Contratación

¡Ojo! 5 señales que te indican que has contratado a una víctima

Esta clase de personas son nocivas para los ambientes laborales, ya que siempre buscarán culpar a alguien más de sus errores.
¡Ojo! 5 señales que te indican que has contratado a una víctima
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Todos los hemos encontrado. Cada jefe compañero y subordinado está maquinando para asegurar su desaparición. Los contratiempos no son su culpa. Se trata de una víctima.

Las víctimas son bastante malas en nuestra vida personal, pero pueden ser especialmente desastrosas en un inicio, porque la cultura de una pequeña empresa puede ser desproporcionadamente envenenada por una sola mala contratación.

El juego de la culpa

Algunas personas son muy felices de ser infelices. Los consejeros matrimoniales aconsejan a los jóvenes amantes nunca casarse con alguien con la intención de cambiarlas. Sigue este consejo en la contratación.

 A lo largo de su vida (personal, profesional y de otro tipo), este tipo de gente no son capaces de internalizar la responsabilidad de sus acciones. Cada vez que algo va mal en sus carreras, siempre es "culpa" de otra persona; invariablemente, alguien está "en contra de ellos".

Evidentemente, es posible que cualquiera pueda convertirse en ocasiones envuelto en una mala situación del empleo. Casi todo el mundo en algún momento de su carrera profesional lo ha tratado mal de alguna manera.

Una persona normal es ocasionalmente desairada por un empleador. Pero las víctimas perpetuamente perciben tales desaires.

En tales casos, estas personas, ya sea en repetidas ocasiones ejercieron un mal juicio que les llevó a aceptar puestos de trabajo en ambientes insalubres; o (más probablemente) que carecen de la conciencia de sí mismo para aceptar y compartir la responsabilidad de sus reveses de carrera. De cualquier manera, no quieren que su mala suerte juicio / mala vea contaminado a su equipo.

Los empleados víctimas son bastante fáciles de identificar durante el proceso de contratación, si tú estás en sintonía con los signos más comunes.

1. Exteriorizan fracaso

Las nuevas empresas sanas tienen una cultura de rendición de cuentas. Pero las víctimas no estarían de acuerdo que pueden ser considerados responsables, debido a su desgracia no es culpa de ellos. Siempre hay algún otro factor responsable de sus fracasos. Esta mentalidad limita su capacidad de aprender de sus errores y de fomentar una cultura de señalar con el dedo y la culpa.

Los empleados eficaces internalizan sus fracasos y contratiempos. Honestamente evaluar lo que salió mal con el fin de evitar errores similares en el futuro. Por ejemplo, si una venta se pierde, los empleados conscientes de sí mismos examinan lo que podría haber hecho de otra manera durante el proceso de venta.

Banderas rojas: “Nunca me dieron los recursos que necesitaba para tener éxito”, o “Mi equipo era débil. Nunca podría contratar a gente buena porque mi jefe no estaba dispuesto a pagar los salarios de mercado” y “Los fundadores no pudieron conseguir el capital que necesitaba para ejecutar mis planes estratégicos”.

2. Éxito individual

Para las víctimas, el éxito no tiene “100 padres”. Más bien, es el resultado de su intelecto y el trabajo duro.

Las víctimas sobrevaloran sus contribuciones y exageran el grado de su participación en iniciativas de éxito. Pocos éxitos se logran por una sola persona. Los candidatos conscientes de sí mismos reconocen libremente las contribuciones de sus compañeros de equipo, jefes y otras partes interesadas.

Banderas rojas: El uso frecuente de “yo” en lugar de “nosotros”. Declaraciones como: “Yo genero 53% de las ventas de la compañía”, o “Mis ofertas mantienen a flote la empresa”.

3. Sus compañeros y él

Las víctimas describen a sus compañeros de trabajo anteriores como si ellos mismos no eran miembros de la organización, y hacen uso de pronombres como “ellos”.

Banderas rojas: “Traté de decirles que su mercado objetivo no tiene sentido, pero no me escucharon”.

4. Todo el mundo es “ni idea”

Las víctimas son la única fuente de sabiduría en su universo. Los compañeros de trabajo no tienen ni idea, ya que no tienen en cuenta la brillantez de la víctima.

Banderas rojas: “Mi jefe no sabía lo que estaba haciendo. Ella estaba totalmente desorientado”, o “El director general y los inversionistas no tienen ni idea, a pesar de mis repetidas advertencias de que su estrategia no funcionaría”.

5. El pasado es prólogo

Las víctimas perpetuas a menudo buscan retribución por sus injusticias imaginarias a través de terceros, tales como agencias gubernamentales y los tribunales. Afortunadamente, la falta de conciencia de sí mismos de la típica víctima hace que sea relativamente fácil de determinar si él o ella previamente presentó una demanda contra un empleador anterior. Solo pregunta.

El gobierno y los tribunales desempeñan un papel importante en el equilibrio de los derechos de trabajadores y empleadores. Por lo tanto, el simple hecho de que un candidato previamente se ha visto envuelto en un problema laboral no debe de hecho le descalifica para un nuevo examen. De hecho, es ilegal no ofrecer empleo a alguien únicamente sobre la base de una demanda de empleo previo.

Banderas rojas: Entender los hechos generales detrás de cualquier arbitraje previo, disputa gubernamental o legal en el que el candidato se ha visto envuelta.

6. Las víctimas aman la compañía

Esta clase de empleados son infelices y por lo tanto venenosos para su cultura. Si no se controla, su virulencia puede conducir a un “nosotros contra ellos”, brecha que impactará en la productividad y la moral de tu organización.

Se puede sentir empatía al entrevistar a una víctima, pero nunca permitir que sus emociones para dar como resultado una mala contratación. Una vez que una víctima, siempre una víctima. No importa la cantidad de apoyo o el elogio del montón en que estas personas, que no va a cambiar.