Tendencias laborales

Descubre cómo vas a trabajar en el futuro

La generación millennial impulsa los cambios en las relaciones laborales de la Cuarta Revolución Industrial.
Descubre cómo vas a trabajar en el futuro
Crédito: Depositphotos.com

La tecnología ha llegado para transformar las formas de trabajo. La llamada Cuarta Revolución Industrial promete facilitar y hacer eficiente las actividades laborales con la inteligencia avanzada.

Las nuevas generaciones han reconocido el valor que tienen las nuevas plataformas tecnológicas para generar un cambio al interior de las organizaciones, lo que beneficiará su calidad de vida y el propósito de las empresas se verá modificado.

Sin embargo, México podría verse rezagado en la adopción de las nuevas tendencias laborales y enfrentar un éxodo del talento laboral a países más desarrollados, de acuerdo con el reporte El Futuro del Trabajo: México 2016-2020 que elabora la firma LAM.

Adoptar las nuevas tendencias de trabajo podría ser de vital importancia para las organizaciones. En1950, una empresa de Fortune 500 tenía un tiempo de vida superior a 50 años y hoy es 20 años, mientras que el Índice S&P 500 estima que para 2026 cerca de 50% de las empresas del selecto grupo desparecerán.

En México, la historia es menos halagadora. El promedio de vida de una empresa es de 7.7 años, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Esto denota que las empresas mexicanas requieren urgentemente de un cambio inminente que les permita incrementar su esperanza de vida y las vuelva sustentables”, dice el estudio.

La investigación que determinó las nuevas tendencias en el trabajo fue obtenida a través de investigaciones y entrevistas con representantes de Endeavor México, el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Great Place to Work, Aeroméxico y Unilever, por mencionar algunos participantes.

A continuación te presentamos las 5 tendencias que modificarán tu espacio de trabajo.

1. Propósito y valor compartido

Las compañías más importantes del mundo se han enfocado a buscar valor económico para los accionistas y no se han preocupado por generar organizaciones duraderas.

 “Empresas como Merck, Unilever, Nestlé y, en el caso de México, Laboratorios Grisi son ejemplos que hemos encontrado de organizaciones con propósito que han perdurado. Las cuatro tienen sus orígenes más de 100 años atrás y siempre han tenido como principal objetivo beneficiar a la sociedad y ven las utilidades como un resultado de perseguir su propósito”, dice el estudio.

En este sentido, un factor que podría acelerar un cambio de enfoque en las empresas es la generación millennial. La generación del milenio, como es conocido el grupo de jóvenes nacidos entre 1980 y 2000, trabaja por un propósito que no se enfoca sólo en el valor económico que puede aportar la empresa, sino en crear valor compartido y la oferta de oportunidades laborales flexibles y atractivas.

“Al incorporarse al mercado laboral y comenzar a formar parte de la Población Económicamente Activa (PEA), (los integrantes de la generación del milenio están dispuestos a invertir parte sus recursos (tiempo, esfuerzo, dinero) en solucionar los problemas sociales, a la vez que estas soluciones les ayudan a cumplir sus objetivos personales”, explica el estudio.

2. Cultura y estructura organizacional

Los llamados millennial no son los más apegados a las firmas para las que trabaja. Cerca de 66% de los jóvenes del milenio se encuentran dispuestos a renunciar en 2020 a las empresas para las que labora, pues “consideran que su potencial no se aprovecha correctamente, no se sienten valorados o perciben que el único fin de la organización es generar utilidades”, comenta el reporte de LAM.

No sólo en México, sino a nivel mundial las firmas no cuentan con una cultura organizacional que promueva el valor y el desarrollo de sus empleados, un hecho importante si se considera que la mayor parte que se siente identificada con la cultura ocupará una posición durante el tiempo que se considere parte fundamental de la organización.

“Además del propósito, la mayoría de los jóvenes buscan opciones laborales donde se les permita tener un balance entre su vida personal y el trabajo, puedan trabajar desde casa, sean evaluados en base a objetivos y no por horarios, tengan oportunidad de innovar y proponer mejoras y se les dé reconocimiento por su esfuerzo”, dice LAM.

3. Implementación de la tecnología, movilidad y conectividad

Aquí es en donde la revolución tecnológica cobra sentido. Considerando que dos quintas partes de los millennials revisan sus smartphones constantemente en busca de nuevos mensajes y que el 55% usa servicios de mensajería instantánea para comunicarse con sus compañeros de trabajo, es esencial que las organizaciones comiencen a considerar las plataformas móviles para realizar sus tareas.

“El 86% de los millennials concuerda en que el contar con espacios de trabajo digitales es la clave que las organizaciones tendrán que usar para mantener a los empleados motivados. Es así que, a nivel mundial, 8 de cada 10 pymes planean desarrollar un promedio de cinco aplicaciones móviles que faciliten su interacción entre departamentos y con sus clientes o proveedores durante 2016, lo que les permitirá a sus empleados tener trabajo flexible y balance entre la vida laboral y personal”, dice LAM.

Las empresas se verán modificadas por el uso de la tecnología, lo cual incluye los propios espacios de trabajo por el uso de los dispositivos móviles.

4. Diversidad y equidad

No hay un día que pase sin que sepamos que en algún lugar de nuestro planeta se cometió un acto de injusticia en contra de una de las minorías, y eso ha motivado a las empresas a realizar acciones que anteriormente no habríamos creído posibles.

En México, sólo 3% de las mujeres ocupa puestos de toma de decisiones en las empresas, mientras que las  cifras del Banco Mundial dicen que de 2010 a 2015 la participación femenina en el mercado laboral latinoamericano se incrementó en 15%

5. Emprendimiento

La tecnología también ha motivado a las nuevas generaciones a emprender. En México, el emprendimiento también se ha convertido en un tema de interés general. De acuerdo al Inegi, de 2010 a 2015 el número de organizaciones que iniciaron operaciones en nuestro territorio fue de dos millones 225,000, por lo que el total de empresas presentes en el país asciende hasta cuatro millones 926,000 firmas.

Sin embargo, “la desventaja de México en cuanto a esta tendencia es que muchos de los emprendedores, e incluso algunos aceleradores del emprendimiento como el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), tienen una idea equivocada de lo que significa ser emprendedor, ya que carecen de un sentido de propósito para sus organizaciones y sólo buscan generar dinero con un negocio pequeño”, comenta el estudio.

Escrito originalmente para Alto Nivel.