Columnas

¿En qué se parecen la propaganda nazi y la de Trump?

¿En qué se parecen la propaganda nazi y la de Trump?
Crédito: Depositphotos.com

Mi papá siempre me dice: “Hijo, ¿sabes cuál es la receta para hacerte rico? Te la voy a decir… Compra barato y vende caro… ¿Si? ¿Está fácil no? Ahora hazlo… “. La teoría puede ser cierta, pero como él mismo ironiza, aplicarla es realmente difícil.

He estado en el negocio de la consultoría por algunos años, me especializo en mercadotecnia y en ciencias de la persuasión. En todo este tiempo he aplicado con mis clientes, y he visto aplicar, un sinfín de principios basados en cualquier cantidad de teóricos. Pero una cosa es lo que dice el libro, el estudio de Harvard, el gurú de moda, y otra la que en la realidad se puede implementar. Algunas veces la teoría es rechazada por el cliente, otras la situación se ralentiza, y otras simplemente no se logra. De 10 cosas se pueden aplicar con suerte 2. Eso creía yo, hasta que vi llegar a Donald Trump.

Donald Trump sigue by the book los principios persuasivos de propaganda y le sale increíblemente bien. No se rompe la cabeza, sólo hace lo que la teoría más clásica dicen y lo curioso es que no tiene que adaptar, ni innovar, ni agregar prácticamente nada salvo algunos sustantivos. Pocos saben que tiene un Bachelor on Science en economía y antropología. Lo subrayo porque los tan ignorados antropólogos, y sus primos los sociólogos, tienen en sus manos todo el conocimiento necesario para interpretar el comportamiento y manifestaciones del ser humano en sociedad… ergo las masas de americanos alborotados dispuestos a lo que sea, aun en contra de valores fundamentales de la constitución americana, aun en contra de toda lógica.

Existen principios de propaganda, adjudicados por el imaginario a Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi. Veamos algunos ejemplos de cómo Donald Trump los implementa sin más ni más, y con bastante éxito hasta ahora:

1. Principio de simplificación del enemigo único y principio del método de contagio. Adoptar una única idea, un único símbolo; individualizar al adversario en un único enemigo. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

Los tres enemigos del pueblo alemán eran según Hitler: comunistas, capitalistas y judíos. Todos eran “lo mismo”, así como los países que los apoyaban, y cualquier otro que fuera necesario.

“El golpe más fuerte recibido por la humanidad fue la llegada del Cristianismo. El bolchevismo es el hijo ilegítimo del Cristianismo y ambos son invención de los judíos”. Hitler.

Los judíos (o sea todos los cupieran en el concepto) quitaban el dinero y los puestos de trabajo buenos a los alemanes.

Para Trump en su discurso los mexicanos son criminales, traficantes y violadores. Y junto con los chinos, vietnamitas e hindúes son lo mismo y les quitan el trabajo a los americanos.

"… voy a regresar los empleos de China y México y Vietnam y la India, y todos estos lugares que están quitando nuestros puestos de trabajo. Voy a traer los empleos de vuelta". Trump. 

2. Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Una mentira reiteradamente dicha se convierte en verdad”.

Hitler asegura constantemente que Alemania no perdió la Primera Guerra Mundial en las trincheras. Fueron los “Criminales de Noviembre”. Los bolcheviques infiltrados (judíos) como civiles que se rindieron y traicionaron al pueblo alemán.

Trump asegura que todo el mundo se ríe de los americanos gracias a los políticos incompetentes de los últimos años. Los criminaliza, y agrega que los políticos mexicanos se ríen también porque les dejan meter toda la basura mientras se hacen ricos.

Con este mismo principio de “una mentira reiteradamente dicha”, y con los cientos de medios que le dedican espacios gratis, Trump aprovecha para decir que él va ganando en cada oportunidad, y esa aseveración se empieza a convertir en verdad ante la opinión pública.

“Cada encuesta en línea dice que gané cada uno de los debates, especialmente el último”. Trump

3. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas.

En la época de Hitler, se diseminaba la ideología nazi en todos los medios disponibles: cine, periódicos, radio… propaganda que inclusive llegó a México. Muchas veces los nazis no tenían ni siquiera que pagar pautado, era tal el encono de algunos mexicanos en contra de los americanos, que abrían sus medios a cualquiera que se dijera enemigo de ellos. Hasta Vasconcelos cayó en el juego.

Trump gracias a sus pensadas declaraciones cínicas, que son oro molido para medios de comunicación que quieren aumentar su audiencia (o tráfico en el caso de redes sociales), disemina su mensaje de manera gratuita. Logra 2 billones de dólares en publicidad sin costo para él, y a penas gasta 10 millones en medios pagados.

La teoría más clásica es aplicada para modificar la opinión pública e introducir la aguja hipodérmica en la pompa de las masas. Existe tanto material interesante, que será necesario continuar en otra ocasión. Mientras tanto reflexionemos: ¿Hillary Clinton ha sabido utilizar algún principio persuasivo para convencer a las masas estadounidenses, aparte del fallido recurso de diferenciación basado en ser mujer?  ¿Existen otros políticos o religiosos que usan estos mismos principios para manipularnos en nuestro propio país?