Startups

5 cosas que duelen a las startups (y cómo solucionarlas)

Si queremos ser parte del crecimiento de startups que destacan en México es necesario ver más allá de lo económico.
5 cosas que duelen a las startups (y cómo solucionarlas)
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Para nadie es sorpresa el inminente potencial que representan las startups en la economía del país, según el INEGI actualmente representan el 99.8% del total de las empresas instaladas en el país y generan 7 de cada 10 empleos. Desgraciadamente, según cifras del movimiento de emprendimiento "Fuck Up Nights" el 75% de ellas cierran operaciones luego del segundo año de existencia.

A pesar de este escenario poco alentador, no debemos olvidar que el talento y las ganas de emprender existen y que este sector es de gran importancia para la economía nacional. Por lo que es mucho más importante preguntarnos ¿Qué es lo que hicieron diferente ese otro 25% que aún se mantiene activo?

Usualmente se atribuye el fracaso de la mayoría de los emprendimientos al factor económico; sin embargo, a lo largo de mi experiencia apoyando a las Pymes a crecer y a integrase a la era digital, he visto que existen otros muchos factores que influyen a que éstas no lleguen a la etapa de madurez, que no tiene que ver con el dinero, sino con la creatividad que imprimen en su planeación o el enfoque que dan a su marca.

A continuación, les explico cinco problemáticas comunes que duelen a las startups y cómo pueden ser solucionadas de la mano de la experiencia de usuario, el diseño y la tecnología.

1. El producto no contempla al cliente. Muchas veces una gran idea de negocio no termina de ser adoptada por su público objetivo, no porque sea mala, sino porque la aproximación no ha sido la adecuada. Pensar en el consumidor o usuario desde el principio es fundamental; las startups deben integrar metodologías de experiencia de usuario o UX en el desarrollo de sus productos o servicios, crear prototipos y realizar iteraciones hasta estar seguros de que lo que se está desarrollando está orientado a las necesidades reales del mercado.

2. La imagen de marca no es buena. Efectivamente si no estás en la web, no existes; pero más importante aún es, que lo que estés proyectando en ella esté alineado al tipo de empresa que quieres ser. Muchas de las startups con las que me ha tocado trabajar, dejan al último la imagen de su marca, careciendo de un buen logotipo, página web, o diseño visual de su producto.

Una presencia consistente, agradable y alineada a la personalidad de la empresa es vital para el buen posicionamiento y aceptación en el mercado objetivo. Además, un buen diseño visual genera confianza en los usuarios ayudando a acelerar las ventas.

3. El equipo no es multidiciplinario. El activo más importante de cualquier negocio es siempre su personal. Al inicio muchas startups cometen el error de estar conformadas sólo por determinado perfil, todos ingenieros o todos abogados, lo que vicia la perspectiva y cierra el espacio al debate y la innovación. Aquellos que conforman una startup deben ser objeto de mejora constante y poseer un amplio abanico de habilidades y personalidades que enriquezcan al proyecto.

Para mantener a un equipo de trabajo activo y a la vanguardia, es posible apoyarse en el uso de herramientas digitales que permitan la capacitación constante y que incentiven la colaboración entre la diversidad de perfiles, esto detonará la creatividad que da como resultado mejores productos y servicios en el mercado.

4. Carecen de herramientas para la gestión. Algunas startups se preocupan únicamente por vender su producto sin contemplar la operación, lo que eventualmente les traerá deficiencias en la entrega de su propuesta de valor. Una de las grandes ventajas que la tecnología ofrece a los pequeños negocios es la capacidad de democratizar el uso de plataformas para mejorar y hacer más eficiente la gestión de sus procesos.

Existen en el mercado un sin número de herramientas tecnológicas de bajo costo que pueden apoyar a la administración y comunicación, tanto para el equipo como para los clientes, no dejes de aprovecharlas y sumarte a la era digital.

5. Su alcance es corto. Muchas startups no explotan todo el potencial de su producto o servicio debido a que no expanden su rango de alcance. Las distancias que antes podían limitar a una pequeña empresa, hoy en día han quedado atrás; lo que se vende localmente puede distribuirse también en otras ciudades e incluso países. De la mano de la tecnología y gracias el internet, el mundo se ha hecho más chico y las pequeñas empresas tienen la posibilidad de ser globales.

Es importante considerar esto desde el planteamiento del modelo de negocio y su visión. ¿Qué tanto puedo crecer? ¿Qué plataformas digitales podrían ayudarme? El uso correcto de las redes sociales o la puesta en marcha de una tienda en línea, pueden hacer una gran diferencia.

En mi experiencia como fundadora de una startup y al apoyar a algunas otras a crecer en la era digital, he comprobado que muchos de los factores que contribuyen a que estas no sólo sobrevivan a los primeros años, sino que perduren en el tiempo, están relacionados con saber aplicar inteligentemente el diseño y la tecnología. Estas herramientas aceleran el crecimiento de los negocios, mejoran su productividad y borran toda barrera geográfica o limitación.

Si queremos ser parte del crecimiento de ese porcentaje de startups que destacan en México es necesario ver más allá de lo económico y ser más propositivos creando servicios y productos innovadores, no sólo en su estructura sino en su ejecución respondiendo a un mercado potencial que se encuentra en búsqueda de mejores servicios y productos.