Uber

Purple, Uber y Airbnb: redefiniendo viejas industrias

Descubre con estos tres ejemplos lo que significa ser una compañía disruptiva.
Purple, Uber y Airbnb: redefiniendo viejas industrias
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Aunque la mayoría de las industrias tradicionales en EE.UU son aburridas, hay compañías que siguen haciendo negocios con éstas porque no tienen otra alternativa. Pero, ¿qué pasa cuando entra al juego una empresa nueva con ideas modernas? Todo cambia.

La palabra “disrupción” ha sido mal empleada por los emprendedores ya que a lo largo de los años, se ha confundido disrupción con innovación y aunque es cierto que ambas tienen que ver, no significan lo mismo.

Mientras la disrupción modifica una industria por completo al ofrecerle a los clientes algo que no existía, la innovación hace que el valor existente se venda más barato o rápido. ¿Ves la diferencia?

De acuerdo con Clay Christensen, autor y profesor de Harvard Business School, hay dos grandes tipos de disrupción: New Market Disruption y Low end disruption.

El emprendedor Andy Rachelf concuerda con el punto de vista de Christensen diciendo que:

"En la disrupción de un nuevo mercado, aquellos clientes que no han sido atendidos no lo han sido precisamente porque atenderlos sería poco rentable dado al modelo de negocio. En una compañía poco disruptiva son los clientes que se alejan los que no generan ganancias, así que las empresas grandes están felices de perderlos."

Aún así, una disrupción termina siempre beneficiando a ambas partes: a los clientes y nuevos negocios.

Al final de cuentas las empresas disruptivas tienen lugar en el mercado siempre. Unos son más ruidosos que otros, pero todos terminan haciendo un gran impacto.

Gracias a la omnipresencia del internet, la economía y proliferación de las nuevas tecnologías estamos experimentando más disrupción de lo normal.

A continuación tres casos de estudio y algunas características que pudieron haberlos hecho exitosos.

1. Purple

Cuando te pones a pensar en la industria del colchón, ésta ha jugado un rol seguro. Clientes generalmente van a una tienda, sienten uno que otro colchón, escogen el que sienten mejor y lo compran.

Fuera del crecimiento de Tempuur- Pedic a inicios de los 2000 no ha habido mucho cambio hasta que llegó Purple.

Tony y Terry Pearce, los hermanos detrás de Purple, han revolucionado esta industria diseñando un colchón con alta tecnología que combina lo mejor de los dos mundos: es suave y a la vez es lo suficientemente firme para proporcionar una alineación espinal correcta a un precio accesible.

En lugar de licenciar sus colchones tecnológicos a manufactureros o tiendas, Purple eligió tratar con consumidores de manera directa eliminando así los costos asociados con regalías, ganancias de la fabricante, marcas de distribuidor y comisiones de ventas.

Además, los consumidores pueden comprar un colchón y probarlo por 100 noches y si no les gusta existe un reembolso y la pieza se recoge.

El vender un colchón en línea es algo que ninguna otra industria había pensado y gracias a los bajos precios y a la garantía de poder tener de vuelta el dinero, Purple dejó atrás cualquier tabú.

Aunque todavía es muy temprano para decir qué es lo que pasará con esta industria, parece ser que habrá buenos resultados.

2. Uber

Todos habíamos estado acostumbrados a los taxis “normales” hasta que esta empresa llegó a revolucionar la manera de pedir uno. Como ya sabrás Uber es un servicio que te permite pedir un taxi a través de un botón.

Los choferes son personas que utilizan su propio coche para que se les pague un porcentaje de la propina. 

Uber hizo disrupción en la industria ofreciendo algo más barato, fácil y moderno ya que esta empresa brinda lo opuesto a esperar un taxi en la banqueta mientras encuentras un par de monedas.

Y bueno, si puedes cambiar todo eso y hacerlo más barato para tu consumidor, las oportunidades de ser exitoso crecen dramáticamente.

3. Airbnb

Este es un servicio que permite a los dueños rentar sus casas y departamento a bajos precios. Esta plataforma online  pone un poco en aprietos a la industria hotelera y además este es un gran ejemplo de cómo el internet afecta el balance del poder.

Dependiendo a quien le preguntes, Airbnb está valuado en donde sea de 10 mil millones a 25.5 millones de dólares. Esto indica que los cofundadores Joe Gebbia, Brian Chesku y Nathan Blecharczyk están haciendo las cosas bien.

Cuando ves a Airbnb y a Uber está claro que las empresas disruptivas están enfocándose en un aspecto social en cuanto al consumismo ya que el consumidor ve más atractivo comprarle un producto o servicio una persona que a una compañía enorme.

Airbnb cumple con esto conectado a las personas y esto fue lo que hizo que la compañía creciera tan rápido

Incrementar la calidad del producto y bajar los precios siempre serán oportunidades viables para entrar a un mercado existente y tener éxito.

Así que ya sabes, si tu lo que quieres es crear una marca enorme, la disrupción necesita ser tu meta principal.