My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Marketing / Empaque de la semana

Luuna busca transformar la manera de dormir

Esta startup mexicana está cambiando la industria de los colchones gracias a su modelo direct to costumer.
Luuna busca transformar la manera de dormir
Crédito: Cortesía Luuna
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Quiénes

La startup mexicana Luuna está cambiando la industria de los colchones con tecnología única en el país: un modelo de negocio direct to customer que elimina a los intermediarios, y una integración vertical del 95% en la producción, lo que ayuda a reducir considerablemente los costos de producción y el precio al usuario final. Con sólo siete meses de operación, esta empresa gana terreno y se posiciona como un fuerte y disruptivo jugador en el sector.

Qué

Luego de ocho meses de investigación y pruebas, la empresa desarrolló un colchón premium integrado por una combinación de tres capas (latex foam, memory foam que cuenta con la certificación Certi-PUR, y soporte de poliuretano) y acabados hechos a mano. Gracias a esta combinación, se adapta ergonómicamente a cualquier tipo de cuerpo, no se calienta, ni se hunde. Los colchones se venden por Internet a un precio 67% más económico que los de su categoría. Además, Luuna ofrece 30 noches de prueba y 10 años de garantía.

Por qué nos encanta

Cuatro palabras: bed-in-a-box. Gracias a los materiales con los que está hecho, cada colchón es compactado, enrollado, empaca- do al vacío y metido dentro de una caja. Sí, ¡una caja! Una vez dentro, ésta se envía gratis desde la fábrica hasta la puerta del cliente, quien sólo debe abrir el empaque, sacar y romper la bolsa de alto vacío, desenrollar y esperar 10 minutos para usarlo. Además, el alto vacío garantiza que el colchón está libre de ácaros, polvo o que otras manos lo hayan tocado. Otro plus: si el cliente no está satisfecho con el producto, puede pedir la devolución de su dinero, y el colchón será donado a un albergue. ¿Y la caja? La empresa sugiere convertirla en la torre de un castillo. 

Por qué Cristina Pineda se unió a los frascos de McCormick