Consultoría

5 errores que debes evitar al conformar una sociedad

Constituir una sociedad es una forma común de empezar un negocio, y aunque para muchos emprendedores implica un reto, en realidad resulta bastante sencillo.
5 errores que debes evitar al conformar una sociedad
Crédito: Depositphotos.com

Constituir una sociedad es una forma común de empezar un negocio, y aunque para muchos emprendedores implica un reto hacerlo, en realidad resulta bastante sencillo. Ciertamente implica algunas obligaciones legales o fiscales, pero ayuda también a formalizar un acuerdo entre varias personas para emprender un negocio o empresa, calificar como sujeto de crédito, dar una imagen de seriedad, emitir comprobantes fiscales a nombre de la misma sociedad y relacionarte de manera diversa con otras empresas y con clientes sin restricciones personales.

En el Colegio Nacional del Notariado Mexicano te presentamos 5 errores que debes evitar al formar una sociedad para empezar tu negocio con el pie derecho:

1. Elegir un tipo de sociedad inadecuado. Las sociedades pueden ser civiles o mercantiles y dentro de éstas las dos más comunes son la Sociedad Anónima (S.A) y la Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L.). Recientemente se creó una nueva figura societaria: la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), sin embargo, todavía no es posible constituirlas hasta que la Secretaría de Economía desarrolle un portal para este fin. En cualquier caso te recomendamos acudir a tu notario de confianza para recibir asesoría sobre qué tipo de sociedad conviene más para tu negocio. Algunos aspectos que el notario explorará son:

  • ¿A qué se dedicará la empresa, es decir, cuál será su objeto social?
  • ¿Quién o quienes dirigirán la sociedad?
  • ¿Cuánto capital invertirá cada socio?
  • ¿Es posible que ingresen nuevos socios en el futuro?

2. No constituir legalmente la sociedad. Un acuerdo de voluntades en el momento en el que se inicia el negocio no garantiza que siempre habrá coincidencia de puntos de vista. Es por ello que el notario público da fe pública de la constitución de la sociedad a través de la redacción de la escritura constitutiva en la que quedarán definidos todos los detalles como:

  • Capital de la empresa y su distribución entre los socios
  • Objeto de la sociedad
  • Número de socios y nacionalidad de los mismos
  • Forma de administración de la sociedad, ya sea por un administrador único o un consejo de administración
  • Quién será el apoderado de la misma
  • Si pueden aceptarse más socios o no
  • Cuáles son las obligaciones de cada uno de los socios

3. No definir claramente las obligaciones de cada socio. La obligaciones de los socios dependen del tipo de sociedad y del capital invertido. En general el socio mayoritario tendrá más responsabilidades dentro de la sociedad. Es importante definir reglas para el ejercicio del voto para la toma de decisiones y crear mecanismos de solución de controversias entre accionistas o socios.

4. No tener una estrategia de salida. Si los matrimonios fracasan, ¿por qué no habría de tener problemas una sociedad? Por ello es importante definir desde la conformación de la sociedad los términos de salida que permiten que alguno de los socios abandone la empresa, causas para la exclusión de socios; así como establecer restricciones en la transmisión de acciones.

5. No registrar la marca. Al conformar la sociedad el notario presentará una solicitud ante la Secretaría de Economía, en la que se propongan varias razones sociales o denominaciones de la sociedad, para que la Secretaría confirme cuál está disponible. Es importante no confundir este trámite con el registro de la marca comercial. De hecho en muchas empresas la razón social es diferente de la marca comercial.

El trámite ante notario para la constitución de una sociedad es rápido, toma solamente alrededor de 2 o 3 días, y es accesible. ¡Acércate a tu notario de confianza para recibir asesoría!