Consultoría

Receta para el éxito emprendedor

Tu rendimiento laboral depende también, en gran parte, de los alimentos que consumes en tu día a día.
Receta para el éxito emprendedor
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Mi primer cuestionamiento sobre la comida comenzó a los 17 años, misma edad a la que inicié mi primer dieta. Tiempo después me di cuenta de que comer de manera tan estricta, en donde te recomiendan contar cacahuates, no es una elección saludable. No solo porque le prohibía a mi cuerpo comer lo que necesitaba, sino porque cada vez que me salía de la raya establecida, la culpabilidad amenazaba.

Conforme fui creciendo, descubrí que cada cuerpo es distinto, por lo que las necesidades a satisfacer también lo son. Hoy día tengo un panorama muy distinto al inicial. Más allá de la moda o del cuerpo perfecto, comer bien debe convertirse en un estilo de vida que no se sufre, se disfruta. Darme cuenta de esto, y aceptarlo, a enriquecido mi vida de forma mágica.

Te comento esto, porque como emprendedores es fundamental que contemos con una alimentación que nos cargue con la energía suficiente para poder convertirnos en pulpos; ir, venir, subir, bajar, llamar, escribir un correo, recordar todos los detalles y pendientes, dormirnos tarde, levantarnos muy temprano, tener ideas frescas, y la lista sigue. Pero, ¿qué sucede entre el querer mejorar y mejorar realmente?

Llámalo falta de tiempo, yo le llamaré falta de ganas e interés.

Porque, en la actualidad, es casi inadmisible darnos el lujo de no saber sobre alimentación. Existen las redes sociales, estamos a un segundo de distancia de Google y contamos con miles de videos en YouTube. Y aún así es mucha la gente que no pasa del plan a la acción.

“La gran exigencia en estos días es abrirnos a las oportunidades, romper la zona de confort y, sobre todo, a probar.”

Aunque suene increíble, para muchos empresarios es más cómodo vivir una vida sedentaria aún cuando carecen de energía, se sienten molestos, fatigados, desganados, inflamados o con sueño después de una gran comida de negocios.

¿Te identificas?

1. Come

Si tienes tiempo para revisar tus redes sociales tienes tiempo para desayunar, comer, cenar e incluso para prepararte comida con antelación para disfrutarla en tu oficina. Come saludable, sobre todo en el desayuno que es el motor con el que tu cuerpo arranca su larga jornada física y mental.

2. Organízate

Tal como te organizas para atender a tus clientes, tus llamadas o tus reuniones, date tiempo para ti. Tú eres lo más importante y tu cuerpo es el que te permite llevar a cabo todas las actividades que deseas, y necesitas, realizar.

3. Elige bien

Si el tiempo realmente se te vino encima y el hambre llega como una manada de búfalos, entonces elige bien qué le quieres dar a tu cuerpo; opta por una fruta sobre el antojo de galletas, agua natural sobre un refresco extra o una sándwich con ensalada en lugar de una hamburguesa con papás extra grandes. Elige ligero par no interferir con tu tren de pensamiento.

4. Evita

Para que un carro funcione correctamente y nos transporte de un lado a otro, éste requiere gasolina. Tu cuerpo funciona de la misma manera, él es el medio de transporte que te permite pensar, planear y alcanzar tus sueños. Evita saltarte comidas y, de preferencia, realiza 5 al día para que contar con un tanque lleno.

5. Toma agua

Sí, lo sé, esta es la recomendación de siempre. Pero, ¿cuánta gente conoces o has visto que tome 2 litros de agua al día? Son contadas las personas que cumplen con esto y la realidad es que el agua, además de mantenerte hidratado, es la principal fuente de energía del cuerpo. Haz la prueba, cuando te sientas cansado, toma lentamente medio o un litro de agua, tú mismo notarás la diferencia.

6. Comprueba

La alimentación es una disciplina muy extensa que involucra diversas ciencias, pero lo cierto es que cada uno de nosotros debemos descubrir qué nos sienta bien y qué no. Conócete, prueba y date cuenta qué alimentos te hacen bien, cuáles te caen pesados, cuáles mejoran tu digestión, etc.

7. Deja atrás lo que no sirve

Rompe con las ideas antiguas, lo cierto es que hoy día lo que consumimos está siendo modificado. Las harinas refinadas, el azúcar en exceso o las hormonas son una realidad. Lee, investiga, abre tu mente. La comida no es lo que solía ser y es fundamental buscar y dejar atrás todo aquello que no le cae bien al cuerpo.

8. Haz cambios

Agrega a tus platillos diarios verduras frescas, frutas, semillas y legumbres. Entre más alimentos puedas consumir en su estado natural, mejor.

Pronto notarás como las pequeñas, o grandes, modificaciones que decidas emplear en tu vida diaria afectarán positivamente tu estado físico, mental y empresarial.