Consultoría

Tu amiga, la soledad

"Cuando aprendas a estar en paz conmigo, las personas correctas llegarán a tu vida".
Tu amiga, la soledad
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La alarma irrumpe en tu ultimo sueño. Te levantas y empieza tu día.

Piensas en ponerte el mismo aburrido traje de siempre y el vestido que jamás has usado te echa un ojo, empiezas con los “peros”: "pero no es viernes, pero es para una ocasión especial, pero es para cuando tenga una cita…" –Nada, nada ¡Póntelo!–.

Eso te anima un poco y tomamos el primer café de la mañana, me encanta ese primer café, ¡lo disfrutamos tanto!

De camino al trabajo es cuando más platicamos, me gusta mucho escuchar tus pensamientos, desde lo más profundo hasta lo más insignificante. Tienes una mente extraordinaria, eres una persona increíble y me encanta que te des cuenta de ello, aunque después se te olvide, no sé por qué.

Estando en el trabajo me impresionas, te escucho, te veo y de verdad que no sé como logras hacer todas esas cosas, tu capacidad es asombrosa. Te olvidas de todo, hasta de mí, y eso está muy bien. Te veo desde lejos, a veces son días buenos, otros no tanto, pero siempre sales adelante.

Terminas el día, no hay mensajes, no hay llamadas, no hay nadie más que yo, te abrazo y nos vamos a casa.

De camino pensamos qué hacer el fin de semana; –la pasamos tan bien–, reconoces. Sé que a veces quisieras que las cosas fueran diferentes, que alguien escuchara todas tus teorías, planes y proyectos, que supiera todo lo que te emociona o te conmueve, que estuviera contigo al final del día, que te sostuviera cuando te enfrentas tantas cosas que son nuevas para ti, que te dijera que todo va estar bien… Pero de nuevo, sólo estoy yo.

No siempre es fácil, lo sé, convivir es siempre aprender, y convivir conmigo siempre es especial. Ciertamente los humanos son seres en sociedad, pero cuando están en soledad aprenden a estar con la persona más importante en su vida, ellos mismos; y es maravilloso lo que llegan a comprender, ya que todo parte de su interior. Son seres únicos en todo el universo, con un gran propósito cada uno, cuando llegan a mí, mi función es guiarlos, si pudieran verse como yo los veo, si comprendieran esa grandeza, mi trabajo sería mucho más fácil, pero no, no lo es.

Muchos me odian, me detestan, huyen de mí y eso a veces resulta un desastre, ya que terminan en compañía de otras personas que tampoco me soportan y esa es la fórmula del caos.

Lo más importante es que dejes de verme a mí, que veas más allá, porque si logras ver a través de mí, te vas a encontrar con una persona increíble que va cambiar toda tu vida: Tú.

Cuando aprendas a estar en paz conmigo, contigo, las personas correctas llegarán a tu vida. Terminarán esas ansias de un mensaje, de una llamada, de que alguien haga eco de todos tus planes. Terminará el miedo. No, no me mal entiendas, no tengo nada en contra de que encuentres un compañero, un cómplice, lo que espero es que te sientas bien y feliz sola o en compañía, que no sea una necesidad, sino un placer.

Sabes que yo estaré contigo siempre que lo necesites y que cada encuentro será una nueva experiencia de crecimiento.

Sólo quiero pedirte algo: no huyas de mí, no quiero herirte, sólo quiero que cada vez que nos encontremos te descubras con mis ojos maravillados de ti.

Artículo escrito por Cynthia Aguilar anteriormente publicado en Victoria 147.

Victoria 147 es una organización sin fines de lucro que busca redefinir el concepto de la mujer actual, al inspirar a más mujeres a través de la promoción de casos de éxito, artículos, estudios de interés y programas especiales para emprendedoras y ejecutivas. Buscamos despertar la conciencia de la sociedad y empoderar a la mujer en temas de equidad y negocios. Somos la organización experta en mujeres más grande del país y la primera aceleradora (en su tipo) certificada por el INADEM.