Mujeres emprendedoras

Síndrome de la eterna Cenicienta

¿Quién dijo que ser princesa va en contra de seguir tus sueños y emprender?
Síndrome de la eterna Cenicienta
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Desde niñas hemos sido bombardeadas con la imagen de la frágil princesa que no puede valerse por su cuenta, sin mucha iniciativa y víctima de malvadas madrastras, brujas y hechizos hasta que su “Príncipe Azul” la rescata y por fin pareciera que puede tomar el rumbo de su vida, ser libre y feliz para siempre (obvio sólo si es a lado del príncipe).

Estas historias nos persiguen toda la vida, ¿no me creen? Sólo basta darle una mirada superficial a la controvertida protagonista de “50 shades of Grey”. Anastasia, aunque pareciera una mujer fuerte que toma sus propias decisiones, no es más que una princesa sin autoestima que hace que su vida gire entorno a lo que Grey decide.

Ojo, no estamos en contra de estas historias y no pretendemos hacer un ensayo de si son buena o mala influencia, lo que buscamos es que vean que ya sea en la literatura o en la caricatura, la imagen de la mujer sigue pintándose de la misma manera, siempre dependiente y en ocasiones temerosa de tomar decisiones.

Como organismo que busca potenciar a las mujeres que trabajan, en Victoria 147 a través de nuestra plataforma de aceleración y networking nos hemos dado a la tarea de buscar con nuestros expertos y entre nuestras mujeres emprendedoras los ingredientes, por así decirlo, que ayudarán a las mujeres de negocios a fortalecer su liderazgo y mejorar su toma de decisiones con el fin de que crezcan sus emprendimientos o bien se atrevan a dar ese paso y poner su propio negocio y así romper de una vez el “síndrome de la eterna Cenicienta”.

Al ser emprendedora, tarde o temprano estarás frente a un equipo de trabajo al que deberás contagiar por tu pasión, transmitir la misión y objetivos de tu empresa para que se sientan involucrados y todos hablen el mismo idioma para alcanzar las metas planteadas para ese año. Pero ¿qué pasa cuando no logras creerte el rol de jefa? A continuación te compartimos algunos consejos para que ser la cabeza del equipo no sea un martirio y fortalezcas tu liderazgo.

1. La delgada línea entre la amiga y la jefa
Ser amigo de los miembros de tu equipo es bueno pues crea lazos de confianza, pero pretender que sólo eres eso y no la jefa, a largo plazo puede causarte problemas de autoridad y resultados deficientes. Es bueno que seas su amiga, pero no olvides que tú estás al mando.

2. Hacerte de la “vista gorda”
Pareciera una habilidad que se desarrolla con el tiempo, pero ignorar lo que sucede con tu equipo de manera personal o laboral está mal. No digo que corras de todos los problemas a tu gente pero sí es bueno que sepas qué está pasando con ellos, pues su estado emocional afectará el cumplimiento de los objetivos. Cuando se trate de problemas personales, no tienes que tomar el rol de “paño de lágrimas”, pero si puedes escuchar y recomendar alguna vez o bien darle el día para que solucione su conflicto.

Sin embargo, cuando se trata de problemas entre los miembros del equipo es importante que enfrentes la situación (viendo ambas partes) para tomar decisiones. En caso que sea una molestia entre tú y alguien de tu equipo recomendamos que hables, lo retroalimentes y aclaren las cosas. “Hacerte de la vista gorda” solo terminará en una empresa disfuncional y empleados descontentos.

3. Consenso vs. decisión
Se dice por ahí que no puedes darle gusto a todos pero, como jefe, sí puedes escuchar las opiniones de tu equipo para después tomar una decisión y compartirla con tu gente. Con esto lograrás que se sientan involucrados y tomados en cuenta, los motivarás a trabajar con entusiasmo y aceptar más fácil la decisión.

Es válido preguntar a tu equipo qué opina o qué haría en tu lugar cuando se trata de tomar una decisión difícil, pedir ayuda no te hará menos. Al contrario, puedes sorprenderte con la visión o respuesta de alguno de tu equipo o amigos.

Finalmente, si alguna vez sientes la necesidad de convertirte en una princesa por un día, ojalá consideres ser Pocahontas cuando canta Colors of the wind para dar su punto de vista sobre la actitud de John Smith, Rapunzel cuando finalmente toma la decisión de seguir su sueño o Elsa mientras canta Let it go y deja muy claro que ya no quiere seguir viviendo con ataduras y ocultar quien verdaderamente es y toma el rumbo de su vida.

En pocas palabras queremos que te atrevas, que el miedo no te detenga y vivas realmente tu sueño, tu pasión, tu emprendimiento.

Artículo anteriormente publicado en Victoria 147.

Victoria 147 es una organización sin fines de lucro que busca redefinir el concepto de la mujer actual, al inspirar a más mujeres a través de la promoción de casos de éxito, artículos, estudios de interés y programas especiales para emprendedoras y ejecutivas. Buscamos despertar la conciencia de la sociedad y empoderar a la mujer en temas de equidad y negocios. Somos la organización experta en mujeres más grande del país y la primera aceleradora (en su tipo) certificada por el INADEM.