Oficinas

Los errores que estás cometiendo en tu oficina

Un espacio de trabajo moderno mejora la productividad de tus empleados. Evita estas equivocaciones.
Los errores que estás cometiendo en tu oficina
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El diseño de espacios de trabajo se ha ido adaptando a las nuevas formas de empleo y a las necesidades de las empresas. Hoy día, la concepción moderna de la oficina entiende que el puesto individual no es el centro de todo, sino que el empleado debe disponer de otras zonas comunes en las que relacionarse, desconectar y poder hacer vida dentro del espacio laboral.

Sin embargo, aún partiendo de un concepto de oficina moderna que pueda mejorar la productividad de los empleados en el corto y en el largo plazo, hay ciertos errores habituales que se cometen en el diseño de espacios de trabajo. Vamos a ver los más comunes para que puedas evitarlos en tu empresa:

1. Diseñar espacios de trabajo sale caro. El diseño de espacios de trabajo no es caro. De hecho, existen muchas fórmulas para reducir el presupuesto ya que, no hace falta gastarse un dineral para contar con un mobiliario funcional y estéticamente bonito. Además, el diseño de oficinas debe ser entendido como una inversión para conseguir el máximo rendimiento por parte de los trabajadores y, por lo tanto, los máximos beneficios para la empresa.

2. En oficinas pequeñas no se requiere diseño. Precisamente en los espacios de reducidas dimensiones es donde el diseño puede marcar aún más la diferencia. Si el lugar es poco funcional por lo diminuto que resulta, solo un diseño adecuado será capaz de convertirlo en adecuado para el trabajo.

3. Lo digital es secundario. La oficina actual requiere de almacenamiento y espacio para archivar documentación, pero cada vez es más habitual trabajar con formatos digitales. Es por eso que hay que racionalizar los espacios que se destinan a estanterías y estantes para guardar documentos.

4. El puesto de trabajo individual es lo más importante. Se trata de una concepción de las oficinas del pasado que todavía sigue estando presente en la cabeza de muchos empresarios. Un trabajador sentado en una silla individual no es sinónimo de un trabajador productivo.

Los estudios han demostrado que es mejor crear espacios con zonas comunes que permitan la comunicación, el intercambio de ideas y el descanso. Con estas tres ideas los empleados se convierten en mucho más productivos y son capaces de hacer más, en menos tiempo. Otro de los conceptos que se debe considerar es la ergonomía. Vale la pena invertir -que no gastar- en mobiliario ergonómico para obtener los mejores resultados por parte de los trabajadores.

5. Diseñar la oficina es decorarla. El diseño va mucho más allá de lo que puede implicar la decoración. No se trata únicamente de hacer un espacio agradable a la vista, sino de convertirlo en lo más funcional posible para la labor que se va a desarrollar en él. Aunque la estética sí que importa, siempre debe ir supeditada a la funcionalidad que tendrá esa oficina para los trabajadores.

¿Has tomado nota de cuáles son los errores más comunes a la hora de diseñar oficinas? Ahora solo tienes que revisar cuáles son los aspectos que podrías mejorar en tu empresa y ponerte manos a la obra para conseguir una oficina mucho más funcional, práctica y productiva.

Si quieres ampliar información sobre este tema, te recomiendo la descarga de una guía completamente gratuita sobre los errores que se cometen al crear espacios laborales aquí.