Endomarketing

5 errores que impiden la práctica del endomarketing

Existe un área de la mercadotecnia que solo las grandes empresas emplean y que bien las Pymes deberían de considerar. ¡Aprovéchala!
5 errores que impiden la práctica del endomarketing
Crédito: Depositphotos.com

Existe un área de la mercadotecnia que solo las grandes empresas emplean y que bien las Pymes deberían de considerar si es que quieren comenzar a subir los escalones del éxito y destacar en el mundo corporativo.

El endomarketing es una estrategia de ventas internas en la empresa que no se enfoca en vender “algo” sino en captar a los empleados como clientes y fidelizarlos dentro de la cultura e identidad de la empresa.

¿Cómo puede beneficiar la practica del endomarketing a las empresas?

Existen varias razones de las cuales solo voy a nombrar las que más beneficios aportan a la organización: motivación del personal, aprovechamiento y retención del talento, así como crecimiento interno del núcleo corporativo.

Esto significa que el crecimiento de la empresa comienza de forma interna ya que ésta hace crecer a las personas dentro del núcleo empresarial y al mismo tiempo las personas hacen que crezca.

Si bien la práctica del endomarketing puede brindar muchos beneficios a las empresas y los empleados de la misma, es una actividad que no se lleva acabo, por lo que encontramos 5 errores comunes que impiden que las empresas la desarrollen.

1. Falta de participación de los directores dentro de la empresa

No nos referimos a su desempeño dentro de las actividades directivas y/o gerenciales, sino a su presencia en los niveles de menos jerarquía. En muchas ocasiones el personal de las empresas solamente conoce a quien funge como el jefe de su departamento. No se puede involucrar de forma seria a los empleados si existe una barrera entre líderes o carencia de los mismos.

2. Carencia de alineación entre los objetivos y el plan de negocios

Es una situación que por desgracia es bastante común y que en algún punto del desarrollo del plan de negocios se pierde. Recordemos que los objetivos solamente serán cumplidos con la participación del personal que conforma nuestra empresa; no basta con plasmarlos por escrito, se deben de evangelizar y comunicar.

3. Pensar en resultados inmediatos y no en impactos a largo plazo

Otro error común es pensar que toda acción debe retribuir resultados inmediatos. La realidad es que todas las acciones tienen un efecto rápido, pero el verdadero impacto solo puede medirse con el paso del tiempo y las experiencias adquiridas.

4. Evaluación y seguimiento a estrategias y personal

Una parte esencial es la evaluación constante y el seguimiento de las estrategias, pero no debemos olvidar al personal que las ejecuta, ya que es probable que detectemos nuevas oportunidades si damos seguimiento a los responsables de las ejecuciones, anticipando futuras complicaciones.

5. Manejo prudente de la comunicación interna

Saturar de información a las personas (en cualquier campo) sin duda hace que la comunicación pierda impacto. En el caso contrario, un mensaje importante puede pasar desapercibido desaprovechando la oportunidad de que el personal “se sienta parte de” ya sean logros, certificaciones, identidad, etc.

La comunicación siempre tiene que ser prudente y los mensajes deben de contar con la prioridad y la importancia correspondiente.

Somos los directivos de empresas, los encargados del crecimiento y permanencia de las mismas en la sociedad, pero al mismo tiempo, también somos responsables de las personas que se encuentran en dentro de ellas, así como de las que salen.

Al final de cuentas, estas personas se convertirán en portavoz de nuestra cultura, identidad y crecimiento como empresa y seres humanos.