Alcanzar metas

El secreto para alcanzar tus metas

No importa qué sea lo que logres en la vida, cada vez que consigas un objetivo se debe a una sola cosa, ¿ya sabes cuál es?
El secreto para alcanzar tus metas
Crédito: Depositphotos.com

Imagina tener mucho dinero, un negocio rentable, una pareja que te quiere, hijos, buenos amigos…

Son los ingredientes principales en las definiciones de éxito más comunes, aunque para todas las personas el orden de estos temas varíen, el punto en común es sentirse satisfecho a nivel personal y profesional.

Hay un dicho que dice que:

“Los humanos nos hacemos viejos demasiado pronto y sabios demasiado tarde”.

He comprobado al hablar con muchas personas que se consideran exitosas que no se necesita ser muy inteligente, demasiado rápido o popular, para alcanzar lo que se quiere, que lo único realmente esencial es ser constante y aprender.

Si tienes una meta entonces ve por ella y si no la consigues tienes dos opciones: aprendes y mejoras porque no la conseguiste o desistes del objetivo y lo vuelves un fracaso.

El cambio constante de objetivos por alcanzar solo agota tu energía y entusiasmo. Las personas vivimos haciendo lo que estamos acostumbrados a hacer, nuestros hábitos nos dan los resultados que tenemos y al ser constantes aplicando una acción determinada la convertimos en hábito.

Relacionado: Cómo formar (y mantener) buenos hábitos.

El reto está en ser constantes el tiempo necesario, entender que todo es un proceso y que los resultados son el final de ese proceso te ayuda a mantenerte allí.

Muchos dicen que lo que se necesita para alcanzar las metas es disciplina, yo digo que necesitamos más autoestima. Sin darse cuenta, muchas personas no se creen realmente merecedoras de lo que desean y por lo tanto, nunca lo alcanzan.

Relacionado: 6 acciones diarias para aumentar tu autoestima.

Cuando inviertes tiempo en ti, para darte cuenta de que eres más de lo que piensas entonces el ser constante es más sencillo. Al final, las personas te verán como tu mismo te ves porque tu decides lo que quieres aún si decides no ser nada.

Es como en ventas decimos que debes “venderte tu producto a ti mismo primero” porque nadie te va a comprar nada si tu no crees que el producto es bueno. No vas a lograr tus metas si no crees que realmente las mereces. Ser constante no es tan complicado como lo pintan y al final los hábitos siempre ganan.

Digamos por ejemplo que quieres bajar de peso, que es mejor… ¿hacer una dieta extrema que te rebaje en tiempo récord sin crear el hábito o renovar tu forma de alimentación que sostenida en el tiempo te mantendrá sano y en línea?

¡Si no creas hábitos nuevos tendrás los mismos resultados de siempre!