Responsabilidad social

5 señales de que la sustentabilidad es el futuro de los negocios

Las empresas que no se sumen a la RSE podrían desaparecer en el futuro. ¡Descubre por qué!
5 señales de que la sustentabilidad es el futuro de los negocios
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El cambio climático, la crisis alimentaria global y otros problemas igualmente preocupantes que enfrenta la comunidad internacional a nivel ambiental y social se han convertido retos a vencer por gobiernos, organizaciones e individuos en todo el mundo.

Pero no todo son malas noticias, a la vez, éstos han dado paso a una fuente de inspiración para la creación de soluciones y nuevos modelos de producción y consumo que nos permitan preservar el planeta en el que habitamos y crear mejores condiciones de vida de las que actualmente se vislumbran para generaciones futuras.

Relacionado con: 7 claves para incorporar la RSE en tu marca.

En este sentido, la responsabilidad corporativa constituye un importante catalizador para alinear los sistemas de producción y consumo a nuestro propio interés básico de supervivencia, por lo que gobiernos de todo el mundo ya han comenzado a establecer nuevos marcos regulatorios en materia de transparencia para acelerar el crecimiento de la RSE.

Pero ¿será que el futuro nos depara entonces un mundo de negocios sostenibles? en un artículo recientemente publicado por GreenBizTim Nixon ha identificado algunas señales que indican que podría ser así y nosotros comentamos sobre ellas a continuación.

1. Clientes más informados

Consumidores de todas las edades tienen cada vez mayor acceso a toda clase de información sobre las marcas que ofertan sus productos y servicios en el mercado y son más conscientes del poder que ejercen sobre ellas, por lo que están mucho más al pendiente del impacto que cada compañía tiene a nivel social y ambiental, y son mucho más capaces de tomar decisiones de compra más informadas y responsables.

En este sentido, las empresas necesitan integrar mejores prácticas no sólo durante sus procesos de producción, sino a lo largo de toda su cadena de valor y comunicar sus esfuerzos a fin de blindar su reputación corporativa ante cualquier situación de crisis.

2. Nuevas regulaciones

Los problemas ambientales y sociales que enfrentamos a nivel mundial han llamado ya la atención de líderes internacionales que buscan tomar acción desde distintos países y regular las actividades tanto del sector público como privado a fin de promover mejores prácticas individuales y colectivas al tiempo que aceleran la implementación de acciones por parte de las empresas para reducir su impacto ambiental y social.

Prueba de ello es la obligatoriedad impuesta a las empresas europeas para informar sobre sus avances en materia de sustentabilidad y el plan de energía limpia que ha emprendido el gobierno estadounidense.

3. Inversionistas responsables

De acuerdo con información de GreenBiz los inversores están cada vez más preocupados involucrarse con marcas ambiental y socialmente amigables, por lo que son las compañías que mejor puedan adaptarse a esta tendencia las que encontrarán menos obstáculos para obtener recursos.

4. La preocupación de líderes mundiales

El cumplimiento de los Objetivos del Milenio y la llegada de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es una muestra clara de la preocupación de incontables líderes mundiales por fortalecer la lucha contra los problemas ambientales y sociales que aquejan a cientos de comunidades.

Como consecuencia de ello las empresas han tenido que sumarse a estas iniciativas adoptando acciones orientadas al cumplimiento de estas metas como parte de su responsabilidad social, por lo que muy pronto estas acciones podrían dejar de constituir un diferenciados, para convertirse en un valor esperado por los consumidores.

5. Empresas con valores

A medida que más y más empresas adoptan prácticas responsables como parte de su estrategia de negocios y surgen algunas que desvirtúan este concepto utilizándolo como mera estrategia de marketing sin adoptar un compromiso real, la RSE por sí misma llevada de forma paralela a las actividades de la organización va dejando de ser un diferenciador clave e incluso va perdiendo credibilidad frente a los consumidores.

De ahí que cada vez más compañías abandonen este paradigma y migren a esquemas que les faciliten integrar la sustentabilidad desde el ADN de su marca encontrando en sus actividades principales un propósito que impulse el desarrollo de las comunidades en las que operan.

Escrito por Corinna Acosta anteriormente publicado en Expok News.