Consultoría

¿Trabajas 40 horas a la semana? ¿En serio?

Emprendedor: ¿en realidad tu día laboral empieza a las 9 y termina a las 5?
¿Trabajas 40 horas a la semana? ¿En serio?
Crédito: Depositphotos.com

Un día “normal” de trabajo dura aproximadamente ocho horas, pues inicia por ahí de las 9 de la mañana para finalizar a las 5 de la tarde, pero ¿en realidad tu día laboral empieza y termina a esa hora?

Si eres emprendedor te apuesto a que no, ya que éste es indefinido. Nunca termina y tu cerebro siempre está sobresaturado. Y sí, tal vez no estés todo el tiempo en la oficina, pero lo que sí es cierto es que tu cabeza está inundada de pensamientos involucrados con tu negocio, como lo es: la renta, la contratación –y despido– de gente y mucho más.

La verdad yo me río un poco de mis amigos cuando desde un muy alto piso (de un gran corporativo) me dicen que tienen “espíritu emprendedor” ¿Realmente creen que están siendo emprendedores mientras disfrutan de su increíble oficina trabajando para alguien más? ¿Acaso se han tenido que preocupar por pagar la renta?

Según mis amigos (que trabajan de nueve de la mañana a cinco de la tarde para una empresa), este es un día normal para ellos. ¿Te identificas?

  • 9:00am – Llegan a la oficina.
  • 9:00am a 10:00am – Se acomodan en su escritorio y toman café. Tienen una pequeña charla con sus compañeros sobre sus actividades de la tarde anterior.
  • 10:00am a 12:00pm – Hacen algo de trabajo y periódicamente checan su página de Facebook por si hay alguna novedad.
  • 12:00pm a 12:30pm – Empiezan a prepararse para la hora de la comida (que ya llegará en 30 minutos) eso incluye buscar un menú online y discutir con los compañeros cuál es el mejor lugar en cuanto a calidad y precio para ir a comer.
  • 12:30pm a 1:30pm – ¡Llegó la hora de comer!
  • 1:30 a 2:00pm – Una visita “exprés” al baño seguida de una charla de qué tan bueno o malo estuvo el lugar al que fuiste a comer.
  • 2:00pm a 4:00pm – Horas de trabajo críticas. Una junta que empezará en un par de minutos que dará como resultado la “necesidad” de otra junta al día posterior para dar seguimiento al tema que no se pudo discutir de la manera planeada.
  • 4:00pm a 4:30pm – El nivel de azúcar en la sangre está un poco bajo, es tiempo de ir por un snack o un poco de agua para hidratarte.
  • 4:30pm a 4:50pm – Una conferencia de último momento con vendedores, clientes o aliados estratégicos.
  • 4:50pm a 4:59pm – Ordenar todo para ir de regreso a casa a tiempo.
  • 5:00pm - ¡Vámonos a casa!

Claro que estoy siendo un poco fantasioso, pero realmente no creo que esto esté muy alejado de la realidad. Te voy a compartir una estadística sorprendente sobre los negocios: si tú o alguien en tu oficina “desaprovecha” una hora al día, realmente está perdiendo seis semanas al año. ¿Increíble no lo crees? ¡Son muchas vacaciones!

Mi consejo: solo trabaja cuando estés en horario de trabajo. Habrá momentos en los que necesites tomar de ese tiempo para resolver asuntos personales, pero intenta evitarlo ya que esas horas no regresarán nunca.

Utilizaré una analogía del deporte para comparar la vida de un emprendedor a la de un empleado de corporativo:

Los atletas profesionales que practican un deporte “individual” tienen que desempeñar a un alto nivel cada semana para así generar ingresos económicos. Compara esto con un equipo profesional como lo es el futbol, el basquetbol o el hockey en donde los atletas tienen un contrato con una gran suma de dinero garantizada independientemente de su desempeño semanal.

Los emprendedores tienen que ejercer de maravilla diario y a la vez lidiar con el balance de cuánto dinero se ganó entre ayer y hoy.

¿La ventaja? Como emprendedor, tenemos el ADN para llevar a cabo este acelerado estilo de vida.

Yo por ejemplo, pasé la mayoría de mi carrera ayudando a los dueños de negocio a pagar a crédito todas sus necesidades. Durante este tiempo necesité contratar un personal de venta con más de 600 vendedores, de los cuales muchos, trabajaban con comisión completa.

En mi opinión, las personas que trabajan por comisión son emprendedores que tienen que desempeñar sus labores de manera casi perfecta para así ganar dinero y a la vez trabajar tantas horas como necesiten por lo que se merecen una gran recompensa al haberse arriesgado a tomar este camino.

A continuación, con ayuda de una tienda de celulares, te daré un ejemplo de cómo el tiempo nos puede afectar en los distintos niveles de emprendimiento.

Persona 1: Puede disfrutar trabajar desde su tienda de nueve a cinco. Este trabajador se irá a su casa feliz y estará listo para regresar por la mañana siguiente.

Persona 2: Es un individuo emprendedor que aspira a comprar una tienda en su ciudad. Quiere volverse el establecimiento de celulares más conocido en su comunidad, en donde todas las familias irán por su primer celular.

Persona 3: No está feliz siendo un “empleado” o dueño de un solo negocio. Quiere crear un imperio y ser dueño de todas las tiendas del estado para después adueñarse de las del país entero.

Las personas número dos y tres son verdaderos emprendedores aunque tengan aspiraciones distintas. El tiempo que utilicen para llevar a cabo sus sueños es lo que hará la diferencia.

Ya sea como emprendedor, empleado o lo que sea que esté en medio, siempre habrá las mismas horas de trabajo a la semana, pero son las maquinas dentro de los relojes de cada uno los que tienen una máquina muy distinta.