Marketing digital

7 pasos para construir una imagen online para tu negocio

¿Alguna has buscado tu nombre o el de tu empresa en Google? Te podrías llevar grandes sorpresas...
7 pasos para construir una imagen online para tu negocio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Alguna has buscado tu nombre o el de tu negocio en Google? En algunos casos, te podrías llevar grandes sorpresas, desde quejas de algún cliente insatisfecho hasta tus mensajes de amor de la secundaria.

Pero, ¿qué pasaría si no encuentras nada? ¡Absolutamente nada malo!... por ahora, ya que tienes una gran oportunidad de construir una imagen positiva que venda, atraiga clientes y te consiga proyectos e ingresos.

Ya en otros posts de Entrepreneur se ha abordado el tema de branding personal y la manera en que redes sociales o plataformas online contribuyen a crear una marca fuerte. En el largo plazo, todo lo que publicamos en la web, desde tuits hasta comentarios en algún sitio forman parte de un todo: tu imagen online.

Esto constituye una reputación en línea que puede jugar tanto a favor como en contra de ti y de tu negocio. Un comentario inapropiado o alguna broma de hace años podría regresar como fantasma, sin embargo, es una gran oportunidad para poner las cosas a tu favor.

¿Cómo poner los medios online al servicio de tu imagen personal o de tu empresa? Estos son los siete pasos a tomar en cuenta:

1. Analízate

Búscate en Google, en redes sociales y lee lo último que has publicado (el último mes servirá). ¿Qué tipo de mensajes se repiten?¿Comunican algo positivo o negativo? ¿Tiene alguna relación con el giro de tu negocio o tu carrera profesional?

Esto te permitirá tener una idea de lo que estás comunicando al exterior y detectar la forma en que los demás te perciben. Podrías complementarlo preguntándole a tus contactos que te definan en una palabra para tener una retroalimentación más directa.

2. Plantea metas

Una vez detectado lo que estás dando a conocer al mundo, es hora de poner los medios online a tu favor. Para ello debes plantearte objetivos y metas: qué quieres lograr y de qué forma.

¿Conseguir clientes? ¿Aumentar ventas? ¿Mejorar el servicio a tu base de clientes existentes? ¿Que te perciban como alguien honesto y confiable? ¿Atraer prospectos a tu página? Tú defines tus objetivos y a partir de ahí es donde tu presencia online debe trabajar a tu favor.

3. Elige tus medios

Escucharás a muchos “gurús” y especialistas decir que tienes que tener presencia en todas las redes sociales y publicar cada cierta hora, pero al cabo de unas semanas verás que tener tal nivel de presencia es agotador, sobre todo si no tienes a un community manager o a un equipo que te lleve las redes. Lo curioso es que todos te dicen que debes estar en redes sociales pero nadie te dice a ciencia cierta para qué.

Cada red cumple un objetivo y de acuerdo a tu estilo de usar las redes, te será más fácil usar una u otra. Tal vez puedas usar con facilidad Facebook o Twitter por costumbre y esas pueden ser tus redes principales, o ir a un público joven y usar Snapchat, ser un fotógrafo o diseñador que quiera dar a conocer su catálogo a través de Instagram o Pinterest o incluso dar una salida a tu lado cómico a través de YouTube. LinkedIn puede ser una buena red para comunicar tu lado profesional. Elige una red que te sea cómoda o que vaya dirigida a tu público y úsala.

4. Crea valor

Algunos estudios señalan que estamos expuestos a alrededor de 3 mil impactos publicitarios diariamente. Esto supone alrededor de un millón al año. Si quieres sobresalir entre el mar de contenido que nos bombardea todos los días, debes crear contenido que aporte algo a quien te lee.

Ya sea un escrito breve en tu blog, un video de 15 segundos sobre lo que hacen en tu negocio, el testimonial de un cliente satisfecho en YouTube, una imágen para explicarle a tus clientes de Facebook la manera en que tus productos mejoran su vida e incluso una transmisión en vivo de tu inauguración vía Periscope ayuda a que la gente te perciba como algo más que una empresa. Conecta con el lado humano de tu negocio.

5. No descuides las redes

Sabemos que con el trabajo diario puede ser agotador y al final del día lo que menos quieres hacer es meterte a ver qué publicar en redes. No se trata de publicar cada media hora, se trata de que el contenido sea bueno.

Para vencer aquel cansancio, es mejor establecer un calendario de temas que quieras publicar en la semana. Algunas herramientas como Hootsuite te permiten programar tus publicaciones para quitarte de preocupaciones. Recuerda también revisar las respuestas a lo que publicas y contestar de manera educada y oportuna.

6. Integra tus credenciales online y offline

Aquella frontera que divide lo que hacemos en Internet y nuestra “vida real” está condenada a desaparecer. Las redes sociales, blogs y página web se convierten en extensiones de tu imagen offline y la complementan para que amigos, familiares, clientes y contactos de negocio conozcan más sobre ti y tu empresa.

De acuerdo a cada caso, puedes incluir tus redes sociales en tus tarjetas de presentación e incluso en la firma de correo electrónico, ya que no solamente son medios de contacto, sino para muchos clientes son un canal de comunicación en tiempo real para aclarar dudas y solucionar quejas tan importante como el teléfono y correo electrónico.

7. Familiarízate con la "Netiqueta"

También conocida como “Etiqueta online”, se refiere al código de conducta que permite interacciones respetuosas entre los usuarios de la red, evita discusiones y ayuda a prevenir una posible crisis por mensajes hostiles.

Una de las reglas más comunes de la Netiqueta es no publicar nada que no puedas decir en persona. Eso te ahorra muchos problemas tanto a nivel personal como profesional. Es común que la gente afirme que al ser suyas las redes, puede poner lo que quiera sin pensar en las consecuencias de ello, ya que al ser público, puede ser consultado por una gran cantidad de personas, incluyendo trolls.

Así, siguiendo estos siete pasos básicos, puedes echar a andar un plan para que tus medios online pasen de ser meros canales de entretenimiento a convertirse en auténticos canales de promoción. Por supuesto, cada combinación de redes tiene que ir acorde y ser congruente con tu negocio, por lo que siempre es recomendable familiarizarse con cada red antes de lanzarse a hacerlo a nivel profesional.