Mujeres emprendedoras

La mujer imposible

Cuentan que un día, la mujer imposible se contempló y no sólo vio lo que era, sino lo que podía llegar a ser.
La mujer imposible
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La mujer imposible es una paradoja entre la dulzura de sus caricias y la fuerza de su determinación.

Va por la calle con la mirada encendida, su delicioso perfume y una misión en mente.

Se mueve ágil por la ciudad, sin embargo sabe tomarse una pausa y disfrutar de un buen café o una copa, ya que para ella entrar en acción no significa vivir de prisa.

La mujer imposible guarda un cajón repletos de los “no puedes” que le inculcaron en casa, en la escuela o sus parejas y va tachándolos con cada logro.

La mujer imposible desafía el estereotipo que la sociedad manda; cuantos le han dicho “no puedes tenerlo todo: o éxito o salud, o dinero o amor, una familia feliz o realización profesional” y ella responde con un "y ¿por qué no?" en cada acción.

La mujer imposible deja de ser una víctima y se pone en el primer lugar de su vida, porque cuando ella esté bien su entorno también lo estará, lo percibe, lo vive.

La mujer imposible tiene doctorado en economía familiar, en psicología, en ventas, enfermería, aunque no forzosamente tenga esos títulos colgados en la pared, todo eso se lo enseñó la vida y no se cansa de aprender.

A veces se siente como en pececillo a punto de incursionar en el enorme océano de posibilidades y retos, y a pesar de ello se lanza transformándose en una grandiosa sirena.

Necesita raíces fuertes para regresar a ellas cuando le haga falta. Esos días de sentirse, contemplarse, de nutrirse con un buen libro y así cobrar fuerzas para el siguiente.

La mujer imposible sabe de sus habilidades y de sus carencias, de las realidades que se viven en las calles, en el mundo, lo que no está a su favor, sin embargo no sabe darse por vencida.

La mujer imposible dejó atrás las culpas inútiles, los lastres que la detienen, las opiniones que la opacan y ahora se sabe merecedora de una vida plena y satisfactoria.

Entiende lo que es estar fuera de las expectativas de su familia, de la pérdida de amistades que se quedan a mitad del camino, y muchas veces, de no tener con quien compartir sus logros, sus sueños, o de no recibir ese abrazo que la podría recomponer después de un día difícil.

La mujer imposible sabe que es luz para otras mujeres que creen que no lo pueden ser. Sabe que ella es verdad, que existe, que puede guiar a más mujeres imposibles a hacerse reales, reales ante los ojos del mundo que no está listo para verlas, que las niega porque no sabe qué hacer con ellas, con tanta fuerza, con tanta determinación.

La mujer imposible lleva consigo su esencia a flor de piel, la chispa que enciende el sendero por el que va y que no quedara igual después de su paso.

Cuentan que la mujer imposible se contempló en un espejo un día y vio lo que era y lo que podía llegar a ser, pero dentro de sí misma vio la locura de lo increíble y ahora ya no hay adjetivo que la defina mejor, más que el de: ¡imposible!

Yo soy una mujer imposible, ¿y tú?

Escrito por Cynthia Aguilar anteriormente publicado en Victoria 147.

Victoria 147 es una organización sin fines de lucro que busca redefinir el concepto de la mujer actual, al inspirar a más mujeres a través de la promoción de casos de éxito, artículos, estudios de interés y programas especiales para emprendedoras y ejecutivas. Buscamos despertar la conciencia de la sociedad y empoderar a la mujer en temas de equidad y negocios. Somos la organización experta en mujeres más grande del país y la primera aceleradora (en su tipo) certificada por el INADEM.