de las marcas debe siempre ser total.

6. El video online es parte de una estrategia integral

Diego Álvarez considera que para que funcionen las campañas de video online de las marcas, estas deben de formar parte de la estrategia total de comunicación de la compañía, con sus mismos objetivos y alcances. Muchas empresas siguen pensando que se pueden separar las áreas que existen dentro de los espacios de comunicación y marketing, pero esto debe de dejar de hacerse cuanto antes.

7. Tener muchas vistas no es sinónimo de éxito

Finalmente, los especialistas sostienen que no porque un video alcance 14 millones de vistas en la red significa que se ha conseguido el éxito, sino que es pertinente que establezcan métricas para encontrar cuál es la relación que tienen los resultados que está teniendo la marca con la campaña de video online que crearon. Es importante valorar toda la interacción que alcance la publicidad con la audiencia.

Escrito originalmente para Alto Nivel.