Coworking

Coworking: los 12 mejores espacios en la CDMX

Piensa en tu marca personal. No trabajes en una oficina aburrida.
Coworking: los 12 mejores espacios en la CDMX
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando uno se anima a emprender y comienza a dar los primeros pasos descubre que gran parte del capital se lo comen los gastos operativos: la renta de un despacho, líneas telefónicas, internet y mensajería. Entre más pequeño sea el equipo de trabajo y las operaciones del mismo, cuesta más distribuir ese gasto.

De hecho. El paradigma de muchos emprendedores es que una empresa debe tener oficinas, escritorios, sala de juntas y recepcionista guapa en la entrada. Después de todo, los clientes no verían con buenos ojos a un emprendedor cuyas reuniones de trabajo son en un Starbucks, ¿cierto?

“Y deberías rentar un despacho” es el mantra, con la idea de que se debe trabajar con un equipo de trabajo centralizado alrededor de un espacio físico pero, ¿cómo mantener eso en el mediano plazo, sobre todo cuando aún no llegan ingresos y el capital inicial es limitado? ¿Qué pasa si el equipo es pequeño o prefiere trabajar unos días en casa y otros en oficina para ser más productivos?

Para eso existen los espacios de coworking.

El coworking es un concepto relativamente nuevo. Se refiere a que diversos emprendedores, profesionistas independientes, startups y empresas pequeñas pueden compartir un espacio de trabajo para reducir costos y poner en marcha sus proyectos de manera independiente. Esto les permite tener un espacio (físico o incluso virtual) para realizar sus actividades sin cargar con todos los gastos por su cuenta.

Además, este concepto permite a los participantes hacer networking: conocer a otras personas aparte de su círculo laboral cercano, conocer sus proyectos e incluso hacer sinergias colaborando con ellos, lo cuál les ahorra costos de tiempo y dinero al buscar talento de apoyo, como diseñadores gráficos, redactores y gente del área de marketing, por mencionar algunos.

Se puede decir que el coworking es la evolución de los “emprendedores de Starbucks” tan populares desde principios de siglo, así como de los cibercafés como lugares de trabajo a distancia. Incluso es más rentable a largo plazo que lugares de renta de espacios virtuales como Regus o IOS Offices.

No es lo mismo un espacio de coworking que una oficina virtual en renta, ya que aunque ofrecen servicios muy similares como un espacio libre, opción de oficina fija, salas de juntas e incluso domicilio fiscal, el enfoque es distinto: el primero apuesta a Pymes, startups, freelancers y emprendedores con menores ingresos y busca ganar por volumen; la segunda, busca ser un espacio de apoyo para empresas de mayores ingresos, de preferencia que tengan una oficina principal ya establecida y quieran ahorrar costos de traslado a los empleados.

También el diseño de espacios cambia. En el coworking, se adaptan espacios ya existentes, como el piso de un edificio de oficinas o casas amplias, mientras que en las oficinas virtuales se construyen espacios ex profeso, es decir, orientados hacia esa actividad. Estos factores terminan repercutiendo en los costos.

En los espacios de coworking que he visitado, es común encontrar los siguientes servicios:

- Espacio Libre. Rentas por hora o mes y puedes escoger un lugar de los que tienen disponibles, que operan como salas comunes.

- Opción de oficina fija. Por un precio mayor, puedes hacer tuyo un espacio para tu operación diaria. Puede ser un espacio dentro del área abierta o uno a puerta cerrada.

- Salas de juntas. Se rentan por horas para evitar las juntas interminables y hacer las reuniones más eficientes. Muchas cuentan con proyector y teléfono para conferencias.

- Línea telefónica. Algunos ofrecen desde sus paquetes básicos el uso de línea telefónica, lo cuál ayuda en caso de tener comunicación constante con clientes y proveedores. También cuentan con recepcionistas que te pueden tomar las llamadas y recados.

- Impresoras y lockers. Aunque hay espacios que no tienen, la mayoría ofrece esta opción que a la larga reduce energía, papel y espacio al tener equipos de impresión fijos para todos los miembros, evitando que cada uno compre el suyo. Los lockers ayudan a no estar cargando con todo el equipo de valor cada que entras o sales de la oficina.

- Cafetería/cocina. Dependiendo de cada espacio. Algunos ofrecen una cocina con refrigerador para que los miembros guarden y preparen sus alimentos. Otros tienen cafeteras con bebida ilimitada para socios y miembros. En casos especiales, ofrecer servicio de cafetería con menú de comida rápida para aquellos que tengan poco tiempo para preparar comida y busquen opciones baratas.

- Mensajería y domicilio fiscal. Si buscas operar en estos espacios en el largo plazo, los servicios de mensajería, tanto para envío como recepción de paquetes, así como la adopción del lugar como domicilio fiscal para efectos de Hacienda ayuda a dar un toque más profesional a tu empresa.

Aunque los espacios varían de ciudad a ciudad, los principales que operan en la Ciudad de México son:

1. The Pool. Luis X. Barrios buscó crear un espacio que fungiera como incubadora para proyectos extraordinarios. Actualmente The Pool evolucionó al combinar estos servicios de asesoría con un espacio de Coworking Amplio y desenfadado. La primera sede se encuentra en Goldmith 40, en Polanco. Desde 2015 operan en Monterrey, una de las ciudades que generan más emprendedores.

2. Office4You. Los pisos 28 y 29 de la Torre Latino le dieron nueva vida al edificio (de hecho, son los más activos), recibiendo en un espacio ameno y tranquilo a emprendedores que busquen operar en el centro de la ciudad. Cuenta con cafetería, foro para eventos, salas de juntas, áreas comunes y está perfectamente conectado con transporte público. Además, sus paquetes son los más baratos del mercado.

3. Co-Work. Ubicado en el sur de la ciudad, cerca de la pista de Cuemanco y las trajineras de Xochimilco, este es un lugar tranquilo para emprendedores de la zona. Se puede estacionar el coche enfrente sin problema, sus espacios son amplios y tranquilos, cuenta con cocina que puede usarse para grabar videos de cocina y cuenta con terraza tanto para fumadores como para aquellos que deseen trabajar al aire libre.

4. Aldea Coworking Coyoacán. Ubicado en el centro de Coyoacán en un edificio colonial al lado de la delegación, cuenta con espacios amplios y cómodos, salas de juntas iluminadas con vista al Jardín Hidalgo y servicio de café. También ofrece distintos paquetes, ya sea para el viajero de negocios o para una oficina fija y busca complementar sus servicios con cursos para sus miembros.

5. Startup México. Porque los emprendedores del área de Tacuba, Toreo, Legaria y Nuevo Polanco también necesitan un espacio cercano sin pelearse demasiado con el tráfico, este concepto ofrece espacios muy luminosos con un diseño joven, fresco. Sus paquetes de precios van de acuerdo a las necesidades de cada cliente y son bastante accesibles. Ideal si no quieres ir a meterte en una zona muy céntrica.

6. Centraal. Ubicado en Zamora, en la Condesa, este espacio se puede jactar de haber sido sede de Uber en sus inicios (incluso Uber reconoce la importancia de ahorrar recursos). Su cafetería también puede operar como salón de eventos, su diseño de espacio no le pide nada a las opciones más caras en el mercado, pero sus precios pueden adaptarse al tipo de proyecto que quiera el miembro, por lo cuál uno no paga por cosas que no va a usar.

7. Punto Working Space. Ubicado en Nicolás San Juan, en la Narvarte, es un buen lugar de trabajo para aquellos que no toleren los Starbucks. A su favor tiene que está céntrico, cerca de metro, metrobús y vías primarias. Sus espacios son amplios aunque siento que les falta iluminación. Complementa su oferta con cursos y actividades para sus miembros. También ponen sus aulas al servicio de quienes quieran usarlas para ofrecer cursos por su cuenta.

8. Urban Station. Ubicado en Moliere, la parte de Polanco más cercana a Antara y a los corporativos de la zona, sus espacios luminosos y con un look desenfadado van dirigidos tanto a emprendedores jóvenes como a aquellos que se quieran salir de lo tradicional. Sus áreas comunes van desde escritorios hasta mesas comunitarias y salas. Incluye auditorio, una terraza muy amplia, así como un espacio especial para quienes están incubando su empresa.

9. El 3er Espacio. Este lugar en la Condesa, cerca del Parque México, está pensado para freelancers y emprendedores, que son muy comunes en la zona. Aunque no es tan amplio como otras opciones, cuenta con todo lo necesario como mesa comunitaria y terraza, además de que es ideal para quienes viven en colonias cercanas como la Roma y la Escandón. Además, sus espacios en verde y los árboles que rodean la terraza le dan una tranquilidad que no es común en edificios de la zona.

10. IVO Business Center. Este es un proyecto más amplio, ya que sus oficinas son grandes, también ofrecen el servicio de oficina virtual y cuentan con varias sucursales: Condesa, Reforma, Pedregal y Valle Dorado. El Coworking es uno de los tantos servicios que ofrecen y también tienen diversos paquetes. En su página pueden ver el cuidado que tiene su mobiliario.

11. Spacioss. El primer espacio colaborativo para la mujer. Al menos ofrece un lugar en el que no tendrás qué preocuparte si el de la mesa de junto te veo feo o te tira la onda. Además, busca crear una red de apoyo para proyectos de mujeres emprendedoras. Se encuentra en Palenque #275, Narvarte.

12. Workhub. Un espacio donde no solamente se puede trabajar cómodamente, sino compartir ideas. Se encuentra en Francisco Field Jurado, en la Colonia Independencia. Parece la contraparte de Spacioss en el sentido de que la mayoría de sus miembros son hombres. Es muy difícil encontrar información de ellos, ya que no tienen una página web activa. Solo tiene espacio para 30 emprendedores.

Lo importante es que ya hay muchas opciones para emprendedores que quieran desarrollar sus proyectos en ambientes que fomenten la creatividad, la productividad y ayuden a crear comunidad con otras startups, así como para trabajadores independientes que busquen un lugar más formal que la cafetería y no se vean presionados por un horario de oficina.

No solamente es una buena forma de evitar los costos de rentas de oficinas y adecuación de espacios, sino el apoyo para que surjan nuevas comunidades de emprendedores y se generen redes de apoyo colaborativo.