Inspiración

5 cosas que la Madre Teresa nunca dijo que pueden inspirarte de todas maneras

¿Qué importa si realmente no las dijo alguien famoso? Siguen siendo buenas frases.
5 cosas que la Madre Teresa nunca dijo que pueden inspirarte de todas maneras
Crédito: Manfredo Ferrari | Wikimedia Commons
  • ---Shares

Hoy en día muchas personas lanzan “frases inspiracionales”, pero no siempre verifican la autenticidad de los dichos. Un caso muy común son las citas que frecuentemente son adjudicadas a la madre Teresa de Calcuta. 

Esta mujer debe ser reconocida, independientemente de la fe que profeses, por su trabajo con los Misioneros de la Caridad, algo que la hace ser una de las personas más citadas de la historia. Muchas de sus famosas “frases” – particularmente aquellas que hacen una referencia específica al quehacer emprendedor- son versiones editadas o parafraseadas de cosas que realmente dijo.   Otras ni siquiera fueron expresadas por la madre Teresa.  No obstante, creo que esta increíble persona me perdonaría por reinterpretar estas frases que nunca dijo, porque a pesar de estar mal adjudicadas, estas palabras siguen teniendo un dejo de verdad. 

1. “Dios no nos exige triunfar. Solo nos pide intentarlo”

Muchas personas no siguen sus sueños o prueban una idea de negocio o producto porque están paralizados por el miedo. Emprender requiere correr riesgos y atreverse a veces nos lleva a tener pérdidas (financieras, emocionales y espirituales). El fracaso no es solo una posibilidad, es una probabilidad. 

Pero el tratar también trae alegría, educación y experiencia. El simple hecho de probar algo nuevo le da valor a tu vida. 

2. “No todos podemos hacer grandes cosas, pero podemos hacer cosas pequeñas con gran amor” 

La pasión es una espada de doble filo para los líderes de negocios, en especial para los emprendedores. Pensamos en grande y nos frustramos cuando nuestro amor por el trabajo, proyecto o compañía no es compartido por el resto del mundo. Y siempre creemos que es por nuestra culpa. Esa gran pasión que traemos todos los días a la oficina no tiene porqué ser destinada solo a las grandes metas que tenemos. Es mejor aprovechada en las tareas pequeñas diarias. Después de todo, la innovación puede empezar en pequeño. 

 3. “Yo sola no puedo cambiar el mundo, pero puedo lanzar la piedra que produzca muchas ondas en las aguas”

La palabra “ecosistema” es muy usada en el mundo emprendedor. Esa es la función de una comunidad colaborativa. Cuando paso tiempo en espacios de coworking me encanta ver a otras compañías trabajando en conjunto. Nadie opera realmente solo, a pesar de lo aislado que pueda parecer el emprender. Todos los esfuerzos están interconectados y desempeñamos un papel diario en un sistema que incluye consumidores, socios, empelados, inversionistas y competidores. Cada acción que tomamos, grande o pequeña, tiene un efecto multiplicador. 

4. “Puedo hacer cosas que tu no puedes y tu haces cosas que yo no. Juntos podemos alcanzar grandes metas”

Si eres un líder de verdad, sabes el valor de tu equipo. Sabes que siempre debes poner a tu equipo primero y que la cultura de tu negocio es importante. Sabes que, incluso si tu nombre está en la marca de la empresa, lo que has logrado se debe al impulso de otros. Creo que todo emprendimiento es “social” porque construir un negocio tiene dos grandes efectos: resolver un problema para un cliente con una necesidad y darle trabajo a alguien más. Cuando contratas a tus empleados, cambias sus vidas y te beneficias de su talento y su tiempo. Si sabes reclutar, traerás personas con experiencias y habilidades que se complementen. Si reclutas mal, no lograrás avanzar. 

 5. “Sé que Dios no me dará nada que no pueda manejar. Solo desearía que Él no confiara tanto en mí”

De todas las citas “falsas” de la madre Teresa, esta es mi favorita. ¿Cuántos de nosotros hemos dudado? Espero que todos, porque la incertidumbre es una condición necesaria para generar la fe que necesitamos en los momentos difíciles. Incluso en las noches más oscuras, los líderes deben creer que van a triunfar. Esto surge de una actitud de absoluta autoconfianza. 

Esta es una característica clave para emprendedores: tener la creencia de que son capaces de lograr lo que se propongan. No se trata de ego, es más bien confianza en que tienen habilidades que pueden compartir con el mundo. Sin importar que tan dura se pongan las cosas, la misión debe seguir adelante y los emprendedores deben creer que pueden enfrentar las dificultades.